Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LABORAL

BSH presenta un ERE para despedir a 178 trabajadores de la planta de Esquíroz

  • La empresa ha bajado un 40% su producción desde 2007 y no piensa que vaya a crecer en los próximos cuatro años

Imagen de la noticia

BSH presenta un ERE para despedir a 178 trabajadores de la planta de Esquíroz

Trabajadores de BSH Esquiroz durante una concentración de protesta realizada durante el verano del año pasado. ARCHIVO

42
Actualizada 02/09/2011 a las 12:24
  • PILAR MORRÁS . PAMPLONA

La dirección de la fábrica de BSH en Esquíroz, dedicada a la fabricación de frigoríficos, presentó el miércoles a su comité de empresa, y ante la dirección de Trabajo del Gobierno foral, un expediente mixto, en el que solicita autorización para extinguir 178 contratos entre sus 833 trabajadores. La empresa incluye como potenciales afectados a todos los trabajadores de la plantilla, incluidos el centenar de jubilados parciales (mayores de 60 años) que tiene en nómina y están en sus casas y sus correspondientes relevistas que les sustituyen en el planta. De los 833 trabajadores de la factoría, 682 son operarios; 130 técnicos, 10 administrativos y 11 son directivos.

El ERE fue comunicado el miércoles al comité (6 delegados de UGT, 5 Solidari, 3 CC OO, 3 LAB, 2 ATISS y 2 CIO, estos dos últimos candidaturas específicas de esta empresa). Se presenta por causas estrictamente productivas. La empresa ha recortado su producción en un 40% en los tres últimos años, coincidiendo con la crisis. De cerca de 800.000 frigoríficos anuales, a los 475.000 previstos este año. Y considera que "de cara al futuro", hace previsiones hasta 2015, la producción se "estabilizará" en torno a 500.000 anuales.

De ahí que, de los 178 despidos que plantea, 158 se llevarían a cabo entre el 20 de octubre y el mes de diciembre de este año, más otros 10 en 2012 y 10 más en 2013. Los criterios para aplicación del ERE serán los de "antigüedad, formación y polivalencia, necesidades de producción, coste económico y tiempo efectivo de trabajo".

En el ERE, la dirección de la planta pide también autorización (por eso es mixto) para aplicar una suspensión temporal durante 42 días laborables para toda la plantilla afecta a producción entre el 20 de octubre de 2011 y el 31 diciembre de 2012. De estos, 15 se aplicarían con días de paros completos de fábrica entre octubre y diciembre de este año, y otros 10 en forma de "corredor" por cada trabajador. Los 17 días de ERE restantes se efectuarían durante 2012.

Hoy, asamblea a las 11

Los trabajadores de Esquíroz llevan con el convenio pendiente de renovar desde 2012. Da la casualidad de que hoy se había convocado uno de los tres días de paro de 8 horas para reivindicar el mantenimiento de sus condiciones frente a las pretensiones de la empresa de ampliar flexibilidad y vincular salarios a la productividad. La asamblea, a las 11 dentro de fábrica, quedará, sin duda, eclipsada por la noticia del ERE, uno de los más traumáticos que se plantea en los últimos años en Navarra.

El comité de empresa se ha emplazado el martes para analizar la situación. Entre las medidas que BSH cree que podrían "reducir" el número de despidos figura precisamente incrementar flexibilidad, cambio del sistema de fijación de vacaciones, reducciones de jornada y salario, reducción de costes laborales, bajas incentivadas y excedencias voluntarias.

La presentación del ERE tiene ya una consecuencia. Deja sin efecto la aplicación de jubilaciones parciales y contrato relevo que recoge el convenio y que han impedido hasta ahora, según argumenta la empresa (muy crítica con la actuación del comité en este apartado) adaptar su plantilla a la bajada de producción, prejubilando al personal con ERE, en lugar de sustituirlos de forma obligada, lo que ha "incrementado el excedente".

En los dos últimos años, la factoría no ha contratado al centenar de eventuales que habitualmente sustituía en verano las vacaciones de los fijos. Además, se da la circunstancia de que, hoy día, por motivos de reorganización industrial e inversiones en curso hasta 2012, la factoría tiene un modulo entero de producción desmontado y desocupado un tercio de la plantilla, según fuentes sindicales.

La fábrica de Esquíroz es una de las 5 plantas de frigoríficos de BSH en el mundo. Tiene 2 en Alemania, una en Turquía y otra en Rusia. El 82% de los frigoríficos que produce en Esquíroz son modelos no frostde alto valor añadido y la mitad se venden en España, donde BSH ha aumentado su cuota de mercado (casi un 30%), pero donde con la crisis se ha pasado de vender 10 millones de frigoríficos en 2007 a sólo 6 millones al año.

BSH explica también que de los volúmenes de 500.000 unidades previstos en Esquíroz en 2014 y 2015, 150.000 unidades están pendientes de la aprobación de un nuevo modelo en desarrollo, que supondría unos 10 millones de euros de inversión adicional para la planta. En Esquíroz, BSH ha incrementado sus inversiones: 16,5 millones en 2010 y 2011, y prevé otros 11 millones más este año, para renovar producto e instalaciones.

La historia de un grupo emblemático, de Orbaiceta a BSH

BSH (Bosch Siemens Hausgerate) es un grupo alemán que se dedica al desarrollo, fabricación y venta de electrodomésticos. Tiene 41 fábricas en una docena de países y 43.000 trabajadores. En 2010, registró unas ventas de 9.000 millones de euros. Su filial española tiene sede en Huarte y cuenta con 7 fábricas, dos de ellas en Navarra, en Esquíroz y Estella.

BSH nació en 1967 a partir de una joint venture creada al 50% por Robert Bosch y Siemens, dos dos compañías germanas centenarias, para fabricar electrodomésticos en serie. La reconversión de la "línea blanca" propició su entrada en España con la compra en 1989 de la aragonesa Balay y de la navarra Safel (heredera de la antigua Super Ser).

Safel se creó a partir de las empresas del grupo Orbaiceta, cuyo origen radica en la tienda de bicicletas fundada en 1940 en Pamplona por los hermanos Ignacio y Fermín Orbaiceta Zabalza. En 1958, desembocó en un taller, al que se sumó otro hermano, Javier y que incorporó la venta de estufas de butano. El éxito del modelo desarrollado allí llevó a montar la fábrica de estufas Superser en Cordovilla en 1963. Después, compraron su competidora Agni, que databa de 1949 en Estella, y la fábrica de cocinas Corcho de Santander.

En los años 70, el grupo entró en una profunda crisis, que obligó a vender en 1982 la empresa, por entonces con más de 5.000 empleados (2.500 de ellos en Navarra) al Gobierno foral. Tras reflotarla, la privatizó en 1989. BSH, con 5.000 millones de pesetas, ganó la puja a la francesa Thompson.

La planta de Esquíroz es heredera de la antigua Superser de Cordovilla, y se dedica a la fabricación de frigoríficos-combi y congeladores. La de Estella, antes Agni, emplea a 200 trabajadores, y se dedica a la fabricación de robots de planchado, lavavajillas y estufas. El abandono progresivo de la producción de estas últimas ha supuesto la aplicación de un plan de prejubilación para más de un centenar de personas, apartir de 55 años, desde 2008. BSH compró en 1998 el grupo de pequeño electrodoméstico Ufesa, nacido en 1963, con plantas en Etxarri Aranatz y Vitoria. En 2005, cerró la planta navarra, tras deslocalizar la producción a China e indemnizar o reubicar en Esquíroz a sus 160 empleados. Dos precedentes de ajustes de plantilla no traumáticos



Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual