Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ZIKA

Salud y Desarrollo Rural vigilan la aparición del mosquito tigre

En Navarra, durante el año 2016 se han notificado 5 casos confirmados del virus Zika, un varón y cuatro mujeres, ninguna de ellas embarazada

Actualizada 26/07/2016 a las 13:44
  • EFE. PAMPLONA
Los departamentos de Salud y Desarrollo Rural, en colaboración con los ayuntamientos de Pamplona y Tudela, vigilan la aparición en Navarra del mosquito tigre, posible transmisor del virus Zika, entre otros, para lo que se han colocado ya 44 "ovitrampas".

Así lo ha comunicado el Ejecutivo foral en una nota, en la que se revela que se ha desplegado un plan para determinar la eventual presencia del mosquito tigre (Aedes albopictus) en Navarra y adoptar las medidas de actuación en el caso de que se detectara la existencia de este insecto, del que se está estudiando su capacidad para transmitir la enfermedad por virus Zika.

Para ello, se han colocado 44 dispositivos ("ovitrampas") distribuídas por cinco zonas geográficas de Navarra, en las que podría existir riesgo de introducción de esta especie, en función de las características del insecto, su biología, determinados aspectos ambientales del emplazamiento y otros factores que pueden facilitar su propagación desde otras zonas geográficas en las que se ha detectado su presencia.

Las muestras obtenidas en las trampas se recogen cada quince días y se remiten al laboratorio para detectar la presencia de huevos e identificar y confirmar si corresponden al mosquito tigre, reponiéndose nuevas tablillas.

En este sentido, las mismas fuentes consideran "importante" contar con la colaboración de la ciudadanía para que, en el caso de que alguna persona encuentre alguno de estos dispositivos, lo deje en su lugar sin manipularlo de ninguna manera.

La información obtenida de esta vigilancia entomológica, que se inició a finales del pasado mes de junio, junto con la del sistema de vigilancia epidemiológica, permitirá valorar el posible riesgo para la salud pública y adoptar las medidas de control adecuadas.

El despliegue de este plan se corresponde con el Plan nacional de preparación y respuesta frente a enfermedades transmitidas por vectores, como dengue, zika y chikunguya, aprobado por la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Este Plan nacional establece que las comunidades autónomas y, en su caso, los ayuntamientos, deben realizar planes propios de vigilancia para determinar la presencia de mosquitos vectores (transmisores), valorar su implantación en su territorio y las actuaciones que deberán realizarse.

Las mismas fuentes recuerdan que la enfermedad por virus Zika la produce un virus, cercano a los que producen el dengue o la fiebre amarilla, transmitido por la picadura de mosquitos del género Aedes, en particular Aedes aegypti, distribuidos en África, Asia y la región del Pacífico, donde se han detectado los casos de enfermedad.

Actualmente se estudia si el Aedes albopictus (mosquito tigre) podría transmitir la enfermedad en Europa.

Respecto a este último, no se ha demostrado su implantación en Navarra ni en comunidades limítrofes, por lo que se descarta que se produzcan casos de enfermedad por virus Zika autóctonos (contagio dentro del territorio).

Sí se sabe que existe en España en algunas comunidades autónomas, fundamentalmente del Mediterráneo, en las que se está actuando desde las instituciones de Medio Ambiente para su control, aunque su capacidad como transmisor no está demostrada.

La enfermedad se presenta con un cuadro clínico leve caracterizado por fiebre moderada, exantema (sarpullido) que puede extenderse desde la cara al resto del cuerpo, dolores articulares (principalmente en manos y pies), conjuntivitis y síntomas inespecíficos como dolores musculares, cansancio y dolor de cabeza.

Las infecciones asintomáticas son frecuentes y se estima que tan solo 1 de cada 4 personas infectadas presenta síntomas. Se trata pues en general de una enfermedad leve, que se resuelve sin complicaciones graves; las tasas de hospitalización son bajas.

La alarma por esta enfermedad ha surgido cuando se la ha relacionado con la aparición de malformaciones neurológicas, como la microcefalia, y parece ser que también problemas de visión y otros problemas neurológicos, en recién nacidos de madres infectadas durante el embarazo.

En Navarra, durante el año 2016 se han notificado 5 casos confirmados de enfermedad por virus Zika, un varón y cuatro mujeres, ninguna de ellas embarazada, con edades comprendidas entre 25 y 58 años. Todos los casos son importados, con antecedentes de viaje a Colombia, México y República Dominicana.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual