Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TUDELA

Un falso guardia civil "cazado"

  • Se presentó como guardia civil, con placa y pistola falsas incluidas. Se llevaba billetes de los comercios con el argumento de que eran falsos. Un comerciante le descubrió y luego fue detenido

Imagen de la noticia

Imagen del paseo de Invierno de Tudela. En sus alrededores se produjo el intento de estafa. ALDANONDO

8
Actualizada 13/12/2011 a las 08:38
Etiquetas
  • JESÚS MANRIQUE . TUDELA

SE presentó al menos en tres comercios de Tudela asegurando que era guardia civil y que habían detectado que estaban circulando billetes falsos de 20 y 50 euros. Lo tenía todo pensado, ya que mostró una placa falsa e, incluso, un arma. Su objetivo no era otro que robar, pero no le salió bien y acabó detenido.

Los hechos tuvieron lugar ayer hacia la una del mediodía. El hombre entró en dos comercios de la calle San Marcial y, tras mostrar su placa, explicó que tenía que comprobar los billetes. No tuvo suerte, porque no tenían ninguno en ese momento, pero siguió insistiendo y se dirigió a un tercer establecimiento cercano.

Volvió a presentarse como guardia civil y explicó su historia. Pero los comerciantes no lo vieron claro y le preguntaron si realmente era de la Benemérita. El presunto estafador enseñó la placa y sacó su arma para darle más veracidad. Revisó los billetes y dijo que uno parecía falso. Aseguró que tenía que confirmarlo en el banco y que volvería para realizar el acta de incautación, aunque no acabó de convencer a los comerciantes. Uno le dijo que le iba a acompañar y los dos salieron de la tienda y acudieron a la sucursal más cercana.

"Llamada" de su teniente

El implicado, al verse acorralado, inventó otra historia. Fingió que le llamaban por teléfono: "Sí mi teniente", respondió mientras reproducía las supuestas palabras de su mando. Le comunicaba que sólo podía ir a un banco para realizar la comprobación.

El comerciante seguía sin creérselo y le dijo que le acompañaba a la otra sucursal. Al llegar a un semáforo en la avenida de Zaragoza, el ahora detenido hizo ademán de cruzar, pero se giró y huyó corriendo por la calle San Marcial.

Lo que no esperaba es que su incómodo acompañante iba a salir tras él. Pocos metros más adelante lo alcanzó, pero el presunto estafador se giró y le apuntó con su pistola. Tampoco se imaginaba que el comerciante se la tirara de un manotazo y lo redujera. Ante esto, le devolvió el dinero, pero tuvo tiempo para recoger la pistola e irse hacia el paseo de Invierno.

Pero la policía ya estaba avisada. Un agente había acudido a una tienda desde la que habían dado el aviso. Justo en ese momento pasó por el lugar el implicado y la dependienta lo identificó.

El agente lo siguió, pero el presunto estafador le vio y huyó por el túnel del barrio de la Azucarera y giró a la calle Mosquera, donde se ubica la sociedad Arenas. Otro policía le cortó el paso y fue detenido y trasladado a la Policía Nacional. Una vez allí se comprobó que se trataba de un vecino de Peralta de 35 años.

Le encontraron 405 euros, la mayoría -350- en billetes de 50, aunque no se sabe si eran resultado de otras estafas. Además, su vehículo, de alta gama, fue retirado por la grúa porque estaba mal aparcado. También llevaba una placa falsa, pero no la pistola ni otra placa que mostró en los comercios. Un agente municipal fuera de servicio las encontró por la tarde donde fue detenido. Las había escondido bajo un coche. El arma era de juguete y el detenido pasará a disposición judicial.

COMERCIANTE QUE DESCUBRIÓ AL ESTAFADOR

"Sacó la pistola y le di un manotazo; no lo pensé"

Estaba trabajando cuando le avisaron de que un guardia civil había entrado para comprobar si había billetes falsos en la caja registradora. Le extrañó desde el principio y bajó a ver qué ocurría. Prefiere no hacer público su nombre ni el de su comercio.

¿Cuándo empezó a sospechar?

Me sonaba muy raro todo lo que decía. Que se tenía que llevar el billete al banco para comprobarlo, que luego lo volvía a traer. Empecé a fijarme y vi que llevaba en las botas manchas de pintura y algún detalle que no me cuadraba. Enseñó la placa y la pistola, pero no me quedé convencido.

¿Qué sucedió luego?

Fuimos al banco más cercano y justo en la puerta, sin sonar el teléfono, hizo como que respondía una llamada de su teniente. Iba repitiendo lo que teóricamente le decía: que no podía comprobarlo en ese banco, que tenía que ir a uno en concreto. A mí cada vez me sonaba peor.

¿Pensaba que iba a escapar?

Estaba convencido e iba pendiente de lo que hacía. Llegamos a un semáforo y cuando se puso en verde dio un paso adelante, pero se giró y salió corriendo.

¿Qué paso entonces?

Salí detrás y lo cogí poco más adelante, pero se giró y sacó la pistola. No lo pensé, le di un manotazo y salió el arma despedida. Fue como reaccioné en ese momento. También se le cayó el teléfono y le di una patada. Lo cogí y le pedí que me devolviera el dinero. Empezó a decirme algo de sus hijos, pero me lo dio y le dije que no lo quería ver más.

¿Y cómo terminó?

Recogió el teléfono y la pistola y se marchó andando por la calle. Salieron comerciantes y uno dijo que había entrado en su tienda pero que no tenía billetes.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra