Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
INTERIOR

El Gobierno reduce la estructura de la Policía Foral, que pasa de 13 a 7 Divisiones

El Ejecutivo ha aprobado dos Decretos Forales, uno corresponde al nuevo Reglamento de Organización y Funcionamiento del Cuerpo y otro modifica el sistema de provisión de puestos

Agentes de la Policía Foral piden que no se les utilice políticamente

Agentes de la Policía Foral piden que no se les utilice políticamente

Arriba, dos agentes del grupo antidisturbios en una imagen de archivo, y a la izquierda, una imagen del documento interno de agentes de la Policía Foral.

DN
21/09/2016 a las 12:13
  • DN.ES. PAMPLONA
El Gobierno de Navarra ha aprobado, en su sesión de este miércoles, el nuevo Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Policía Foral cuyas principales novedades son la reducción de 13 a 7 en el número de Divisiones y la posibilidad de que mandos de un rango inferior al permitido hasta ahora asuman el mando de determinadas unidades; es el caso de los inspectores que podrán mandar Comisarías y de los cabos que podrán dirigir Grupos, con el consiguiente ahorro presupuestario de más de 21.000 euros/año.

Estos cambios se derivan de la entrada en vigor de la Ley Foral 15/2015, de 10 de abril de modificación de la Ley de Policías de Navarra (Ley Foral 8/2007, de 23 de marzo) y tienen por objeto racionalizar la estructura del Cuerpo, adaptándola a la actual dimensión de la plantilla y a las funciones que desarrolla.

El nuevo decreto deroga el Reglamento vigente, aprobado por Decreto Foral 265/2004, de 26 de julio.

En lo que se refiere a la estructura, desaparece una División –la de Policía Administrativa- y otras cuatro pasan a ser Brigadas al no tener entidad suficiente para continuar siendo Divisiones. Se trata de las de Régimen Interno, Comunicación y Enlace Operativo, Atestados y Protección de Autoridades.

Las funciones de las unidades que desaparecen serán asumidas por el resto de la estructura policial.

Con esta reorganización, la Policía Foral quedará estructurada en 5 Áreas, 7 Divisiones y 6 Comisarías. De ellas, dependerán las Brigadas y Grupos. En la actualidad, existen 16 Brigadas y 46 Grupos.

El nuevo Reglamento, contenido en un Decreto Foral, dispone de 35 artículos, en los que se define el ámbito de actuación del Cuerpo policial, su estructura organizativa, las competencias de las distintas unidades y el régimen de funcionamiento. También se regula el saludo reglamentario y lo referido al armamento de los agentes.

LA NUEVA ESTRUCTURA

Según se recoge en el documento aprobado, la Policía Foral se organiza operativamente, por orden descendente, en los siguientes niveles: Áreas, Divisiones, Brigadas y Grupos. En la cúspide de todos ellos figura el Jefe de la Policía Foral.

Las Áreas y Divisiones tienen naturaleza de órganos centrales y se ubicarán en Pamplona. Con carácter general, las primeras estarán mandadas por un comisario principal, mientras que las Divisiones serán mandadas por un comisario. Por su parte, las Brigadas serán mandadas por un inspector y los Grupos serán mandados por un subinspector. Excepcionalmente, los Grupos podrán ser mandados por un cabo.

El Decreto Foral define cada una de las unidades policiales y sus funciones. Así, recoge que el Área es la unidad orgánica central que ejerce diversas funciones policiales de naturaleza homogénea. El documento define las siguientes seis Áreas: Inspección General, Seguridad Interior y Policía Administrativa, Tráfico y Seguridad Vial, Seguridad Ciudadana e Investigación Criminal.

Por su parte, las Divisiones son órganos centrales que se adscriben a las Áreas. A estas unidades les corresponde la dirección táctica de ámbitos concretos de la actividad policial. La nueva estructura prevé las siguientes Divisiones: División General Técnica adscrita al Área de Inspección General, División de Seguridad Vial dependiente del Área de Tráfico y Seguridad Vial, Divisiones de Prevención y Atención Ciudadana y de Intervención, integradas ambas en el Área de Seguridad Ciudadana.

Por último, el Área de Investigación Criminal contará con tres Divisiones: Policía Judicial, Policía Científica e Información.

La nueva normativa define también las Comisarías, que son las unidades en las que se organiza territorialmente la Policía Foral. Al frente de ellas figurará un jefe, que puede ser un comisario o un inspector.

La estructura se completa con las Brigadas y con los Grupos. Las primeras son los órganos operativos a los que corresponde la ejecución directa de las tareas policiales. Podrán tener carácter central o territorial, según se determine en la norma de creación.

Finalmente, los Grupos son órganos que, de una forma ordinaria, se encuadran en una Brigada, y a los que corresponde la ejecución de tareas encomendadas por su especialización dentro de la actividad policial.

PROVISIÓN DE PUESTOS

Además, el Gobierno de Navarra ha aprobado, un segundo Decreto Foral por el que se modifica el Reglamento de la provisión de puestos de trabajo en la Policía Foral aprobado por Decreto Foral 57/2002, de 25 de marzo.

Los cambios afectan a la modalidad de concurso específico, uno de los sistemas de provisión vigentes actualmente en el Cuerpo. El nuevo texto presenta como principales novedades el establecimiento de una prueba teórico-práctica tipo test, que versará sobre un temario previamente aprobado y publicado en la correspondiente convocatoria, y la reducción del peso de la antigüedad en el apartado de baremo de méritos.

Con estas modificaciones, se persigue dotar a los sistemas de provisión de puestos de una mayor objetividad y de una mayor exigencia a la hora de seleccionar a los aspirantes para garantizar que éstos cuenten con una mayor y más depurada preparación técnica y académica. Las organizaciones sindicales representantes del personal policial habían venido insistiendo en la necesidad de introducir cambios en este sentido.

El nuevo concurso específico establece la siguiente distribución de puntos:
- Realización de pruebas objetivas teórico-prácticas y psicotécnicas de adecuación al puesto de trabajo: hasta 70 puntos. De ellos 50 puntos corresponden al test y 20 a la prueba psicotécnica.
- Baremo de méritos: servicios prestados, cursos de formación y perfeccionamiento, títulos académicos, docencia e investigación y recompensas: hasta 35 puntos.
- Conocimiento de idiomas: hasta 17,10 puntos.

Finalmente, el Decreto Foral deroga un artículo de la anterior normativa referido a los sistemas de provisión de destinos. Sobre ellos se indicaba expresamente que para optar a éstos no era requisito necesario el estar en posesión de ningún curso específico.

El nuevo Decreto elimina esta posibilidad, abriendo la puerta a una futura exigencia de cursos y de formación, tanto para acceder a determinados destinos como para permanecer en los mismos.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual