Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Universidad de Navarra

El rector de la UN espera una relación "muy diferente" con el Gobierno de Navarra

Alfonso Sánchez-Tabernero describe el pasado año como "complicado" por las "incertidumbres y polémicas"

El rector de la UN, Alfonso Sánchez-Tabernero, durante la entrevista a EFE.

El rector de la UN espera una relación "muy diferente" con el Gobierno de Navarra

El rector de la UN, Alfonso Sánchez-Tabernero, durante la entrevista a EFE.

EFE
Actualizada 10/09/2016 a las 14:36
  • EFE. PAMPLONA
El rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero, tras un año "complicado" por las "incertidumbres y polémicas", afronta el nuevo curso académico con la esperanza de que la relación con el Gobierno foral "sea muy diferente" y permita alcanzar acuerdos que les ayuden a crecer.

En una entrevista, el rector reconoce que acabó "cansado" el curso pasado por "incertidumbres políticas y polémicas" que les llevaron mucho tiempo y, derivaron en decisiones que no tenían previstas, que impactaron en su vida cotidiana, en el ambiente de trabajo, la motivación de los empleados y la cuenta de resultados.

Y es que el pasado curso, coincidiendo con el primer año de legislatura del Gobierno que preside Uxue Barkos, estuvo marcado por la decisión del Ejecutivo de no renovar el convenio de asistencia sanitaria para los trabajadores de la Universidad de Navarra.

Sánchez-Tabernero, quien asegura que siempre ve "el vaso medio lleno", destaca el hecho de que las relaciones humanas con el Gobierno son buenas y que los cauces de comunicación no se han roto, por lo que espera que este año la relación sea "muy diferente".

Asegura que trabajan para ello porque piensan que es "bueno" para las dos partes y para Navarra que haya buen entendimiento.

"Los desencuentros ocasionales no hay que magnificarlos, hay que solucionarlos", asevera el rector, quien reconoce que "las políticas públicas influyen en las políticas de la Universidad, pero lo hacen a largo plazo" y precisa a continuación que el desarrollo que la institución está teniendo en la actualidad en Madrid "no se debe a los desencuentros del año pasado", sino que ya estaba previsto.

El rector manifiesta que "en general" siempre se han llevado bien con quienes han gobernado donde tienen sus centros, Cataluña, País Vasco y Madrid, donde la presencia es menor pero va creciendo, y que en Navarra, "normalmente también" son satisfactorias.

El hecho de que en estos momentos el Gobierno foral esté apoyado por cuatro partidos, "sin ninguna duda genera complejidad para cualquiera, empezando por la presidenta, que seguro que quiere hacer cosas que no puede hacer", opina el rector, quien señala que por eso, además de hablar con el Ejecutivo, habla con frecuencia con los partidos que le apoyan y con la oposición.

Los conflictos que puede tener la Universidad con el poder político tienen que ver "básicamente con los acuerdos de financiación", puntualiza el rector, quien tras comentar que el acuerdo más importante que tienen con el Gobierno foral supone unos 14 millones de euros para actividad médica, comenta que les gustaría tener "algún otro" que les permita crecer.

"Si llegáramos a algún acuerdo más con el Gobierno de Navarra o con otros, nos permitiría generar más empleo, desarrollar nuevas líneas de investigación, ampliar la actividad médica, las becas para alumnos o las actividades del Museo", precisa el rector, quien intentará explorar nuevas vías, tras lo que sostiene que hay una cosa que "nadie discute" de ellos y es que usan "bien el dinero".

Como el objetivo "número uno" de la Universidad de Navarra cita el ser "uno de los mejores lugares del mundo para estudiar" y eso, indica, se consigue "haciendo muchas cosas", tocando "cien teclas".

Se logra, explica, con métodos docentes innovadores, pasando de la tradicional clase magistral a una enseñanza mucho más práctica, atrayendo más alumnos internacionales, poniendo en marcha nuevas ofertas de grado y posgrado, con más oferta bilingüe, con nuevos centros, mejorando las instalaciones, la preparación del profesorado, la oferta deportiva y cultural...

En esa línea, van a poner en marcha nuevos grados, esperan que los centros de investigación crezcan, que la actividad del Museo Universidad de Navarra se consolide y, además, quieren "inocular el virus del emprendimiento, para que haya gente que cree empresas que generen empleo", a través de su oficina de emprendimiento.

"Somos soñadores y tenemos que soñar que la cuna del emprendimiento ha sido California de la mano de universidades extraordinarias como Stanford. En otra escala, pero tenemos que hacer estas cosas", señala.

El rector pone en valor el importante grado de satisfacción de sus graduados y la empleabilidad, unos datos que se completarán la próxima semana con la presentación de un informe sobre el impacto socio-económico de la institución que ha realizado Deloitte, documento que pondrá "evidencias empíricas a impresiones" como que la Universidad es el primer agente socioeconómico de Navarra.

Sánchez-Tabernero niega que su universidad sea elitista y afirma que, desde el punto de vista económico, su alumnado refleja "la realidad española: la mayoría de clase media, algunos de familias con muy pocos recursos y algunos de familias con muchos recursos", y subraya en ese sentido que un tercio de sus alumnos están becados.

En cuanto a sus relaciones con la Universidad Pública de Navarra, declara que es "muy buena", a lo que contribuye que tanto él como su homólogo, Alfonso Carlosena, coinciden en muchas cosas: son universitarios, quieren a la institución universitaria, tienen las "mismas decepciones políticas y las mismas ilusiones".

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual