Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
JUEGO

Los ludópatas "online" menores de 25 años crecen en Navarra de modo "preocupante"

  • El póker y las apuestas deportivas despuntan como dos de las tendencias que más adeptos "atrapan"

Imagen de la noticia

Uno de los problemas de las apuestas por internet es la facilidad de ocultar la edad de los jugadores. BUXENS

1
Actualizada 06/01/2012 a las 01:41
  • N.GORBEA/A.GURBINDO . PAMPLONA

Sensación de poder, adrenalina disparada, nervios por acertar un resultado... Son algunos de los impulsos que hacen vibrar a quienes apuestan. Pero no todo es juego. Ni diversión. Las apuestas deportivas y también las online comienzan a causar "problemas preocupantes" entre la juventud navarra. De hecho, en menos de dos años, el número de ludópatas menores de 25 años se ha duplicado en la Comunidad foral. A día de hoy, se contabilizan ocho casos, siendo la mitad nuevos de este año.

"Lo realmente peligroso de esta nueva tendencia es que no existe conciencia de lo peligroso que puede resultar. La gente, en especial los jóvenes, lo sienten como una acción social, de ocio. Y no como algo que puede degenerar en ludopatía", explica Ana Ruiz, psicóloga de la asociación Ludópatas de Navarra Aralar. Entre los nuevos pacientes destaca el perfil de aquellos que ni siquiera han alcanzado los 25 años, un sector que hasta ahora había permanecido "prácticamente invisible". Es, por tanto, la punta del iceberg de un problema que aflora en la medida que lo hacen las apuestas por internet y las visitas a las casas deportivas.

"La tecnología avanza a pasos agigantados y esto nos preocupa. Hemos tenido algunos casos en la asociación de jóvenes que son incluso menores de edad que al acudir a informarse ya presentaban indicios de problemas graves de ludopatía", asegura Ruiz.

PREMIOS DIRECTOS, ALERTA

Asimismo y según palpan los expertos, parece que existe un "incremento progresivo" hacia el póker online, así como a los casinos virtuales, con la dificultad de que no se puede controlar la edad de las personas que acceden por la facilidad del anonimato. Pero además de estos juegos, en Navarra parece que se ha abierto una brecha en cuanto a las apuestas deportivas, tanto en bares como en locales específicos.

"Los premios directos enganchan. Esa sensación de jugarse el dinero en directo es la peor compañera de viaje. Y las apuestas deportivas lo son", aclaran desde Aralar. De hecho, cerca del 10% de los pacientes que tienen en la asociación con problemas de juego combinado apuestan también en esta línea. No obstante, el mayor de los problemas sigue siendo la máquina tragaperras. Según los últimos estudios, el 80% de las personas que tiene un problema patológico con el juego es por causa de estas máquinas. "La ludopatía puede ser el humo y lo que tenemos que saber es dónde está el fuego", sostiene Ruiz, quien hace hincapié en la importancia de buscar el "verdadero problema" de esta enfermedad. "Unas veces la causa puede ser la tendencia personal a la búsqueda de sensaciones, en este caso asociadas al juego, pero otras veces, una adicción puede ser una realidad que encubre otra causa más profunda, como un trastorno de personalidad, una depresión o autoestima muy baja", explica.

Por ello, algunas de las recomendaciones de cara a los padres es que traten de colocar los ordenadores de casa en lugares comunes, así como estar alerta sobre si el joven se acuesta muy tarde, tiene deudas o existen indicios de que roba dinero. "Aunque la gente piensa en un ludópata con un perfil de jugador varón, lo cierto es que entre un 25 a un 30% de los jugadores patológicos son mujeres, con lo que hay que tener cuidado también con las chicas y prevenir independientemente del sexo del joven", comenta Ruiz.

JAVIER 36 AÑOS, ADICTO AL JUEGO

"Consigues dinero hasta debajo de las piedras"

Empezó a jugar en su país, Argentina, cuando tenía 16 años. Actualmente, hace dieciséis meses que no se acerca a las máquinas tragaperras. Tras 20 años de problemas con el juego, Javier recuerda cómo empezó su adicción. "Estaba bien económicamente y me encontraba en una espiral, producto del trabajo, que me acercaba bastante a la noche y al alcohol", cuenta.

Se instaló en Navarra hace 7 años con su mujer y sus dos hijos, de 8 y 9 años. "Cuando llegué, el problema continuaba, pero no pedí ayuda. Me gustaba tanto que me he llegado a gastar cientos de miles de euros", prosigue. "Cuando estás tan metido en el juego, el dinero lo consigues hasta debajo de las piedras. Si tienes que vender cosas, las vendes, y si tienes que robar, pues también", dice Javier. Sus días amanecían mientras él sólo pensaba en jugar, para lo que mentía "compulsivamente". "Llegué a descuidar el trabajo, mi higiene y alimentación: mi vida personal", explica.

Para él, su vida ha cambiado "no 180 grados, sino 1.800" desde que acude a terapia. Ahora ha aprendido a vivir sin miedo y descansa tranquilo. Gracias a la ayuda de las psicólogas de Aralar y de su mujer, su pilar fundamental, afirma que "sólo plantearse volver a jugar le lleva a pensar todo lo que perdería". "No me arriesgo". Ahora, asegura confiar en la honestidad como cimiento para seguir adelante. "Tengo otras prioridades. Y también autoestima", sonríe.

PABLO 19 AÑOS Y ADICTO AL JUEGO

"Los juegos de moda también enganchan"

Pablo tiene 19 años y aún no puede decir que esté recuperado. Este navarro empezó a aficionarse a la ruleta en las salas de juegos cuando tenía 16. "Iba con mis amigos y con el DNI de mi hermano", cuenta. Dice que como "jugador controlado" estuvo un año y que lo hacía "por diversión" casi todas las tardes. "Nunca hubiese dicho que terminaría en la asociación", afirma.

"Pasado este año de juego controlado y social, empecé a perder el control. Cada vez jugaba más". Recuerda que por aquél entonces vivía "a dos bandas" y que cuando sus amigos se iban, él volvía a las salas. "Delante de ellos intentaba controlarme y no gastar todo lo que tenía", comenta Pablo nervioso. La cantidad de dinero que invertía empezó a ser progresiva. Estudiante, reconoce que ha robado "dentro y fuera de casa" para jugarse "lo que tenía".

Aunque él nunca se ha interesado por juegos online, asegura que sí ha llegado a apostar. "Estos juegos, que están muy de moda, también enganchan. Las salas y los bares están abarrotadas de gente que apuesta", asegura.

En su caso, era consciente de que tenía un problema cada vez que salía de una sala, tras gastarse todo el dinero. "Es algo que dura muy poco, se te pasa por la cabeza pedir ayuda, pero es incontrolable", explica.

Para este joven, es complicado actualmente llevar una vida social "al mismo ritmo" de su cuadrilla. "Aquí nos controlan el dinero y no puedes hacer lo que te gustaría", dice. Aunque sus amigos más cercanos lo saben y le entienden, ellos siguen yendo a recreativos. "Entiendes que no van a dejar de hacerlo, porque ellos no tienen un problema", sigue.

Aún así, considera que la terapia le ha "cambiado la vida". "Acabas arrastrando y engordando mentiras. Vine aquí con mis padres en enero y esto es lo que me ha ayudado a recuperar la autoestima". Ha tenido alguna recaída y tiene presente la "angustia" que se vive y la repercusión que la enfermedad ha tenido también en sus estudios y su vida diaria. Pero Pablo se siente con "fuerzas". "Antes no sabía ni quién era y aquí, poco a poco, lo voy descubriendo".

NUEVAS TENDENCIAS

Algunos de los juegos que mayor incremento han sufrido son:

Pócker convencional

Pócker online

Apuestas deportivas

Premios rápidos, los conocidos "rascas"

Algunos de los juegos que más se han reducido son:

Bingo

Algunos de los juegos que mayores adicciones causan:

Tragaperras

Juegos combinados



  • Platón
    (06/01/12 10:30)
    #1

    La "ludopatía" ¿enfermedad? ¿Al modo en que lo es un cáncer, una tuberculosis....? ¿Pueden explicarnos dónde situar las causas etiológico-biológicas de tal "enfermedad"? En todo caso será una conducta trastornada, una cuestión de voluntad, de debilidad mental, moral, ética, personal, pero dejémonos de medicalizar, biologizar comportamientos humanos, y con ello eximir de responsabilidad a los autores. Dejémosles que sean autores, responsables de su biografía. Eso es la libertad, para bien y para mal. No se puede medicalizar los problemas de la vida. Es explicar lo oscuro por lo más oscuro.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra