Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SOCIEDAD

500 divorciados vuelven a casarse cada año

  • Los últimos datos hablan de que cada año se casan por lo civil unos 500 divorciados

1
Actualizada 31/08/2011 a las 00:03
  • DN . PAMPLONA

VOLVER a casarse es muy humano, responde a la necesidad psicológica de los hombres de establecer vínculos. Y el matrimonio, histórica y culturalmente, nos ofrece vínculos con el otro". El sociólogo Jesús Hernández Aristu explica así por qué personas que han sufrido un fracaso matrimonial deciden pasar por segunda vez por el registro civil. Asistimos, según el experto, a la evolución del concepto tradicional de familia. Aristu, en uno de sus últimos trabajos, estableció hasta diez tipos de familias, entre ellas la formada por una o dos personas divorciadas. "La pluralidad se está imponiendo".

En Navarra aumenta poco a poco el número de divorciados que repite la experiencia del matrimonio. En el año 2005 un total de 351 divorciados se volvieron a casar y cuatro años después, 478 personas apostaron por una segunda oportunidad, según los últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística. De este modo, hoy prácticamente el 10% de los contrayentes son divorciados. En concreto, de los 4.984 personas que en 2009 se casaron, 4.466 eran solteros, 478 divorciados y 40 viudos.

Convivencia sin anillo

"El miedo a una nueva relación porque la anterior ha fracaso ha disminuido considerablemente", asegura rotunda la abogada matrimonialista, Pilar Cunchillos. "Me sorprende ver en el despacho con qué facilidad la gente empieza a convivir cuando a veces aún no se tiene sentencia de divorcio de la primera pareja". Para la letrada es evidente que la constitución de segundas parejas ha aumentado en los últimos años, aunque a su juicio "son menos" las parejas que sellan su amor en el registro civil y "más" las que no llegan a dar ese paso y deciden convivir como parejas de hecho (solo en Pamplona se inscriben unas 500 cada año). "Creen, de forma equivocada, que si no pasan por el registro civil no tendrán obligaciones en un futuro en caso de ruptura. No es así. La Ley foral de Parejas de Hecho establece, por ejemplo, que si uno de los dos miembros ha contribuido a las tareas del hogar, cuidado de los hijos o ha perdido su trabajo puede tener derecho a unas indemnizaciones".

Jorge Batalla, también abogado matrimonialista, asegura que "apenas hay diferencias" entre casarse por lo civil y ser pareja de hecho. "La gente cree que convivir ata menos que el matrimonio. Sin embargo, hoy con un año de convivencia ya eres pareja de hecho. Nadie te pregunta si quieres serlo, pero es así y en caso de ruptura, hay prácticamente las mismas obligaciones y derechos que si hubieras estado casado". Para Batalla, quien decide volver a dar un "sí quiero" suele ser una persona "con mayor voluntad de permanencia". Por su experiencia, son más los hombres que deciden darse una segunda oportunidad que las mujeres. "La mujer es más independiente, toma más precauciones y se lo piensa más antes de iniciar una relación".

En lo que la experiencia de los años es un grado es en separar amor y dinero. Los abogados coinciden en que en las segundas parejas se suele optar casi siempre por la separación de bienes (lo que cada uno tiene y gana le pertenece y pactan en qué porcentaje va a colaborar cada uno en aquello que quieran compartir). Así, los miembros de la pareja hablan más para dejar sentadas las bases económicas de su relación y minimizar los riesgos en caso de ruptura. En cambio, en las primera parejas no se habla y se va directamente al régimen de gananciales.

Cunchillos llama la atención sobre un problema creciente en los testamentos de las segundas parejas. "En un primer matrimonio, los padres pueden desheredar a los hijos. En un segundo matrimonio, la ley navarra limita mucho la libertad de disponer porque dice que no se puede dejar más beneficiado al segundo cónyuge y a los hijos del segundo matrimonio que al hijo menos beneficiado del primero".

Pero sentar las bases económicas no garantiza que el segundo matrimonio no vaya a acabar como el rosario de la aurora. "Tras una ruptura hay que elaborar un duelo, llorar la despedida, analizar qué ha pasado... En definitiva, ver en el fracaso una oportunidad ", apunta el sociólogo Jesús Hernández Aristu, para quien es "urgente" que las autoridades impulsen centros de atención a las familias y a las parejas. "Los hijos son un bien de toda la sociedad y hay que cuidarlos. Si nos acostumbrásemos a ir a estos centros como quien va al médico cuando tiene un catarro se evitarían divorcios. Esos centros ayudarían a la pareja a ver cuáles son los sistemas de funcionamiento de cada miembro y cómo mejorar la relación".

El inconsciente y el saber

El sociólogo llama la atención sobre la "enorme mochila" que un divorciado lleva a unas segundas nupcias. Dentro de ella, una visión particular de la vida, valores, experiencias, deseos, una relación con la ex pareja, hijos menores o adolescentes, etc. "Es un bagaje tan grande que se corre el riesgo de cometer exactamente los mismos errores".

El psicoanalista Ernesto Maruri Alber se pronuncia en el mismos sentido. Cuenta que los "temas de pareja aparecen en casi todos los pacientes" y defiende la importancia de "extraer un saber" de la experiencia de una relación fracasada. "El enamoramiento se produce por motivos inconscientes. De lo que se trata es de descubrir qué resorte inconsciente hace que se enamore de un determinado tipo de personas y no de otro. Es habitual ver amigos que eligen parejas con un patrón muy similar".

Maruri aboga por "extraer un saber" antes de iniciar una nueva relación. "Si se hace habrá más posibilidades de éxito en su nueva relación. Sin embargo, quienes no se hayan enterado de qué les llevó al fracaso en el primer matrimonio, es posible que repitan la misma posición de sufrimiento porque, en el fondo, extraen de ese sufrimiento una satisfacción inconsciente. El inconsciente no tiene nada que ver con el sentido común". Mujeres rescatadoras de hombres y hombres que buscan mujeres salvadoras son algunos de los patrones más comunes según este psicoanalista con dos décadas en el oficio. " Lo que hay que matizar es que una separación no siempre es un fracaso. Puede ser un acierto si se está dentro de una relación dañina e insana".

HOMBRES

MUJERES



  • Pedrito
    (31/08/11 12:36)
    #1

    BODAS, BODORRIOS, CASAMIENTOS Y ARREJUNTAMIENTO, ETC.. UNA Y NO MAS, SANTO TOMAS...

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual