Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Muere un hombre en un incendio en Azagra

  • El incendio se produjo en el colchón en el que dormía el fallecido que resultó calcinado, pero no afectó a la vivienda

Imagen de la noticia

Exterior del número 20 de la calle Barrio del Molino de Azagra en cuya bajera perdió la vida Gabriel Platanero. MARI PAZ GENER

Imagen de la noticia

Gabriel Platanero. DN

0
Actualizada 30/11/2011 a las 00:02
Etiquetas
  • MARI PAZ GENER . AZAGRA

Gabriel Platanero Martín-Tembleque, un jornalero jubilado de 67 años natural de Cabañas de Yepes (Toledo), falleció ayer en Azagra como consecuencia de un incendio que se produjo en la bajera en la que dormía, en el número 20 de la calle Barrio del Molino, en la zona alta de la localidad, al pie de la peña que rodea el municipio. El incendio solo afectó a la cama en la que dormía la víctima, que resultó calcinada pero no llegó a alcanzar al resto del inmueble ni a la vivienda situada en el piso superior, donde residen un matrimonio de origen portugués y sus dos hijos.

El suceso se produjo minutos antes de las 2 de la madrugada. El 112 recibió una llamada telefónica alertando de lo ocurrido a la 1.57 horas. Hasta Azagra, se movilizaron efectivos de los parques de bomberos de Peralta y Lodosa y un camión autoescala del parque de Tudela además de patrullas de Prevención de la Policía Foral de Tafalla, una ambulancia de DYA de Peralta y unidades de Policía Judicial que se han hecho cargo de la investigación del suceso.

Al parecer, el propietario de la inmueble detectó el humo y abandonó la vivienda con el resto de su familia. Después intentó rescatar al fallecido utilizando la manguera del jardín, pero no logró apagar las llamas. El médico de guardia certificó que el hombre había muerto y los bomberos apagaron el fuego, que generó abundante humo, ennegreciendo la bajera y que obligó a ventilar la vivienda. El cuerpo del fallecido ha sido trasladado al Instituto Navarro de Medicina Legal donde se le practicó la autopsia.

Más de cuatro años

Gabriel Platanero vivía en Azagra desde hace más de cuatro años, municipio en el que estaba empadronado. Había sido jornalero en diferentes provincias y también residió en Milagro, aunque no tenía familia en la zona. Había pasado por varios domicilios antes de alquilar la bajera de la calle del Barrio del Molino de Azagra en donde residía desde hace un año y medio. Pese a tratarse de un incendio y de la presencia de bomberos, ambulancia y policía, muchos de los vecinos y propietarios de talleres de la zona descubrieron lo sucedido a primeras horas, poco después de levantarse o de abrir sus negocios. Una vecina de la agrupación del Molino, situada frente a la bajera incendiada que sí vio las sirenas aseguró que creía que alguien se había puesto enfermo. "En ocasiones vive más gente en la bajera y no es extraño ver salir y entrar a jornaleros", comentó.

Además de varios talleres mecánicos y de una carpintería, en la calle Barrio del Molino están localizadas varias bajeras vacías en situación de alquiler y casas de una planta que se utilizan como merenderos por vecinos de la localidad. También hay viviendas antiguas en las que residen familias de trabajadores en su mayoría de origen portugués que alquilan parte de los inmuebles a otros jornaleros que son contratados en tareas del campo en Azagra y en las localidades vecinas. Varios vecinos añadieron que en la bajera siniestrada existe una chimenea y que en el interior se suele apilar leña para calefacción.

Una persona conocida y apreciada

Gabriel Platanero era muy conocido y apreciado en la localidad. Solía acudir al bar restaurante Leyre, situado a unos doscientos metros de la bajera donde residía. Joaquín Pajares, uno de los parroquianos le describía como una bella persona. "Solía venir por las mañanas, después de las 10 a tomarse su café y su carajillo y después leía el periódico hasta la hora de comer. Era un hombre muy agradable, muy sensato, con el que se podía hablar de todo". Los clientes y el dueño del bar Leyre le recuerdan con cariño. "Siempre pagaba lo que consumía y cuando, necesitaba algo, ropa o comida, lo pedía y se lo dábamos", añadió Joaquín Pajares.

Los que le conocían aseguran que Gabriel Platanero prefería vivir de alquiler en lugares más precarios como la bajera en la que falleció que en residencias de ancianos. "El tenía su pensión, no mucha supongo, pero tenía su dinero. Sin embargo, supongo que prefería vivir de alquiler porque eso le permitía más libertad de movimientos", añadió Pajares. En el bar Leyre se le pudo ver la noche anterior hasta poco después de las 22 horas, un comportamiento que era habitual. "Vivía solo pero un hombre de buenas costumbres, comentó otro vecino. En cuanto a familiares, Joaquín Pajares indicó que les había hablado de que tenía hermanos y que se llevaba bien con ellos.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra