Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
VERA APUESTA POR NUEVAS FÓRMULAS

Salud renuncia a las "peonadas" como instrumento para frenar listas de espera

  • Salud implantará pactos de gestión entre servicios y dirección que incluyan, por ejemplo, el control de las horas de trabajo

Imagen de la noticia

Salud renuncia a las "peonadas" como instrumento para frenar listas de espera

Varias personas esperan en una sala de espera del centro de consultas Príncipe de Viana. ARCHIVO

87
Actualizada 03/09/2011 a las 17:15
  • M.J.E. . PAMPLONA

Se acabaron las "peonadas" (horas extras de los sanitarios, sobre todo médicos, por las tardes), al menos de forma generalizada. Los programas extraordinarios para bajar las listas de espera y frenar su incremento cuando se estimaba que las listas se iban a disparar han llegado a su fin. Esta es la intención de la consejera de Salud, Marta Vera, que apuesta por nuevas fórmulas para hacer frente a este problema. Por eso, no se van a poner en marcha programas de tarde en septiembre, octubre o noviembre, como se hizo el año pasado, para frenar la lista y corregir el incremento habitual que se produce durante el verano.

El problema reside en que la lista, antes de sumar el aumento estival, ya había crecido. Según los últimos datos disponibles correspondientes a julio de 2011, un total de 22.810 personas esperaban una primera cita con el especialista (en junio de 2010 eran 15.893) y 7.672 una intervención quirúrgica (frente a 7.343 el año anterior).

Y la espera media, el auténtico indicador de cuánto aguardan los navarros, también ha subido: mientras en junio de 2010 la demora media para una primera cita en el especialista era de 14 días hábiles en julio de 2011 era de 21 días y la espera media para una operación ha pasado de 46 a 58 días.

Los técnicos sanitarios, como se ha indicado, estiman que estas cifras, a día de hoy, habrán engordado más por la citada tendencia del verano.

Pactos de gestión

Salud va a crear y mantener un sistema de control de las listas de espera a través de pactos de gestión con las áreas clínicas de los hospitales. Es decir, un pacto entre cada área o servicio y la dirección para cumplir una serie de objetivos de actividad.

Salud trabaja ya en esta dirección y aunque no ha concretado las medidas que se incluirán en los pactos pueden pasar, entre otros aspectos, por un estricto control del cumplimiento de las horas de trabajo. Tampoco está claro, de momento, si habrá incentivos o no en caso de cumplir los objetivos pactados. Por ahora, tampoco se contempla la posibilidad de que se ponga en marcha un sistema de trabajo de mañanas y tardes de forma rutinaria, sobre todo en las consultas médicas, una fórmula que se ha puesto sobre la mesa por parte de determinados colectivos sanitarios en más de una ocasión.

Sí está claro que los programas extraordinarios quedarán relegados a "momentos extraordinarios": cuando sea "absolutamente imprescindible" y siempre según un "criterio eminentemente clínico". La filosofía del departamento es que la lista de espera "se debe mantener día a día" con otro tipo de medidas, que serán las que se incluyan en los pactos de gestión.

Lo cierto es que los programas extraordinarios, es decir la actividad por la tarde, se generalizaron en la sanidad pública navarra en 2007, cuando las listas de espera se encontraban en cifras alarmantes. En ese año, por ejemplo, había más de 40.000 personas aguardando una primera visita al especialista con una media de 39 días hábiles y la demora en intervenciones alcanzaba los 74 días de media.

La bonanza económica permitió inyectar dinero tanto para contratar personal como para pagar horas extras (conocidas como "peonadas) a personal de plantilla y reducir así las listas de espera mediante los programas extraordinarios. Desde 2007 las cantidades destinadas a estos programas se han incrementado y si en dicho año se dedicaron 4,4 millones a bajar las listas de espera en 2008 fueron 19,2 millones (15 a través de una partida extraordinaria). El año siguiente se destinaron 16,1 millones y en 2010 fueron 16,4 millones.

Ahora la actual situación de crisis económica y la necesidad de reducir el gasto a toda costa está obligando a tomar medidas de control. Recientemente, la consejera ya anunció que se contaba con los profesionales para poner en marcha sistemas de gestión que permitiesen mantener las listas en "niveles óptimos". Queda por ver si, entre tanto, las listas se mantendrán o seguirán el ascenso iniciado en los últimos meses.

Luces y sombras de un sistema que controló la lista de espera

El sistema de programas extraordinarios, que formaba parte de una serie de planes de choque (unidades de corta estancia quirúrgica en los hospitales, derivaciones a otros centros, etc.) para sacar adelante las listas de espera, incluía tanto la contratación de personal como el pago de horas extras a personal de plantilla ("peonadas"), sobre todo médicos y ha sido muy criticado en los últimos años. Desde los partidos de la oposición en la anterior legislatura hasta colectivos sanitarios y la propia Cámara de Comptos pusieron sobre la mesa que este sistema era coyuntural y que el abordaje de las listas de espera exigía una estrategia más amplia y profunda. Con todo, nadie puso en duda que el objetivo de los programas, reducir las listas, se cumplió.

En 2010, el presidente de la Cámara de Comptos hizo público en el Parlamento un estudio sobre la reducción de las listas. Confirmó el descenso, sobre todo entre 2007 y 2008, de un 40% en personas en lista para primeras consultas de especialistas pero resaltó que estos planes de choque no eran la solución. Al contrario, indicó que "a medio plazo las listas podrían volver a crecer".

En su análisis, referido a 2008, Comptos constató que se gastaron 12 millones de euros en contratar personal para estos programas extraordinarios y que 6,2 millones se utilizaron para pagar horas extras a personal de plantilla. Más concretamente, se pagaron "peonadas" a 1.810 personas, de ellas 1.204 médicos que cobraron una media de 4.500 euros en concepto de horas extras durante dicho año, según Comptos.

Las "peonadas" tienen mala fama entre otros colectivos sanitarios. Sin embargo, esta situación se enmarca en un contexto de falta de médicos, lo que hacía muy difícil o prácticamente imposible la contratación de facultativos en la mayor parte de las especialidades. De ahí que desde Salud siempre se alabó la labor de los profesionales en el apoyo a estos programas.



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual