Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SUCESO

Localizada tras pasar 5 horas perdida en la sierra de Urbasa

  • Se extravió cuando realizaba una excursión en bicicleta y la niebla complicó la búsqueda

Imagen de la noticia

Localizada tras pasar 5 horas perdida en la sierra de Urbasa

Miembros del equipo de rescate se organizan sobre un mapa. MONTXO A.G.

1
Actualizada 25/08/2011 a las 01:03
  • GABRIEL GONZÁLEZ . SIERRA DE URBASA

Ya oscurecía en lo alto de la sierra Urbasa diez minutos antes de las diez de la noche cuando la emisora de un coche de bomberos soltó la frase más esperada: "Ya hemos encontrado a la mujer, está bien". Su marido echó la cabeza hacia atrás lanzando suspiros al aire mientras sus dos hijos, a su lado, daban saltos. Después de cinco horas desaparecida por la sierra de Urbasa, la mujer, Elena, vecina de Fuenterrabia de 47 años, había sido encontrada.

El matrimonio y sus dos hijos, menores de edad, habían salido en bicicleta desde el balcón de Pilatos, donde habían dejado el coche, sobre las doce del mediodía. La idea era ir hasta Otsaportillo por una pista y regresar, unos 30 kilómetros en total. Pero antes de llegar hasta a mitad de camino, los niños se cansaron y el padre se volvió con ellos. La mujer siguió hacia adelante. Sobre las cinco de la tarde, telefonéo a su marido. No sabía dónde se encontraba: estaba junto a una valla de piedras pero allí no aparecía el camino que venía en el mapa. También veía unas marcas rojas y blancas en los árboles. Poco después, el móvil se quedó sin batería y el marido avisó al 112.

La Agencia Navarra de Emergencias activó un amplio dispositivo de búsqueda, complicado por la niebla que cubría zonas de la sierra. Participaron bomberos de Alsasua y Estella, Policía Foral, el GREIM de la Guardia Civil, Cruz Roja y DYA. También el helicóptero del Gobierno de Navarra, que voló el poco tiempo que le permitió el tiempo.

En el balcón de Pilatos, donde se estableció la base, la temperatura comenzaba a caer y el marido facilitaba al helicóptero la descripción de su mujer: vaqueros y jersey de rayas beige y blancas. Poco después, media docena de vecinos de la zona se acercaban al puesto y se ofrecían a peinar el terreno, muy conocido para ellos. En dos coches y una moto, se repartieron varias zonas y se adentraron en la sierra.

"Me estoy empezando a poner nervioso", decía el marido. "No sé qué le ha podido pasar, igual se ha echado la niebla, o se ha despistado... Pero me extraña, llevaba el mapa". Sobre las diez menos cuarto, los bomberos de Estella se ponían en contacto con el puesto de mando y solicitaban más datos sobre el punto donde se separó la familia. El marido comenzó a aportar detalles, pero en un momento dado fue interrumpido. "Espera, vemos a una mujer... Creo que la hemos encontrado".

ELENA VECINA DE FUENTERRABIA PERDIDA EN URBASA

"Ya había cortado ramas para hacerme una cama"

Pasadas las diez y media de la noche, un vehículo de bomberos llegaba al balcón de Pilatos con la mujer extraviada. Tras abrazarse a su familia, y con un café caliente en la mano, relataba lo ocurrido durante la tarde en Urbasa, una zona que ya habían visitado varias veces con anterioridad.

¿Qué le ha pasado?

Hemos llegado por la mañana y hemos preguntado en un sitio de información, donde nos han dicho que podíamos hacer esta excursión, que era muy fácil y que se podía hacer con niños. Nos han dado el plano y nos han dicho que era una pista asfaltada, que sólo sale un camino de hierba bien marcado. Pero los niños se han cansado, y le he dicho a mi marido que yo seguía, que se volviera él y que luego me recogiera en la carretera. He seguido, he seguido, he seguido... y de repente he visto que llegaba a una valla, pero no aparecía el camino que venía en el mapa y por el que tenía que volver. Las distancias no estaban bien marcadas en el mapa.

¿Entonces es cuando ha llamado a su marido?

Le he llamado y le he dicho: "La valla está aquí, pero no sé dónde estoy". Le he dicho que había unas marcas rojas y blancas, y los que me han encontrado me han dicho que gracias a que han seguido esas marcas me han encontrado. A mi marido le he dicho que estaba cerca y que entrara a buscarme. Pero no venía, no venía, me he vuelto otra vez, he ido por otro sitio, se hacía de noche, he vuelto los pasos que había dado... Pero ya llevaba dos horas y media, y me he quedado donde se acaban las señales blancas y rojas, desde donde había llamado a mi marido. Estaba en el quinto demonio. Cuando hemos hecho el recorrido en coche con los bomberos me he quedado impresionadísima, porque estaba a diez kilómetros de aquí (por el balcón de Pilatos). Y todo gracias a la insistencia de estos señores (por los bomberos), porque era una pista dificilísima y el coche ha pasado de puro milagro.

¿Ya pensaba en pasar noche allí?

Pues sí, había preparado unas ramas para ver si podía hacer fuego, aunque era poco probable que lo hiciera con palos... Y había cortado ramas de haya y estaba preparándome con ellas una cama debajo de un haya por si llovía. Por si acaso, pensaba, paso aquí la noche y mañana ya me encontrarán. De vez en cuando gritaba y oía sirenas y al helicóptero. Eso me daba ánimo, pero no me veían. Eso sí, quiero dar mi agradecimiento más absoluto a toda la gente que me ha estado buscando, por su insistencia.



  • meapalyas
    (25/08/11 14:51)
    #1

    ¿Es temporada de setas?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual