Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
COOPERACIÓN

De observadores en el Congo

  • Los navarros Ramón Arozarena y Alicia Martinicorena han sido testigos directos de las elecciones en el Congo y destacan que, aún en condiciones precarias, los congoleños han ejercido su derecho

Imagen de la noticia

Los navarros Ramón Arozarena Sanzberro y Alicia Martinicorena Mutiloa han ejercido de observadores en las elecciones del Congo. DN

1
Actualizada 08/12/2011 a las 01:01
  • I.CASTILLO . PAMPLONA

RAMÓN Arozarena Sanzberro lo tiene claro. Él destaca que un porcentaje alto de congoleños pudieron ejercer su derecho al voto y elegir, así, a sus representantes, "pese a las grandes dificultades". "Algunas noticias buscan negar la validez de las elecciones. Creo que se trata de un ejercicio interesado por parte de los perdedores. Nosotros no hemos sido testigos de fraudes, aunque reconocemos que se dan deficiencias que se pueden achacar a un sistema electoral que se debe perfeccionar", apuntó.

El matrimonio formado por los navarros Ramón Arozarena Sanzberro y Alicia Martinicorena Mutiloa, profesores jubilados de 68 y 66 años, respectivamente, han participado como observadores internacionales en las elecciones presidenciales de la República Democrática del Congo que se celebraron el pasado 28 de noviembre. Ya lo hicieron en las de 2006. En esta ocasión, han formado parte del grupo de unos cien observadores que viajaron con la red europea de ONG, Eurac, especializada en África. Ellos dos colaboran con los Comités de Solidaridad con África negra, Umoya, ONG federada en esta red.

Falta de material

El matrimonio, con una gran vinculación afectiva y personal con países africanos como Ruanda y Congo, viajó el pasado 21 de noviembre desde Bilbao para aterrizar en la capital congoleña Kinshasa. "Al día siguiente tuvimos una jornada de formación en las que nos explicaron la situación del país y cuál era nuestra función. De allí, el día 25, nos enviaron a la ciudad de Bunia, al noreste del Congo. Asistimos a varias reuniones y nos asignaron los puntos donde íbamos a ejercer de observadores. Después, viajamos por la ciudad y alrededores para evaluar los preparativos de la jornada electoral", contó Arozarena. En ese momento, según explicó el observador, se encontraron con algunas deficiencias. "Descubrimos falta de material en algunas colegios electorales. Faltaban papeletas, urnas... Vimos cierta improvisación en la entrega del material, entendiendo las condiciones del país con malas carreteras y una gran extensión. Se podía haber previsto con más tiempo", dijo.

El día de las elecciones acudieron antes de las 6 de la mañana al colegio asignado. Cada uno observaba tres mesas electorales. "Los colegios abrieron con puntualidad. Hubo un detalle que a mí, personalmente, me gustó. Muchos presidentes y presidentas de las mesas, elegidos entre los colectivos de docentes, salieron del colegio electoral y enseñaron, a las personas que aguardaban para votar, las urnas estaban vacías. Con ello, querían demostrar que nadie iba a meter votos de más", comentó.

Arozarena indicó que comprobó varios defectos en el proceso. "En las salas de votación, había excesivos apoderados de los partidos, que restaban espacio físico a los votantes. El proceso de votación era lento. Para las presidenciales había once candidatos y era fácil votar, ya que aparecía una fotografía y una casilla para marcar. El problema llegó para elegir a los diputados. En mi sección, había 125 candidatos para cinco. Las papeletas eran muy grandes y presentaba dificultades para manipular. Además, se amplió el censo desde las últimas elecciones de 25 a 32 millones de votantes. A muchos, no les correspondía el lugar de votación de la papeleta con el real y eso originó muchas confusiones que, pienso, desanimó a los votantes", dijo.

El 1 de diciembre regresaron a la capital Kinshasa. Entonces, les avisaron de rumores sobre posibles tensiones y violencia. "Eurac ordenó que regresáramos inmediatamente. Decidimos quedarnos hasta el día 5 y asumir el riesgo. No pasó nada y llegamos a Bilbao el martes", relató Arozarena.



  • carlos izquierdo villanueva
    (08/12/11 16:24)
    #1

    Un reportaje que llena de satisfacción

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra