Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

​Exculpan al padre por la muerte de Iñaki Indart ante la falta de indicios

  • Para la Audiencia de Navarra, no existe "más que una mera posibilidad o sospecha, más o menos fundada"

José Antonio Indart, cuando acudió en octubre a declarar como imputado por la muerte de su hijo.

Archivado el caso de Iñaki Indart por falta de indicios contra el padre

José Antonio Indart, cuando acudió en octubre a declarar como imputado por la muerte de su hijo.

calleja
Actualizada 11/02/2016 a las 10:27
  • EUROPA PRESS. PAMPLONA
Tal y como adelantaba hoy Diario de Navarra en su edición impresa, la Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha archivado la causa abierta contra José Antonio Indart Sarretea, padre del joven de Legasa José Ignacio Indart Aríztegui fallecido en marzo de 2008, al estimar que "no hay indicios" de que fuera el supuesto autor de su muerte, como consideraba el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona.

Para la Audiencia, no existe "más que una mera posibilidad o sospecha, más o menos fundada". Contra esta decisión no cabe recurso, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).

En el auto, la Sección Primera de la Audiencia de Navarra señala que, una vez examinados los "numerosos datos aportados por las diferentes y laboriosas investigaciones policiales realizadas, y demás de lo actuado", no aprecia "suficientes indicios, en los términos y entidad a tener en cuenta conforme a la doctrina jurisprudencial, de la posible autoría del apelante en relación con el delito que se le imputa, que justifiquen la continuación del procedimiento respecto del mismo".

"Inicialmente cabe destacar que podría cuestionarse, incluso, que se encuentre suficientemente acreditado que nos hallemos ante un delito de homicidio", recoge el fallo judicial.

En este sentido, la Audiencia de Navarra indica que "si se tuviera en cuenta exclusivamente el estudio de los restos examinados y las lesiones detectadas, podría, incluso, cuestionarse que pueda afirmarse, con suficientes garantías, que la causa del fallecimiento tenga necesariamente un origen homicida, y que pueda excluirse que la totalidad de las lesiones fueren consecuencia de la precipitación".

En todo caso, "y aún partiendo del posible homicidio", la Audiencia estima que "los datos acreditados sólo conducen a obtener meras sospechas acerca de la posible autoría del recurrente, sin entidad para apreciar indicios que permitan considerar suficientemente razonable la probabilidad de su autoría".

"A la apreciación de indicios de esa posible autoría solo se llega en la valoración policial y en la del propio instructor, mediante meras hipótesis o conjeturas, sin que se constaten hechos de suficiente entidad que permitan afirmar que exista una base indiciaria sólida respecto de la autoría del recurrente, no permitiendo el resultado de la prueba practicada efectuar una valoración suficiente de la probabilidad de esa autoría", agrega.

Según recoge el auto, "ciertamente existen varios datos que pudieran conducir a formular hipótesis que permitan llegar a sospechar que pudiera ser autor del delito de que se trata el acusado", si bien subraya que "esos datos sobre los que se sustenta esa sospecha, no son siquiera unívocos en el sentido de que conduzcan a esa conclusión de sospecha de dicha autoría, sino que, por el contrario, son equívocos, y pueden conducir a otras varias y diversas consideraciones alternativas ajenas a la posible autoría del delito imputado por parte del recurrente".

"NADIE VIO EL ENCUENTRO NI LA SUPUESTA AGRESIÓN"

Igualmente, la Audiencia considera que "no cabe afirmar como hecho justificado, ni indiciariamente, uno tan fundamental como lo es que llegaren, siquiera, a encontrarse el día de los hechos el procesado y su hijo". "Nadie vio ese posible encuentro, ni nadie vio, tampoco, la supuesta agresión y el posterior traslado hasta la sima en la que años después sería hallado el fallecido", argumenta.

Según señala, "la realidad de que ese encuentro se produjese, y que seguidamente el acusado discutiere con su hijo, le golpeare violentamente, lo introdujere en su vehículo y lo trasladare hasta la sima antedicha y lo arrojare en su interior; todo ello solo puede sospecharse o presumirse, pero sin base de suficiente solidez".

En definitiva, indica la Audiencia de Navarra, "no existe ni una mínima justificación suficiente de ese encuentro, el cual sí podía constituir un indicio sólido que permitiese conducir a la conclusión obtenida en los autos recurridos". "Y tampoco cabe deducir que se produjese ese encuentro y los posteriores hechos imputados, con fundamento en otros datos obrantes en autos", afirma.

Por todo esto, la Audiencia concluye que "los datos, ni por sí solos ni en su conjunto, permiten apreciar indicios fundados de la comisión por el recurrente del delito que se imputa, no desprendiéndose de los mismos la conclusión de que pueda considerarse razonable esa acusación, no existiendo una base sólida al respecto equiparable a los 'indicios racionales de criminalidad', o 'justificación suficiente', que permita apreciar la 'confirmación de su verosimilitud', no existiendo más que una mera posibilidad o sospecha, más o menos fundada".

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual