Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

¿En qué se gasta el dinero público de Navarra?

Entre los 3.500 millones que se gastó el año pasado la Administración foral, hay facturas curiosas como los 15 de descuentos en peajes, los 10 gastados en hacer informes, o los 3 millones en compra de libros

Sede del departamento de Hacienda en la capital navarra.

Denuncian irregularidades al corregir una oposición a gestor de Hacienda

Sede del departamento de Hacienda en la capital navarra.

calleja (archivo)
Actualizada 30/09/2016 a las 13:32
Etiquetas
Por mucho que cambie el color político de los gestores, en la mayoría de Administraciones, el dinero público tiene mucho de habas contadas. Esta expresión popular alude, por partida doble, a los rasgos que han caracterizado los presupuestos del país, la Comunidad o cualquier municipio en los últimos años: la escasez de recursos y la falta de discusión posible sobre su destino. Habas contadas son, por ejemplo, las nóminas de los empleados públicos. Con una plantilla de 23.700 almas, en Navarra la nómina es siempre multimillonaria, por mucho que se congele el sueldo o se aparque una extra. En 2015, el Gobierno foral abonó 1.138 millones en retribuciones. Desde el consejero al último celador. Ese año hubo relevo en el Gobierno: políticos entrantes y salientes, y su personal de confianza, percibieron 5,8 millones en total.

Sobra decir que la mayoría del plantel público son sanitarios y profesores, además de policías forales, bomberos y un batallón de administrativos. El sueldo de los funcionarios (485 millones) y el de los contratados eventuales (231) son la base de un gasto de personal que suma 105 millones en pagos por antigüedad y grado; otros 20 por guardias; más de 7 en nocturnidad; casi 12 por trabajar festivos y 14 en una carrera profesional que solo alcanza a médicos y enfermeras porque nunca se llegó a implantar para la generalidad de la plantilla. Herencia de otros tiempos, cuando los funcionarios no cotizaban a la Seguridad Social sino a montepíos (fondos de pensiones de diputaciones y ayuntamientos) son los 82,5 millones que el Gobierno foral paga cada año a sus pensionistas.



Pincha para ver el gráfico ampliado


LA CASA Y LA COMUNIDAD

Los servicios públicos, que en Navarra están asumidos como propios casi en pleno, son el otro gran destino del presupuesto de Navarra. Destaca especialmente el coste sanitario. Las facturas de la medicación (94 millones) y material usado en hospitales y centros de salud (32 millones); los descuentos en las recetas de las farmacias (134 millones) y las derivaciones de pacientes a hospitales concertados (casi 65 millones) dejan en pecata minuta los casi 4 millones de la lavandería, los 9 invertidos en nuevos equipos médicos o los 11 que cuesta las ambulancias para Urgencias.

Tanto en Salud, como en Educación, la tradición concertadora resulta inmune a los cambios políticos. En las aulas, descontada la nómina del profesorado público (342 millones), el mayor gasto específico son los conciertos: 125 millones. Además de pagar el sueldo a sus docentes, el Gobierno les subvenciona también gasto en comedores y transporte, con otros 20 millones. El calificativo de ‘pública’ de la UPNA explica los 52 millones que le transfirió el Gobierno en 2015, como los 7,5 recibidos por las guarderías municipales. Las becas estudiantiles sumaron 6,7 millones.

Otro gasto fijo y poco modificable es la Aportación al Estado, una especie de cuota de comunidad que Navarra paga por el ‘edificio’ donde vive, España y de cuyos servicios comunes se beneficia (seguridad, ejército, diplomacia...) La cuota, que obliga a reservar 618 millones de gasto al año, se renegocia cada 5 años en el Convenio Económico. Cuando se forme el Gobierno central, el navarro quiere pactar un recálculo más favorable. Como todo hogar, la casa pública navarra tiene sus gastos de limpieza (24 millones) agua, luz y calefacción (25) teléfono (2,4) o gasolina (1 millón al año).

FACTURAS DE LA CRISIS

La asistencia social, que ya era elevada con la discapacidad, ha ganado peso con la crisis, con la factura creciente de la Renta básica (salario social para familias sin recursos): 66 millones en 2015. Pese a su carácter comarcal, los servicios sociales de base funcionan a costa del presupuesto común (15 millones). Los ayuntamientos sufrirían sin los 202 millones que les inyecta el Gobierno, junto a otros 5,2 para pagar a los alcaldes. Otro servicio comarcal deficitario son las villavesas (8,5 millones de ayuda). Mientras, los vecinos de pueblos de Ribera y Zona Media disfrutan del alivio de tráfico que les evitan los 13 millones en descuentos de peaje de la A-15 .

Un vistazo al gasto en obras públicas e inversiones muestra que el de 2015 fue otro presupuesto de guerra, muy alejado de las alegrías inversoras previas a la crisis. Apenas se ven gastos en construcción de nuevos centros de salud y colegios. Ni en obra pública, excepto 8 millones para el TAV. Los 35 millones destinados a carreteras se gastaron en poner parches al asfalto y señales viarias. Sin embargo, aún colean y lo harán por tiempo, los pagos a las empresas que financiaron las últimas autovías, la del Camino y la del Pirineo. En 2015, el ‘peaje en la sombra’ costó 53 millones.

También lastran los 108 que hay que apartar cada año para pagar los intereses de los préstamos que se pidieron y aún se piden para cuadrar las cuentas y para devolver los anteriores. En cambio, se ahorra en ayudas a la inversión empresarial, que no abunda. Destacan los 17 millones en descuento del canon de riego del Canal de Navarra a los agricultores y los 37 en ayudas a la industria.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual