Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
SANTIAGO GONZÁLEZ

"Zapatero ha sido el peor gobernante, pero ha encajado bien las críticas"

  • "El PP va a gobernar porque una sociedad sin esperanzas se ha decantado por alguien que, aunque recorte, parece el único que puede sacarla del pozo"

Imagen de la noticia

Santiago González, durante una entrevista anterior. JORGE NAGORE

0
Actualizada 08/12/2011 a las 01:01
  • MARCOS SÁNCHEZ . PAMPLONA

El libro político más vendido en la actualidad se titula Lágrimas socialdemócratas, se subtitula El desparrame sentimental del zapaterismoy es creación de Santiago González Díez, burgalés de nacimiento (1950) pero afincado en Bilbao desde casi siempre. La historia del libro, cuenta su autor, la constituyen las dos legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno de España. La contraportada de la obra, por su parte, expone que Lágrimas socialdemócratases "la crónica de una impostación sentimental", por un lado, y "la crónica de un fracaso, el relato de una decepción", por otro. Santiago González, piloto de la Marina Mercante y licenciado en Economía, escribió sus primeras colaboraciones periodísticas en El Norte de Castillaa finales de los 70. A partir de ahí, ha sido columnista de Tribuna Vasca, Diario de Navarray, ahora, El Mundo, al que compagina con sus apariciones en el programa de radio Herrera en la onda(Onda Cero). Guionista para cine y televisión, González cuenta con dos libros previos y tres premios.

¿Qué hay detrás del título Lágrimas socialdemócratas?

Fue una cosa que se me ocurrió en la revista de prensa que hago con Carlos Herrera en Onda Cero. Es una sección atemporal, siempre que había alguna pieza a la que le convenía este titular, "lágrimas socialdemócratas". Se trataba del exhibicionismo de la bondad, el buenismo, los buenos sentimientos, que habitualmente le pasa a gente progresista. En un periodo de mes y medio se encadenaron tres anécdotas. En diciembre de 2008, en una entrevista que le hace Iñaki Gabilondo al presidente Zapatero, le pregunta si no cree que está siendo un poco prisionero del Síndrome de la Moncloay que cuánto tiempo hacía que no salía a cenar o al cine. Zapatero le responde: "Es verdad que salgo menos, pero sí salgo. Sobre todo para ayudar a los jóvenes y a los parados, porque España me necesita".

¿Suena a Superman?

Sí, se proponía como un superhéroe. Luego hubo una entrevista a la entonces ministra de Igualdad, Bibiana Aido, en la revista Mujer hoy, con ocasión del Día de la Mujer Trabajadora. La entrevistadora, que era Carme Chaparro, elaboraba el making off de la entrevista y describía cómo en un momento dado sacan un sillón del despacho de la ministra a una terraza adjunta para la sesión de fotos, el fotógrafo le dice "adelante el cuerpo y mire a la cámara" y, entonces, entra un ayudante que le dice "ministra, han matado a una mujer". "¿Dónde ha sido?", dice ella. "En Parla", le responde. "¿Y cuántos años tenía? ¿Tenía hijos?...", sigue preguntando la ministra, que se vuelve hacia el fotógrafo y le dice "ahora, por favor, no me pidas que sonría". Ésta es una híper demostración.

¿Cuál fue la tercera anécdota?

Cuando a Soraya Rodríguez, la secretaria de Estado de Cooperación en funciones, le preguntan en una entrevista "¿por qué Soraya?". Y ella dice "la emperatriz Soraya fue repudiada por el Sha por no poder tener hijos. Se trató de un acto de solidaridad de mi madre con una mujer discriminada". ¡Hombre, no! Soraya Rodríguez nació en los años 60, cuando la exemperatriz Soraya vivía su exilio en Marbella y la portada del Hola era una semana para ella y la siguiente para Grace Kelly, y ambas eran modelos para la clase media-baja.

¿Está hablando de una interpretación con el lenguaje, de una sobreactuación? ¿O acaso de un deseo de dar lástima?

Es un deseo de captar la simpatía que tiene el público hacia los buenos sentimientos, de tal manera que la forma de Gobierno se transforma en una sustitución de la responsabilidad de gobernar por la exhibición de los sentimientos. Algo así como "mirad, no puedo arreglaos lo del paro, pero nadie sufre más que yo por la situación de los parados". Esto lo hace quien tiene un complejo de superioridad moral y quien cree que la pertenencia a la izquierda es mejor que la de a la derecha.

Zapatero ha perdido las últimas elecciones, marcadas por la pésima coyuntura económica, pero ganó las dos anteriores. Entonces, ¿el recurso al sentimentalismo cala en la ciudadanía?

Creo que sí. Los efectos negativos del Gobierno de Zapatero se notarán desgraciadamente durante mucho tiempo y ni siquiera los económicos puede que vayan a ser los peores por ser más duraderos. Es verdad que ha sido su torpe gestión de la crisis económica lo que ha determinado en buena medida su severa derrota electoral, pero se ha ido acumulando a otras por las que el pueblo español no le ha pasado tanta factura en primera instancia.

¿Cuáles?

La crisis económica es algo de la segunda legislatura, cuando él comparece a las elecciones de 2008 con el eslogan "Por el pleno empleo" y se termina la legislatura con una cifra de parados cercana a los cinco millones... Pero la primera legislatura estuvo marcada por tres grandes argumentos que fueron otros tres fracasos notables: la negociación con ETA, la ruptura del pacto de la Transición mediante la Memoria Histórica y la reforma del mapa autonómico. Sobre esto último, él prometió una España plural y diversa más unida que la que habían recibido, y las iniciativas independentistas se han multiplicado y fortalecido.

¿Usted ve a Zapatero capaz de haber llegado a derramar lágrimas de verdad tras el serio empeoramiento de su imagen hasta parecer haber desaparecido?

La suya ha sido una difuminación progresiva. No me atrevo a hacer una interpretación psicoanalítica. Mi libro se basa en hechos yuxtapuestos y palabras documentadas, pero sí creo que Zapatero es un tipo duro. Ha sido un pésimo gobernante, seguramente el peor de la democracia española, pero por otra parte ha sabido encajar bien las críticas, mejor que cualquier otro presidente. No sé si ha llorado o no, pero él no se descompone fácilmente. Lo que sí me atrevo a interpretar es que tiene que estar un poco desconcertado al ver que todas las cañas se han vuelto lanzas, que todos aquellos genuflexos ahora esconden mal su desprecio.

Alfonso Guerra le ha atizado públicamente a Zapatero, acusándole de no "dar la cara" la noche electoral del 20-N y censurando su forma de diseñar sus gobiernos. ¿Lo del buenismo no va con los socialistas de antes?

No. Es una característica aplicable al zapaterismo. Si bien en la derecha hay propensión a mostrar su lágrima, en la izquierda la hay más. Es la exhibición de las buenas intenciones. Sobre la negociación con ETA se dice "es que él tenía derecho a intentarlo". Y no tenía derecho a intentarlo sin preocuparse antes de qué hicieron los demás en sus intentos y de por qué fracasaron. No vale con tener buenas intenciones.

Después de ocho años de lenguaje amable con el Gobierno de Zapatero, ¿la ciudadanía española va a sufrir si es que el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy se decanta por decirle las verdades a la cara?

Ya veremos cuántas verdades dice el PP a la cara... De momento, Rajoy ha escondido bastante bien sus propósitos. Aunque los ha dado a entender, no ha sido explícito con los recortes que piensa hacer. Ahora bien, va a ser duro. Pero lo que está siendo duro para la sociedad española es aterrizar sobre una crisis que no se veía por ninguna parte, algo que Zapatero lo ha representado muy bien. Somos una sociedad basada en la creencia de que el futuro siempre será mejor y que cualquier problema del presente siempre tendrá solución por sí mismo. El PP va a gobernar porque una sociedad sin esperanzas se ha decantado por alguien que, aunque recorte, parece el único que puede sacarla del pozo.

¿La sociedad se ha cansado del llanto?

De lo que se ha cansado fundamentalmente es de la inefectividad en las cuestiones materiales.

LÁGRIMAS SOCIALDEMÓCRATAS. EL DESPARRAME SENTIMENTAL DEL ZAPATERISMO

Autor: Santiago González.
Editorial: La Esfera de los Libros.
Páginas: 395.
Ejemplares: va por la 5ª edición.
Precio en librerías: 21 euros.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra