Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RECONOCE QUE ROBÓ LOS ESMALTES DE ARALAR

Erik El Belga: "Dejaron una ventana abierta, entramos y robamos el retablo de San Miguel"

  • Cuando se cumple el 20º aniversario de la reposición del retablo de San Miguel de Aralar, "Erik el Belga" habla por primera vez del robo, y se atreve a dar detalles sobre cómo lo preparó, lo cometió y ayudó después a su recuperación

Imagen de la noticia

Erik el Belga, considerado como uno de los mayores ladrones de obras de arte del siglo XX, en su casa de Málaga. ARCHIVO

Imagen de la noticia

Varias personas admiran el Retablo de San Miguel de Aralar. ARCHIVO

2
Actualizada 31/07/2011 a las 10:51
  • RUBÉN ELIZARI . PAMPLONA

El robo más importante de una obra de arte en Navarra, la del retablo de San Miguel de Aralar, comenzó a gestarse en el puerto de Barcelona. Allí recibió René Alphonse van der Berghe, más conocido como "Erik el Belga", un sobre. Su interior contenía unas cuantas diapositivas que apenas medían un centímetro de alto por medio centímetro de ancho. Cuando Erik examinó aquellas transparencias con su lupa se encontró con la imagen del retablo de San Miguel de Aralar, la mejor obra de esmaltería medieval del mundo de un valor incalculable. Aquella era la primera vez que veía la obra que robaría unos meses después por encargo de un comprador mexicano. Desde su casa, en Málaga, no tiene ninguna reserva en reconocer que entonces, febrero de 1979, no sabía donde se encontraba el santuario ni conocía el retablo. Tan sólo conocía el nombre del comprador y donde debía entregarlo: en el puerto de Valencia. El precio por este trabajo, unos diez millones de pesetas.

Este año se celebra el 20 aniversario de la reposición del retablo de San Miguel de Aralar en su santuario después que fuera robado por el más célebre ladrón de obras de arte de todo el siglo XX, "Erik el Belga", pintor que cruzó la línea del mundo de las antigüedades y del comercio del arte para convertirse en ladrón. Este apasionado del románico y del gótico expolió durante la década de los 70 cerca de 7.000 piezas de arte sacro en ermitas e iglesias de Castilla y León, Aragón, La Rioja, y varias zonas de Cataluña. Detenido en 1982, pasó tres años en la cárcel Modelo de Barcelona, de donde salió tres años después absuelto de sus 14 juicios por robos contra el patrimonio histórico artístico porque los delitos habían prescrito. Después de ayudar a recuperar casi todas las obras que robó, ahora vive en Málaga junto a su mujer, y dedica buena parte de su tiempo a asesorar a inversores interesados en el mundo del arte. En esta entrevista concedida a este Diario, a sus 76 años, admite por primera vez que estuvo en San Miguel de Aralar, y él robó el retablo. Es más, aporta detalles sobre cómo se ejecutó el robo de San Miguel de Aralar en la noche del 25 al 26 de octubre de 1979, y desvela todas las incógnitas que aún quedaban por resolver, incluida cómo accedió al santuario para hacerse con el retablo. Esta es la historia del mayor robo de arte en Navarra, la del Retablo de San Miguel de Aralar, devuelto al santuario en 1991.

¿Cuánto tiempo transcurre desde que recibió el encargo hasta que acudió a San Miguel para examinar la zona?

Transcurrieron unos tres o cuatro meses antes de viajar a San Miguel para estudiar y preparar el trabajo, y otros 4 meses más hasta fijar el día y la hora de la operación. Casi 8 meses en total entre el encargo y su cumplimiento en octubre.

¿Cómo prepara el golpe?

Unos meses antes fui a San Miguel a ver cómo era el trabajo y acepté. Lo único que podía frustrar el robo era la huida, 13 kilómetros de cuestas, una casa de un guarda forestal, que nos podía sorprender, y los propios monjes que entonces vivían en San Miguel.

¿Cuántos eran?

Éramos cuatro. Dos desmontábamos el retablo y otros dos nos esperaban.

¿Recibieron ayuda desde dentro del propio Santuario de San Miguel de Aralar para entrar?

Sin lugar a dudas. Fue el cliente mismo por medio de un conocido, quien facilitó la entrada al Santuario con ayuda del interior. Si no era imposible realizar el trabajo. Cuando se fijó el día, me indicaron cual era la mejor hora y por dónde había que entrar. Porque se iba a dejar una ventana que da al monte abierta, y también la puerta que da acceso a la capilla.

¿Y una vez dentro?

De aquel robo recuerdo la dificultad del trabajo. Lo habían protegido con un cristal antibalas muy difícil de quitar. Nos costó mucho.

¿Tenía miedo de que le sorprendieran?

Siempre tenía la preocupación de que me cogieran. Nunca sabías qué podía pasar.

¿Cómo fue la huida?

El retablo desmontado apenas pesaba. Era ligero. Para estos robos usábamos coches de los importantes, tenían apariencia de oficial, y como muy poca gente tenía de estos, la Guardia Civil no nos paraba. Aquel día, la noche del 25 al 26 de octubre, tuvimos la mala suerte de que había un control de la Guardia Civil cuando bajamos porque habían lanzado una granada contra el cuartel de Lekunberri. Como éramos personas normales y corrientes nos dejaron pasar sin problemas. Menos mal.

El encargo mejor pagado

¿A dónde fueron después?

Fuimos a Valencia a entregar el retablo y de ahí yo tuve que subir a Barcelona a cobrar.

¿Cuánto cobró?

Es una de las piezas por las que más he cobrado en mi vida. Son los esmaltes más preciosos que jamás he tenido en mi mano. Es muy difícil explicar lo que sientes. Robar arte es una pasión, y la pasión sin dinero no vale nada. Cuando tuve que separarme de ellas me dio mucha pena. Muchas obras han dormido a mi lado varias semanas porque nunca más iba a tener en mi vida la oportunidad de tenerla en mi mano. De muchas obras me costó separarme.

¿Se acuerda de a qué hora llegaron a Valencia?

Fue a la noche del día siguiente.

¿Qué sucedió a continuación?

Antes de la entrega del material al cliente, que era extranjero, él se enteró por medio de un conocido suyo, que la persona que debía llevarle las piezas era un chivato de la policía, y por miedo canceló toda la operación diciéndoles que ya no estaba interesado en el tema. El supuesto chivato, que era un famoso anticuario de Valencia, al quedarse sin cliente para las piezas, empezó a mover sus contactos para librarse de esta carga. Él contactó con un anticuario francés que a su vez llamó a un marchante italiano, y así fue como trasladaron las piezas desde Valencia hasta Italia. No tengo constancia con qué medio se hizo el traslado. A este marchante de obras de arte de alto nivel, se le ocurrió la brillante idea de vender las piezas a la Embajada Española en Italia, contando que fue engañado al comprar una piezas bellísimas, y se había enterado después de que estaban robadas, por lo tanto, pensó en devolverlas con la condición de recuperar su dinero. Automáticamente, el Embajador avisó a la policía de patrimonio española, invitándoles a bajar a Italia con el rescate. Se fijó una cita para el cambio, y la persona que se presentó de parte de la Embajada resultó ser un policía, y en el momento del cambio fueron arrestados. Así fue la historia de la recuperación. El mérito de la recuperación de la mayor parte de las piezas corresponde al buen trabajo de la policía del patrimonio, mientras el resto fue recuperado por la policía francesa. Mientras que las 3 ó 4 últimas piezas, la recuperé yo personalmente, por petición expresa del responsable del Santuario de Aralar, a cargo mío, sin cobrar nada.

¿Cómo acaba parte del retablo en Francia?

Los esmaltes más pequeños los llevaron a París donde intentaron venderlos por 80.000 pesetas (Estas piezas se recuperaron en 1981 y la última de las piezas se recuperó en marzo de 1986).

Después del robo, ¿ha vuelto a visitar en alguna ocasión el Retablo de San Miguel de Aralar?

Sí, me acuerdo que acudí en una ocasión para grabar un reportaje con una televisión.

¿Qué se le vino a la cabeza en ese momento?

Me sentí feliz al ver que estaba ahí y en buen estado. Tengo una foto de él que aún guardo en casa. Es una pieza que me ha encantado. Estoy feliz de que se haya recuperado.

¿Se arrepiente de alguno de sus robos?

No me arrepiento porque he devuelto el patrimonio. ¿Cómo puedo arrepentirme de una pasión? No me arrepiento de haber tenido esas piezas en la mano. Algunas estaban en un estado lamentable y yo mismo las restauraba. Hoy en día los mayores ladrones de arte de España son las termitas. Hay muchos retablos podridos... La Iglesia ha cogido todo el arte que había en una provincia y lo ha puesto en una catedral. Con esto, todos los vecinos del pueblo tienen que pagar por verlo. Así, los pueblos también pierden la posibilidad de generar un mayor turismo.

En alguna ocasión ¿no pudo cumplir alguno de sus encargos?

Siempre he cumplido. Y si llegara un encargo ahora podría cumplirlo. Todos los sistemas de alarmas y demás protecciones han sido instaladas por alguien. Por eso, alguien sabe cómo desmontarlas. Antes de que existiera el dinero, ya había billetes falsos.

"No existe ninguna posibilidad de vender el Códice Calixtino"

El robo del Códice Calixtinoen la Catedral de Santiago de Compostela ha puesto los robos de arte en el punto de mira. Para Erik el Belga "no existe prácticamente ninguna posibilidad de colocarlo en el mercado". Desde su casa en Málaga explica que "todas las personas que coleccionaban este tipo de obras han muerto"." Los robos de arte no son cómo antes. Los hijos no siguen la colección, prefieren colgar un Picasso antes que pinturas sacras", considera el mayor ladrón de obras de arte del siglo XX. "Todos mis coleccionistas, los que me encargaban estos trabajos me duplicaban la edad. Ya están todos muertos. Sólo me queda la familia", afirma. A Erik el Belga se le atribuyen otro robos como el de la Virgen de Jerusalén de Artajona: "Yo nunca llegué a estar allí. En esa ocasión se robó una réplica. La auténtica estaba en una caja fuerte, y nadie la podía ver, así que se llevaron la falsa y luego la devolvieron". Además, antes de ser conocido como Erik el Belga, su primer contacto con España ocurrió en Tudela, donde compró unos mil Cristos: "Aquí había Cristos por todas partes, 5 ó 6 en cada casa. Los compraba para después venderlos en mi país".



  • txomin
    (31/07/11 23:12)
    #2

      Parece mentira que este "señor"siga disfrutando con todo lo que ha robado y encima parece el heroe de la pelicula.Que diga de una vez donde esta todo lo que robo en Estella o es que esta disfrutando en su vejez,del mucho mal que ha hecho,en dinero y sentimientos .Seguro que tiene sus acolitos que lo seguiran haciendo por el.Ahora si se lo consienten,Ajo,agua y resina.Asi esta el mundo y encima dando ideas.

    Responder

  • FUERA LADRON
    (31/07/11 20:45)
    #1

    LADRON y encima no arrepentido. Vergonzoso.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra