Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
SOLIDARIDAD

Cooperantes, a pesar de todo

  • Cruz Roja Navarra reunió ayer en Pamplona en una mesa redonda a nueve cooperantes que han desarrollado tareas humanitarias y de cooperación al desarrollo en distintos países en el 2011

0
Actualizada 04/01/2012 a las 02:00
  • Mª J. CASTILLEJO/IVÁN BENÍTEZ . PAMPLONA.

No dan importancia a los "riesgos" que pueden correr -como ser tiroteados o secuestrados tal y como han sufrido en sus carnes colegas de otras organizaciones humanitarias en África recientemente-, ni a los desastres que los que se pueden topar -terremotos, inundaciones...- o las enfermedades que se pueden coger -malaria, tifus y un largo etcétera- y mantienen su "compromiso", ese compromiso especial y único que les hizo un día optar por dedicar al menos una parte de sus vidas a la ayuda humanitaria y la cooperación para el desarrollo y, sobre todo, a ser "la voz de los olvidados". Cruz Roja Navarra reunió ayer en su sede de Pamplona a nueve de los doce cooperantes que durante 2011 desarrollaron misiones en algún país de Sur, en una mesa redonda titulada Ayudando a empujar desde Navarra. En concreto, participaron Antonio Carabante Rodríguez (que estuvo en emergencias de Túnez-Siria, Chad y Djibouti), Maite Gay Palacios (Etiopía y Djibouti), Miguel Lavín Remón (Haití), Álvaro Cornago Chivite (Haití), Miguel de Urquía Cañedo-Argüelles (Federación Internacional, Ginebra), Raúl Ecay Torres (Indonesia y El Salvador), Gonzalo Istúriz Beguiristáin (República Centroafricana, Camerún y Chad), María Castillejo Agós (Mozambique) y Abel Lafuente Elizalde (Nicaragüa). No pudieron esta vez viajar a Navarra con motivo de las Navidades Arnaldo San Román (República Dominicana), Raquel Barroso (Haití) y Jesús Ayala (Paraguay).

Para Antonio Carabante, veterano cooperante y transportista de profesión, "hay más gente que muere aquí en accidentes de tráfico". Su colega Raúl Ecay destacó que en cada destino ya se establecen mayores o menores medidas de seguridad según el caso, algo que confirmó Maite Gay, quien se encontraba en el Cuerno de África, en plena crisis alimentaria, cuando se produjeron secuestros de cooperantes en la zona. "El riesgo siempre está ahí, pero el compromiso se mantiene", dijo.

Compensaciones

Para Miguel de Urquía, que estuvo siete años por diversos países del Sur, hay otras muchas dificultades ligadas a la profesión, por ejemplo, "estar lejos de casa". "Lo que ocurre es que hay otros aspectos que te compensan y mucho". Por ejemplo, añadía, en este sentido, Raúl Ecay, la convivencia con "otras realidades y culturas".

O, como apuntaba Gonzalo Istúriz, "dar testimonio del trabajo y el esfuerzo de la gente local" y no sólo de los cooperantes llegados desde fuera. Y poder echar una mano en situaciones muy graves, como Maite Gay y Antonio Carabante en Djibouti -"un país desconocido para todo el mundo"-, distribuyendo ayuda alimentaria...

O viendo con satisfacción, como contaba Miguel Lavín, cómo los beneficiarios asumen las actividades y las hacen propias, como en el proyecto de agua y saneamiento que le tocó "traspasar" en Haití... Y también poniendo las nuevas tecnologías al servicio de la ayuda humanitaria y la cooperación, como destacaba Álvaro Cornago. Incluso sorprendiéndose gratamente con el éxito en Nicaragua de unos personajes creados por Abel Lafuente -junto con una compañera- para sensibilizar a los niños acerca de la prevención de desastres, como en terremotos.

Una labor que puede verse empañada por los "recortes" en la Ayuda Oficial al Desarrollo a causa de la crisis, algo por lo que reconocieron sentir "preocupación". Sobre todo, apuntó Gonzalo Istúriz, por lo que pueda conllevar de caminar hacia "una sociedad menos sensible" con el destino de los millones de personas que en los países del Sur lo tienen todavía peor que aquí.

Ellos, por contra, seguirán colaborando mientras puedan.

MIGUEL DE URQUÍA CAÑEDO-ARGÜELLES, 38 AÑOS

Último destino. Ginebra (desde 2007), en el "Global Shelter Cluster" (grupo sobre alojamientos en emergencias) de la Federación Internacional de Cruz Roja.

Como arquitecto, este pamplonés colabora con Cruz Roja desde 1988. Estuvo siete años construyendo viviendas por diversos países del Sur, como Argelia o Honduras . Ya en Suiza le tocó vivir la llamada "Reforma Humanitaria" por la que, para coordinar mejor las actividades en las emergencias, no duplicar esfuerzos, etc. se crearon grupos temáticos liderados por una o dos organizaciones, en su caso (Cruz Roja) y con el ACNUR, el de alojamientos.

MARÍA CASTILLEJO AGÓS, 27 AÑOS

Último destino.

Mozambique (desde abril de 2011).

Esta joven pamplonesa lleva en Cruz Roja Navarra desde 2009. Ingeniera agrónoma de profesión, está en Mozambique desde abril como delegada de desarrollo. En concreto, tal y como relató ayer, están trabajando en dos distritos de la provincia de Cabo Delgado, con unos 4.000 beneficiarios directos, mediante proyectos de seguridad alimentaria, agua y saneamiento, etc. Destacó que tratan de movilizar a los beneficiarios y a las instituciones para que "hagan suyo" el proyecto y la creación y formación de una red de voluntarios locales.

ANTONIO CARABANTE RODRÍGUEZ, 49 AÑOS

Últimos destinos:

Túnez-Siria (junio): emergencias y revueltas en el mundo árabe. Chad (septiembre): epidemia de cólera. Djibouti (octubre): crisis alimentaria.

Este transportista-logista de profesión nacido en Pamplona en 1962 lleva cooperando en Cruz Roja desde 1977, por lo que ha vivido innumerables emergencias en muchos países. La última, en octubre de 2011, en el Cuerno de África, coordinando la distribución de 650 toneladas de ayuda alimentaria y no alimentaria para 35.000 personas en el "desconocido" Djibouti.

MAITE GAY PALACIOS, 31 AÑOS

Últimos destinos:

Etiopía (octubre): crisis alimentaria en el Cuerno de África. Djibouti (noviembre): idem.

Licenciada en Derecho, esta pamplonesa comenzó a colaborar con Cruz Roja en 2004, primero en el Centro Logístico de Ayuda Humanitaria de la Cruz Roja y Media Luna Roja ubicado en Canarias, más tarde como asesora logística de la Cruz Roja de Nicaragua, etc. Y en 2011 en Etiopía y Djibouti: "En plena hambruna, he podido ver a personas que, a pesar de vivir en la nada más absoluta, todavía tienen fuerzas para sonreír y creer en la esperanza y en el cambio".

MIGUEL LAVÍN REMÓN, 38 AÑOS

Último destino.

Haití (marzo): Rehabilitación tras el terremoto de 2010.

Este empresario pamplonés colabora desde 2008 con Cruz Roja y en Haití le tocó trabajar en un proyecto para traspasar a las propias comunidades las actividades de agua, saneamiento, higiente, etc. que la Cruz Roja había implementado en los campos de desplazados que poco a poco van siendo abandonados. "Me gustó mucho ayudar a empoderar a los comités locales creados, para hacer sostenible a más largo plazo los logros conseguidos", destacaba.

ABEL LAFUENTE ELIZALDE, 36 AÑOS

Último destino.

Nicaragua (octubre). Voluntariado internacional.

Diseñador gráfico y voluntario desde hace dos años en Cruz Roja, este pamplonés optó a una plaza de Voluntariado Internacional por tres meses y viajó a Nicaragua para apoyar en una campaña de sensibilización en preparación de desastres, con la realización de materiales gráficos de difusión. Junto con Sara Escudero, creó La Familia Tectónica,con personajes como Sismote y Temblorina, ya famosos entre los niños nicaragüenses e incluso en los de El Salvador.

RAÚL ECAY TORRES, 37 AÑOS

Últimos destinos.

Indonesia (abril): sistemas de información. El Salvador (octubre de 2011): instalación de sistemas de información.

Como técnico informático, este cooperante pamplonés -en Cruz Roja Navarra desde 1992- explica que su trabajo consiste en "apoyar a las personas que sufren los desastres desde la gestión de la información y la coordinación". Un ejemplo, en su caso, fue elaborar datos e informes sobre los daños ocasionados por las inundaciones en El Salvador y las necesidades de vivienda, de rehabilitación, etc.

GONZALO ISTÚRIZ BEGUIRISTÁIN, 44 AÑOS

Últimos destinos. República Centroafricana, Camerún y Chad (2009-2011).

Nacido en Pamplona y en Cruz Roja desde 1992 es biolólogo de profesión y máster en Ayuda Humanitaria. Durante los tres últimos años fue el delegado de desarrollo de Cruz Roja Española enlos tres países mencionados de África central.Allí le tocó desarrollar un proyecto de seguridad alimentaria con refugiados centroafricanos de la etnia "mbororo" y otro de agua potable en Camerún, otro en la Re pública Centroafricana y una formación de las Cruz Rojas de los tres países.

ÁLVARO CORNAGO CHIVITE, 35 AÑOS

Último destino.

Haití (julio). Rehabilitación tras el terremoto. Sistemas de Información.

Este cirbonero e ingeniero de Telecomunicaciones colabora con Cruz Roja desde 1988. En Haití se encargó de ejercer sus conocimientos. "Es muy satisfactorio poner las nuevas tecnologías al servicio de la ayuda humanitaria", comentaba ayer. Se encargó de dar soporte tecnológico a las distintas delegaciones de la organización humanitaria en la zona y de formar a la gente en cómo utilizar los sistemas y sobre las formas de utilizar la información.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra