Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Navarra Navarra

La Hemeroteca
EFECTOS SOCIALES DE LA CRISIS Y PRESTACIONES

Los retrasos de 5 meses en la renta básica obligan a Cáritas a adelantar el dinero

  • Además, Cáritas y las parroquias dan ayudas directas urgentes, en total ya 996.000 euros entre 2008 y 2011

15
Actualizada 13/09/2011 a las 01:57
Etiquetas
  • Mª JESÚS CASTILLEJO. PAMPLONA

Con la crisis y el paro, en estos momentos habrá en Navarra unas 20.000 personas que dependen para vivir de una ayuda: la renta básica. No sólo tienen que estar renovándola una y otra vez ante la imposibilidad de hallar un empleo, sino que pasan hasta 5 meses esperando a que en el Gobierno de Navarra les resuelvan la solicitud y cobrar. ¿Y mientras tanto, qué? Pues pedir alimentos, ropa, etc. a Cáritas u otras ONG sociales, echar mano de familiares y amigos o acumular deudas, por ejemplo en el pago de la hipoteca o el alquiler. Hay tanto autóctonos como inmigrantes, muchas mujeres con hijos y muchos hombres solos.

Pero, además, por los retrasos y la burocracia, algunos tendrían que esperar 1-2 meses más para cobrar si no fuera porque Cáritas les adelanta el primer pago. Este año, hasta agosto, 2.382 pagos por un total de 3 millones de ?.

Éste sería un resumen de la situación que describe el director de Cáritas Pamplona-Tudela, Ángel Iriarte, para quien la renta básica no deja de ser un mero "parche". A su juicio, la verdadera solución pasa por el "empleo". "Hay gente que lleva cuatro años sin trabajo y eso provoca unos desajustes personales, familiares, sociales... enormes", explica. Ante tal situación, "las personas se rompen". Iriarte muestra su "esperanza" en que el nuevo equipo de Gobierno "ponga remedio", en agilizar las ayudas y en buscar fórmulas más ligadas al empleo.

Saturación de los servicios

En teoría, cuenta, los servicios sociales de base deben citar a una persona en el plazo máximo de un mes, pero en algunos, saturados de trabajo, sin suficientes recursos, etc., se dan citas a dos meses vista, salvo casos muy urgentes. Luego las solicitudes de renta básica llegan al Gobierno foral, que, según la ley, debe resolverlos en 45 días. En estos momentos, al parecer también por falta de más personal y saturación de trabajo, "se están resolviendo solicitudes del mes de abril", es decir, de hace 5 meses. Además, entre resolver y pagar pueden pasar otros 1-2 meses.

A fines de 2008 Cáritas y Gobierno foral firmaron un acuerdo para que la primera adelantase el primer pago y así agilizarlos. Eso sí, Cáritas no puede hacer estos adelantos hasta que el Gobierno se lo comunique, es decir, pasados esos meses de retraso hasta que está la resolución favorable.

Los datos indican que entre 2009 y 2011 los adelantos han crecido claramente: de 1.061 pagos y 1,1 millones de ? a 2.245 pagos y 2,34 millones en 2010 y a 2.382 adelantos y 3 millones en 2011 hasta el 31 de agosto. En total: 5.693 adelantos y 6,48 millones.

Dos veces por semana, Cáritas recibe un aviso con la lista de beneficiarios y las cuantías que debe adelantar, hasta hace poco 1-2 mensualidades por unidad familiar y últimamente 3-4 mensualidades. En 2011 la renta básica oscila entre 641 y 962 euros al mes, según número de miembros. Cuantías que, a veces, reconocen desde Cáritas, ni siquiera cubren el gasto real (hipoteca, etc.).

En "un mes o mes y pico", el Gobierno devuelve a Cáritas el dinero adelantado. El problema, explica Iriarte, es que se ha ido incrementando la cuantía adelantada -y aún no cobrada-, de 92.000 euros de media en 2009 a 270.000 en 2011. "Si seguimos así puede llegar un momento en que no podamos hacer frente a los pagos", señala. Y es que los recursos de la entidad son limitados, procedentes de socios, donativos, etc., y con otros programas por atender. Otro indicativo de los efectos sociales de la crisis está en las ayudas directas urgentes que Cáritas concede a familias muy necesitadas, directamente o vía parroquias. Entre 2008 y 2011, un total de 996.000 euros.

Ángel Iriarte valora que, si bien "podemos estar contentos" de tener la renta básica en Navarra, " si no la situación aún sería mucho peor", hay que "subsanar" el tema de los retrasos. Pero sobre todo, dice, el objetivo primordial "de toda política social debería ser impedir que aumente la gente en exclusión social".

Y es que, recuerda, la renta básica nació para atender a personas en situación de "exclusión social" motivada por más factores que los puramente económicos (los llamados ahora "casos estructurales". Los casos coyunturales, es decir, los de personas que por la crisis se han quedado en el paro, en realidad "no están excluidos". Aunque podrían llegar a serlo si la cosa no cambia... Lo que necesitan, concluye, es "empleo".



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual