Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Los artistas del propio rostro

  • La China milenaria y su fusión artística dejaron ayer su huella en Baluarte. Pero antes de la actuación de la "Ópera de Pekín", cuatro de sus intérpretes mostraron al público su habilidad con el maquillaje.

Imagen de la noticia

Una intéprete de la Academia Nacional de Tianjin busca entre sus pinturas para continuar su maquillaje. JAVIER SESMA

Imagen de la noticia

Varios actores posan con pequeñas réplicas de su maquillaje. SESMA

0
Actualizada 26/10/2011 a las 01:02
  • MICHELLE UNZUÉ . PAMPLONA

ESTÁ claro que controlan su cuerpo, tal y como demostraron ayer en Baluarte con la puesta en escena de la Ópera de Pekín con su fusión de música, teatro, artes circenses y marciales, mimo, canto, pintura... Pero antes de la función, cuatro de los cuarenta componentes de la Academia Nacional de Tianjin también mostraron su habilidad para transformar sus caras. La noticia de la demostración se propagó rápidamente y alrededor de medio centenar de personas se congregaron en el improvisado set de maquillaje del hall del auditorio. Como si de lienzos se tratase, convirtieron sus rostros en obras de arte con la ayuda de distintos pinceles, a cada cual más fino. La base, la pintura blanca. La técnica, una precisión y un pulso firme que trazaba líneas sinuosas, impasible a las miradas curiosas del público. Como la de Carmelo Ozcoidi Migueliz, que contemplaba el proceso sorprendido. "Es muy original que se maquillen delante nuestra, es increíble ver cómo pasan de tener la cara limpia a convertirla en una máscara. Además parece que la pintura tiene relieve", opinaba antes de entrar a ver el montaje.

Cerca de él se hallaba otra espectadora, Juana Mari, pero en su caso no tenía intención alguna de quedarse al espectáculo. No por falta de ganas, sino porque ya lo había visto en su última visita a la localidad china de Tianjin. "Mi hijo trabaja allí y acabo de ir tres meses para estar con él. Por eso ya había visto la ópera, es una actuación preciosa. Es muy distinto a lo que puedes ver aquí por el colorido, el diseño... Aunque la música es casi siempre igual en China, como los monumentos", reía mientras mostraba a una de las actrices la tarjeta de trabajo de su hijo, escrita con caracteres chinos. El mismo maquillaje que lucían algunos de los intérpretes adornaba las réplicas que se vendían en el merchandisingde Baluarte. Marcapáginas, bolsos y muchas máscaras para llevarse a casa un "trocito" de la cultura imperial.

Coctelera visual

Tras la infrecuente sesión de maquillaje, el colorido se trasladó al escenario de Baluarte. La de ayer fue una coctelera visual de muchas artes milenarias del dragón asiático. La Academia Nacional de Tianjin es la mejor academia de ópera de China, junto a las de Pekín y Shanghai, y la gran mayoría de sus cuarenta integrantes atesoran alguna Medalla de Oro o un Gran Premio de la Nación. Sobre las tablas de Baluarte interpretaron extractos de cuatro de las óperas más significativas de China: El rey de los monos, La montaña de la roca negra, La historia de los generales de la familia Yang y Adiós a mi concubina.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra