Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CURSO ESCOLAR

La adaptación al colegio de 7.000 niños trastoca la vida laboral de los padres

  • Muchos padres critican el sistema porque deben adaptar sus horarios de trabajo o incluso reservar días de vacaciones

¿En qué medida se trastorna su horario a causa de los primeros días de adaptación de sus hijos en el colegio?

Los padres pamploneses explican cómo se trastorna su rutina durante los primeros días de adaptación de sus hijos en el colegio

Imagen de la noticia

La adaptación al colegio de 7.000 niños trastoca la vida laboral de los padres

Íñigo Pelarga Azqueta, con su hijo Nicolás, de 3 años, a la entrada del colegio Sagrado Corazón. CALLEJA

Imagen de la noticia

La adaptación al colegio de 7.000 niños trastoca la vida laboral de los padres

Beatriz García Genís, llevando a su hija Alejandra Nadal, de 3 años, al colegio San Cernin. CALLEJA

Imagen de la noticia

La adaptación al colegio de 7.000 niños trastoca la vida laboral de los padres

Elena Castilla Vico (izquierda) con su hijo Eduardo Hijosa, de 3 años; e Irantzu Turumbay Zabalza, con su hijo Mikel Roldán, de la misma edad, en el patio del colegio público Cardenal Ilundáin de la Rochapea. KOLDO TORRECILLAS

68
Actualizada 15/09/2011 a las 16:30
  • SONSOLES ECHAVARREN . PAMPLONA

El nuevo curso escolar ya está en marcha. Pero no todos los alumnos asisten a clase las mismas horas. Los cerca de 7.000 niños de 3 años que han empezado estos días el "cole" y sus familias se están adaptando a las novedades. Y lo hacen con horarios más breves para que los niños "se acostumbren al nuevo entorno de forma progresiva". Los maestros consultados coinciden en que la adaptación es "necesaria" y "muy beneficiosa" para los niños. Aunque reconocen que puede ser una "hecatombe" en la organización de los horarios familiares. Los padres, sin embargo, coinciden en que es "excesiva" y tienen que hacer malabares para ajustar el engranaje familiar, cambiar turnos en el trabajo o incluso reservar días de vacaciones.

"Merece la pena el esfuerzo"

Javier Vizcay Sola, maestro y tutor de 1º de Educación Infantil en el colegio público Hilarión Eslava (Burlada) lo tiene claro. "El periodo de adaptación es el proceso de acomodación del niño al ambiente escolar. Y necesita su tiempo. No es un capricho de los centros, sino todo lo contrario", dice. Y añade que es "fundamental" la implicación de las familias. "Todos tenemos que adaptarnos a algo nuevo; los niños, los padres, los profesores... Entiendo que en la organización de las familias, estos días se produce una hecatombe. Pero merece la pena. Es imprescindible".

Una opinión similar sostiene Ana Rascón Macías, maestra de 1º de Infantil en el colegio público Azpilagaña de Pamplona. "Entendemos que la adaptación supone un trastorno muy grande en las familias. Pero es una vez en la vida y merece la pena que los padres hagan este sacrificio. El esfuerzo no es en balde". En este centro, el periodo de adaptación dura doce días. Los primeros la clase se divide en dos mitades y cada grupo tiene un turno (de 9 a 10.30 h y de 11.30 a 13 h). Los últimos días van todos los niños juntos de 9 a 12 horas, antes de completar el horario (9-13). "El niño necesita adaptarse a la situación poco a poco. Tiene que conocer las rutinas para no sentirse abandonado. Y para eso se necesita tiempo". Además, añade, es positivo que los niños estén divididos los primeros días en grupos más pequeños. "Es mejor para que los profesores podamos atenderlos y dedicarles más atención. Cuando un niño llora, generalmente contagia al resto".

Tanto en el CP Azpilagaña como en el Hilarión Eslava funcionan los modelos educativos plurilingües (British en el primer caso; y TIL, en el segundo), lo que supone una "dificultad" añadida durante la adaptación. "Los niños deben acostumbrarse a tener dos tutores; el de castellano y el inglés y ver que cada uno se dirige a ellos en un idioma", apunta Javier Vizcay. En su centro, la adaptación dura los mismos días que en Azpilagaña, con unos horarios muy similares (la primera y segunda semana dos grupos de 9 a 10.30 y de 11.30 a 13 h y la segunda, todos los niños en el mismo grupo, de 10 a 13 horas).

Bastante más breve (una semana) resulta la adaptación en el colegio Hijas de Jesús (Teresianas), como en la mayoría de los concertados. Las clases se dividen en dos grupos: los que no se quedan al comedor (9-10.30) y los que sí lo hacen (11-14 horas). "El periodo de adaptación se hace duro y complicado también para las tutoras porque algunos niños lo pasan mal. Aunque al final, se hacen a todo", apunta Idoia Gambarte Urriza, tutora de 1º de Infantil. En definitiva, señala, la adaptación es necesaria para que los niños se adapten a una nueva situación. "Tienen que conocer un nuevo espacio, a sus profesores y saber compartir con sus compañeros".

ÓSCAR FERNÁNDEZ PADRE DE MIREN, DE 3 AÑOS

"He tenido que cambiar turnos y coger vacaciones"

Óscar Fernández Araujo, pamplonés de 41 años, va a dedicar todas las mañanas de este mes a llevar y traer a sus dos hijas al colegio. La pequeña, Miren, de 3 años, acaba de empezar 1º de Educación Infantil; y la mayor, Lara, de 5, ya lleva dos cursos en el CP Ermitagaña. "Pero todos los niños necesitan adaptación. Si la mayor hubiera tenido algunos días con menos horas de clase iría más contenta", reflexiona este vecino de Ermitagaña, que trabaja como recepcionista en un hotel. "Aunque produce trastornos en la organización familiar y es incómoda, creo que la adaptación es necesaria. Me pongo en manos de los profesionales, que entienden ". En su caso, se ha podido organizar cambiando los turnos (trabajando sólo por la tarde) y reservando algunos días libres y de vacaciones. Así, cada mañana hace seis viajes al colegio. "Y eso que yo tengo la suerte de vivir cerca y poder ir andando". La mayor hace el horario completo (9-13 horas) y la pequeña va sólo hora y media (de 9.30 a 11 o de 11.30 a 13) hasta finales de la próxima semana. "La niña va contenta. No se le hace largo y sólo se queda triste al separarse de su hermana".

ÍÑIGO PELARGA AZQUETA PADRE DE NICOLÁS, DE 3 AÑOS

"Mi hijo se queda muy contento y eso ayuda"

Íñigo Pelarga Azqueta dedica todas las mañanas durante estos días a ir y venir de su casa al colegio. Su hijo mayor, Nicolás, de 3 años, acaba de empezar 1º de Educación Infantil en el colegio Sagrado Corazón; y el pequeño, Mateo, de 9 meses, la guardería, en el mismo centro. Pamplonés de 36 años y funcionarios de profesión, ha tenido que reservar unos días de sus vacaciones para traer y llevar a sus hijos. "Mi mujer trabaja por las mañanas y ella no podía", cuenta este vecino de Barañáin. A las 8.00 horas sale de casa con los dos niños y a las 8.15 deja a Mateo en la guardería. Después vuelve a casa con Nicolás, le prepara y vuelve al colegio a las 11 horas. Entonces recoge a Mateo, deja a Nicolás en su clase y espera con el bebé hasta las 12.30 horas, cuando ya sale su hijo mayor. "Ya me he hecho a la idea de que estos días son así. Tengo los horarios apuntados en el calendario para no equivocarme", dice entre risas. Pero reconoce que la adaptación es necesaria. "Nicolás viene muy contento al colegio y eso ayuda. La suerte es que conoce a muchos compañeros y el edificio es familiar para él". Lo más importante, añade, es que los padres hablen a los niños bien del colegio. "Así ellos vienen contentos y no se sienten abandonados".

ELENA CASTILLA MADRE DE EDUARDO, DE 3 AÑOS

"Antes esto no se hacía y no teníamos traumas"

La pamplonesa Elena Castilla Vico, de 34 años, lo tiene claro. "Cuando yo era pequeña no se hacía la adaptación y no teníamos traumas. Creo que es un periodo demasiado largo y crea problemas a los padres", reconoce esta vecina de la Rochapea, madre de dos niños; Eduardo, de 3 años; y Alexia, de 2 y que todavía va a la guardería. "Y eso que yo no me puedo quejar porque estoy de excedencia y ahora me dedico a los niños. Pero conozco mucha gente que ha tenido que reservar sus vacaciones para estos días o "tirar" de abuelos", lamenta.

En su caso, las mañanas de este mes son "un lío". "A las 9 horas, dejo a la pequeña en la guardería y al niño en el colegio. Me voy a casa y, en una hora y media y sin los hijos, aprovecho para hacer las cosas", añade. A las 10.30, recoge al niño del colegio y lo lleva al parque. Y ya a las 15 busca a la pequeña. "Mi hijo había ido a la guardería y, por suerte, se ha adaptado al colegio de maravilla. Cuando me voy se queda contento y eso es importante". En la clase de Eduardo, añade, ningún niño llora. "Por eso, pienso que no es necesario que la adaptación dure tantos días si van todos contentos..." La próxima semana irán de 9 a 12; y ya la última del mes, completarán el horario de mañanas (9-13).

IRANTZU TURUMBAY MADRE DE MIKEL, DE 3 AÑOS

"La adaptación es larga pero necesaria"

Irantzu Turumbay Zabalza, de 39 años, hace varios viajes cada mañana entre su casa de Artica y el colegio público Cardenal Ilundáin en el barrio de la Rochapea. A las 9 de la mañana, lleva a sus tres hijos a clase; las mellizas Saioa y Uxue, de 6 años y que cursan 1º de Primaria ; y el pequeño Mikel, de 3, que está en periodo de adaptación en 1º de Educación Infantil. A las 10.30 horas, vuelve a buscar a Mikel y a las 13 horas, a las mayores. "Dedico todas las mañanas a los niños pero dentro de lo malo, estoy en el paro, y puedo hacerlo", cuenta esta bibliotecaria. Algunos días, su marido, que es cámara de televisión, tiene turno de tarde y puede ayudarle a llevar y recoger a los niños del "cole". "Creo que la adaptación es larga pero necesaria para los niños. Se van acostumbrando a las aulas de modo progresivo. Merece la pena por ellos", opina Irantzu. Sin embargo, reconoce que la adaptación complica mucho a los padres que trabajan. "No te da la vida y al final tienes que cogerte vacaciones o buscar otras ayudas".

Su hijo Mikel, de momento, va "contento". "Había ido a la guardería y eso se nota. Además, conoce mucho el centro y el patio por venir a buscar a sus hermanas".

BEATRIZ GARCÍA GENÍS MADRE DE ALEJANDRA, 3 AÑOS

"Necesitamos tres personas para que la niña se adapte"

Excesiva. Así considera la adaptación escolar la pamplonesa Beatriz García Genís, de 37 años y madre de dos niñas, Carlota, de 5; y Alejandra, de 3. "Necesitamos tres personas para que Alejandra se adapte al colegio. Por la mañana la llevo yo, llegando tarde a trabajar; después la recoge mi marido, saliendo del trabajo (es ingeniero) ; y finalmente se la deja a mi madre hasta el mediodía, que por suerte vive al lado del colegio", cuenta esta decoradora que lleva a sus dos hijas al colegio San Cernin de Pamplona.

"Dentro de lo malo, hemos tenido la suerte de poder organizarnos perdiendo algunos ratos en el trabajo. Pero por lo menos no hemos tenido que perder días de vacaciones", explica esta vecina de Barañáin. Hasta finales de esta semana, Alejandra va al colegio de 9 a 10.30 horas; y a partir de la próxima, hasta las 12.30. "Creo que con tres días de adaptación sería suficiente para que los niños se hagan al nuevo entorno y situación. Pero ya tantos días es demasiado". De momento, continúa, Alejandra va contenta. "Lloró el segundo día pero ahora ya no. Eso es importante. Por lo menos, me voy a trabajar relajada", cuenta. Pero Beatriz teme cómo reaccionará la niña dentro de unos días cuando haga la jornada completa y se quede hasta las cinco de la tarde. "A ver cómo se lo toma. Quizá, en ese sentido, la adaptación sea contraproducente, porque piensa que el colees poco rato y luego se da cuenta de que son más horas. Mi hija mayor empezó contenta y al ampliar el horario lo pasó mal".

LAS CLAVES

Públicos y concertados. Todos los colegios públicos y concertados llevan a cabo durante el mes de septiembre un periodo de adaptación en 1º de Educación Infantil (3 años). En general, los concertados tienen una adaptación más corta (alrededor de una semana) que los públicos (dos o tres semanas).

También en las guarderías. Las escuelas infantiles (0-3 años) públicas y privadas también organizan periodos de adaptación para los niños.



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual