Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FALLECIMIENTO

Isabel Garbayo, fundadora de Villa Teresita, fallece a los 106 años

  • Fundó las casas de acogida para mujeres excluidas por la prostitución

Imagen de la noticia

Imagen de Isabel Garbayo con 80 años. CEDIDA

6
Actualizada 09/12/2011 a las 01:02
  • I.BENÍTEZ . PAMPLONA

El pasado miércoles, a las diez y media de la noche, el médico de urgencias certificaba la muerte de la fundadora de Villa Teresita, Isabel Garbayo Ayala, de 106 años de edad. Murió en su habitación, en la misma casa de acogida que esta comunidad alberga en Beloso Alto (Pamplona) desde 1977. El mismo hogar que durante estos años ha recogido a las mujeres en situación de exclusión por ejercer la prostitución. Isabel Garbayo murió unas horas antes de la celebración de la Inmaculada. Un día muy señalado para ella, porque era durante las vísperas marianas, cuando le gustaba especialmente visitar a las mujeres en las "casas públicas".

Villa Teresita es en la actualidad una institución formada por 20 religiosas y más de 250 voluntarios por toda España, en la que sus miembros hacen los tres votos de consagración personal y dedicación de por vida.

La madre Isabel, así la llamaban , por su "sencillez y cercanía a los demás", nació en Pamplona el 23 de febrero de 1905. Hija de Paula y Silvestre, era la menor de diez hermanos. Tocaba el piano y hablaba francés. Sus estudios eran los básicos de entonces.

En 2005, fue condecorada por el expresidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, con la Cruz de Carlos III el Noble, como reconocimiento a toda una vida dedicada al trabajo. Isabel Garbayo no pudo acudir pero recibió la medalla en la cama. El mismo Miguel Sanz se acercó personalmente a llevársela.

Una mujer "osada"

"Que todas sepan que el hogar que se les brinda, es la casa de Dios, en la que todas están invitadas, acogidas con gozo y gratitud por las hermanas que las aman, y miren estas su entrada en la casa como si entrara un tesoro", decía Isabel Garbayo. "Era una mujer sencilla. Osada en su tiempo. Una mujer que pasó desapercibida y que se dedicó por completo a las mujeres excluidas". Así la definen desde Villa Teresita. Una comunidad que hoy sigue sus pasos como en sus inicios.

Todo empezó, cuando Isabel Garbayo Ayala, haciendo buenos los principios de su santa carmelita de cabecera, Santa Teresita de Lisieux, quiso seguir sus pasos y se acercó a los pobres y marginados. Vecina de la Navarrería, pensó que sus prójimos más cercanos eran los residentes del antiguo Hospital de Santo Domingo de Pamplona. Visitó a los niños de etnia gitana. Entabló contacto con mujeres que padecían enfermedades como la sífilis. Se interesó por su situación, entonces permanecían aisladas socialmente. Visitó las siete "casas públicas" donde vivían recluidas y conoció sus condiciones de vida: necesitaban un carnet especial expedido por la policía, no podían asistir al cine...

Miembros de su familia y amigos se escandalizaron por sus nuevas amistades. Incluso, algunos sacerdotes desaconsejaron su vocación. Pero ella siguió saliendo al encuentro de las excluidas, anunciándoles el Evangelio y apoyándoles en su proceso de liberación y de recuperación de la autoestima.

El 18 de marzo de 1942 nació Villa Teresita en un chalet alquilado por 250 pesetas/mes. Un año más tarde, cuando ya habían pasado 41 chicas por el centro, Isabel y su amiga Blanca Goñi pronunciaron los votos de pobreza, castidad y obediencia, consagrándose a una obra que daría de sí la fundación de otros hogares: Valencia (1956), Granada (1957) Madrid (1961) y Barcelona (1963). Más tarde, fundarían en Las Palmas de Gran Canaria (1971); en Beloso Alto, en Pamplona (que sustituye en 1977 al de San Juan), y en Sevilla (1978).

Hoy, las "hermanas" continúan saliendo día y noche al encuentro de las prostitutas en las calles de Pamplona, en los clubes donde trabajan, y las acogen si ellas lo piden. Villa Teresita se convirtió así en un hogar para estas chicas. A partir de su entrada, las hermanas, tratan de proporcionarles instrumentos de inserción social. Y de esos encuentros, va surgiendo una relación de amistad, en la que se sienten queridas, respetadas y valoradas. "Es importante que ellas nos sientan cercanas", apuntan. "Estamos a su lado para recordarles que tienen dignidad y derechos; que es posible una vida mejor y que nosotras estaremos a su lado para apoyarlas".



  • Iruñerritarra
    (09/12/11 15:42)
    #6

    Gracias por esa gran labor. Sinceramente, una mujer de las que se merecen una avenida en Iruña. Aunque eso no sería lo que le importara, si que sería una forma de ponerla como mujer ejemplar a recordar.

    Responder

  • Ana
    (09/12/11 15:26)
    #5

    Sencillamente, gracias por tu vida, por tu ejemplo de generosidad. Descansa en paz.

    Responder

  • Colono
    (09/12/11 14:55)
    #4

    Impresionante y admirable la labor de esta mujer. Qué maravilla.

    Responder

  • YOLANDA
    (09/12/11 12:34)
    #3

    Mi más sentido pesame a la familia,hermanas de villa teresita. Valiente,luchadora,cariñosa una gran mujer,que nunca olvidare.GRACIAS ,VILLA TERESITA

    Responder

  • Xavi-bi
    (09/12/11 11:25)
    #2

    ¡Qué vida más ejemplar y profética! Parece que Dios llama a las personas sencillas, sin grandes doctorados. Las cualidades de Isabel se me asemejan a la de la Madre Teresa de Jesús: determinación, ir contra corriente (en aquellos tiempos) enfrentándose a las dificultades y lograr fundar todas esas casas que se mencionan en el artículo. "Siendo pobre y humilde, dio la Mayor Gloria a Dios".

    Responder

  • María
    (09/12/11 10:58)
    #1

    Mi más sentido pésame a su familia y a sus hermanas de Villa Teresita. Ella sí supo romper con lo que le daba la sociedad por haber nacido donde había nacido y ofrecerse a los demás, especialmente a las mujeres que tanto han necesitado un hogar y un abrazo en muchas ocasiones.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra