Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
INFORMACIÓN COMERCIAL

Descubre los siete destinos gastronómicos más otoñales de Navarra

  • Turismo rural y gastronomía se alían gracias a los productos Reyno Gourmet

Descubre los siete destinos gastronómicos más otoñales de Navarra

Descubre los siete destinos gastronómicos más otoñales de Navarra

Descubre los siete destinos gastronómicos más otoñales de Navarra. CEDIDA

0
Actualizada 22/10/2015 a las 10:33
  • IÑIGO SOTA. PAMPLONA
El crujir de las hojas secas cuando caminas por un hayedo simboliza un nuevo comienzo: el otoño ha llegado y, aunque quedan lejanos los días de calor, no son pocos quienes organizan una pequeña escapada, aunque sea de fin de semana, con el fin de disfrutar de estos tranquilos días precursores de los próximos fríos. Navarra es una tierra de contrastes, tanto a nivel cultural como gastronómico, y de eso saben mucho los miles de turistas que cada año visitan nuestra comunidad por estas fechas. Y es que esta estación es mágica. Los caminos se hacen visibles entre los bosques que se cubren de hojarasca y musgo y las casas rurales están más bellas que nunca, dispuestas a acoger a los turistas y visitantes que vienen atraídos por nuestra cultura, por la fuerza de nuestras tradiciones, por nuestros espléndidos paisajes… Pero esta tierra ofrece, además, algo que nunca pasa desapercibido: su gastronomía. Gracias a Reyno Gourmet, te proponemos siete destinos especialmente atractivos gastronómicamente hablando. Descubre cuáles son y déjate acoger por una tierra que tiene mucho que ofrecer.


1. Las Bardenas Reales y el Cordero de Navarra

Desde tiempos prerromanos ya eran conocidos la calidad y el sabor del Ovis Aries Celtibéricus, el actual Cordero de Navarra. Durante muchos siglos, e incluso en la actualidad, grandes rebaños de ovejas de raza Navarra cruzaban y siguen cruzando nuestras tierras de norte a sur en busca de los pastos de invierno de las Bardenas Reales, un enorme paraje natural semidesértico que se extiende al sur de la Comunidad foral. Sus suelos, formados por arcillas, yesos y areniscas, han sido erosionados por el agua y el viento creando formas sorprendentes en las que destacan los barrancos, las mesetas y los cerros solitarios, llamados cabezos. Las Bardenas Reales eran posesión de los Reyes de Navarra pero fueron cedidas, para su aprovechamiento, a diversas entidades. El rey Sancho García dio la primera concesión de privilegios a los habitantes del Valle de Roncal por su ayuda en la lucha contra los sarracenos (año 882). En la actualidad, este paraje no forma parte de ningún término municipal y un total de veintidós municipios y entidades (los «congozantes») forman la Comunidad de Bardenas Reales, una entidad de Derecho Público encargada de su aprovechamiento.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) Cordero de Navarra recoge todo el saber atesorado por nuestros pastores y lo complementa con toda una serie de procesos de control de calidad que lo convierten en un producto exquisito con una carne muy bien valorada por los grandes gastrónomos. Es, además, un alimento muy rico en proteínas de gran calidad y rico también en vitaminas del grupo B. Todos los corderos amparados por este producto Reyno Gourmet nacen, se crian y se sacrifican en Navarra. El Cordero de Navarra puede ser lechal o ternasco dependiendo de su peso y alimentación.

2. Estella: el Pacharán Navarro

A mitad de camino entre Pamplona y Logroño, en una zona de contacto entre la Montaña y la Ribera, se encuentra Estella-Lizarra, ciudad monumental nacida al calor y el trasiego del Camino de Santiago. En el siglo XV ya era conocida como Estella la bella y en la actualidad sigue haciendo honor a este calificativo pues entre sus piedras románicas atesora palacios, casas señoriales, iglesias, conventos, puentes y hermosos edificios. La ciudad, de 13.000 habitantes, sorprende por su animada actividad comercial y su cuidada gastronomía.

Cualquiera que visite Estella no puede dejar de probar uno de los tesoros de Reyno Gourmet: el Pacharán Navarro, una bebida obtenida por la maceración alcohólica de endrinas con un aroma y sabor afrutado, agradable, dulce y anisado, de color rojo o rosado intenso y de aspecto atractivo que se caracteriza, además, por su claridad y brillo. Las raíces y la historia del pacharán están ligadas a Navarra desde sus orígenes. Su elaboración y consumo son una tradición que ha perdurado desde la Edad Media. De esa época son las primeras referencias al pacharán como tónico estomacal por sus propiedades medicinales. Las endrinas se obtienen del arbusto Prunus Spinosa, de naturaleza silvestre y muy abundante en las zonas de montaña de Navarra. Desde 1987, Navarra se ha convertido en la única zona de Europa donde, además de encontrar endrinas silvestres, también se cultivan, lo que la convierte en la mayor productora de pacharán a nivel nacional.

3. La Alcachofa, de Tudela

Al sur de Navarra, entre la abrumadora aridez de las Bardenas y el verde intenso de la huerta de la Ribera del Ebro, se encuentra Tudela, la segunda ciudad en extensión e importancia de la Comunidad foral de Navarra. Fundada en el año 802 por Amrus ibn Yusuf al-Muwalad bajo mandato del rey Al Hakan I, es una de las ciudades de origen islámico más importantes de España y de Europa. En ella convivieron, durante más de 400 años, musulmanes, judíos y mozárabes, quienes imprimieron a la ciudad un mestizaje cultural reflejado en sus monumentales edificios y del que será testigo al pasear entre sus callejas retorcidas, pasadizos, murallas y atalayas. Tudela es una ciudad para recorrer a pie y en la que el encuentro con la historia se combina con las exquisitas verduras de la Ribera. Entre todas ellas, brilla con luz propia la Alcachofa de Tudela. Denominada la flor de la huerta por su característica forma, en Navarra se cultiva únicamente la variedad Blanca de Tudela y se distingue de otras por su forma más redondeada y por tener un orificio circular en la parte superior debido a que las brácteas u hojas no llegan a juntarse para cerrar la cabezuela.

La Enciclopedia de Navarra data la existencia de este cultivo en Tudela en la época de la dominación árabe, aunque no fija la fecha exacta. Comercializada hasta bien entrado el siglo pasado en los mercados locales, la instalación de la industria conservera dio nuevos estímulos a la expansión del cultivo, que pasó a ocupar una superficie significativa entre los cultivos de hortalizas del regadío navarro. Según el Reglamento, son amparadas por la Indicación Geográfica Protegida no sólo las alcachofas en fresco sino también en conserva. Las alcachofas comercializadas en fresco deben responder a las categorías comerciales Extra y Primera, y pueden presentarse o con tallo y hojas o bien sin tallo. La conserva, por su parte, no admite el uso de sustancias acidulantes o correctoras de acidez.

4. Lodosa y sus Pimientos del Piquillo

Visitar la Zona Media de Navarra es como pasear por un libro de Historia. A cada paso salen al encuentro fortalezas, palacios y castillos que relatan su importancia estratégica en la Edad Media. En cada página se descubren iglesias, monasterios y pueblos nacidos en torno al Camino de Santiago. Así, en Puente la Reina confluyen las dos vías del Camino Francés procedentes de Roncesvalles y Sangüesa. El paisaje de la Zona Media de Navarra, salpicado de viñas, campos de secano y olivos en la ribera estellesa, da paso a las llanuras de la Ribera del Ebro en el sur de Navarra.

Y allí, en el suroeste de la Comunidad foral, se cultiva el Pimiento del Piquillo de Lodosa, ecotipo de la variedad Piquillo y autóctono de Navarra, que en el término geográfico que lleva su nombre, Lodosa, y en los municipios colindantes (Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Mendavia, San Adrián y Sartaguda), alcanza su máxima calidad gustativa. El pimiento certificado por la Denominación de Origen Pimiento del Piquillo de Lodosa y por Reyno Gourmet, ampara la conserva de frutos enteros de las categorías Extra y Primera de la variedad piquillo, cultivados y elaborados exclusivamente en esos ocho municipios amparados por el Reglamento. Se reconoce por su color rojo vivo, su pequeño tamaño (8-10 cm. de largo), su forma plana-triangular con una característica punta ligeramente curva. El peso medio del fruto es de 35-50 gramos y su carne es fina y compacta. Su gran calidad y su especialísimo sabor le distingue de otros pimientos y goza del reconocimiento internacional: figura en el Registro Europeo de Denominaciones de Origen de Productos Agrícolas. Considerado el oro rojo de Navarra, en los últimos años se ha convertido en una de las conservas cumbre de la industria agroalimentaria y producto estrella de Reyno Gourmet.

5. El Valle del Queso Roncal

El valle de Roncal es uno de los pocos paisajes que aún puede ofrecer al viajero la belleza de la naturaleza intacta, una combinación insólita de riqueza humana y ecológica. El clima es claramente continental, con inviernos de abundantes nevadas que hacen del valle un lugar idóneo para la práctica del esquí, y veranos soleados y calurosos que invitan a pasear por sus verdes laderas. Unas laderas salpicadas del color blanco de la oveja latxa, oveja autóctona de origen prehistórico que conserva casi invariables sus rasgos originarios. Es primordialmente lechera, de carácter muy vivo y montaraz, y adaptada a la geografía escabrosa en la que pasta. Su alimentación natural es la hierba fresca que crece en abundancia en las montañas y produce una limitada cantidad de leche, pero que resulta de gran calidad, riqueza, afrutamiento y aroma. Con ella se hace el prestigioso Queso Roncal, un queso de formato cilíndrico, bien cortezado, compacto y de corte frágil y corto, cerrado pero salpicado de pequeños orificios de tipo regular. Es de color blanco marfil, tirando a amarillo pálido y con un sabor recio, pronunciado, ligeramente picante, muy definido y mantecoso para el paladar. En su composición no entran elementos ajenos a la leche, el cuajo y la sal, de manera que nunca ha perdido su sabor y aroma característicos.

El Queso Roncal fue el primero en recibir la Denominación de Origen de Quesos de España con el objetivo de potenciar, investigar y controlar su elaboración así como mejorar la calidad del producto.

6. Olite, la capital del Vino de Navarra

Una de las principales características que definen a la Denominación de Origen del Vino de Navarra es la gran diversidad de paisajes y climas que se dan en los más de 100 kilómetros que separan el norte de la zona, situada en las cercanías de Pamplona, del sur, enclavada en la ribera del Ebro. Y es que en Navarra se produce una situación excepcional, prácticamente única en la Península Ibérica: la confluencia de los climas atlántico, continental y mediterráneo. La cercanía del Cantábrico, la influencia de los Pirineos y la bonanza del valle del Ebro permiten esta variada climatología. Gracias a todas estas condiciones naturales y humanas, los vinos D.O. Navarra ofrecen un amplio abanico de posibilidades: desde los famosos vinos rosados hasta los jugosos tintos jóvenes; desde los deliciosos blancos de chardonnay hasta los grandes tintos de crianza y reserva, sin olvidar los seductores blancos dulces de moscatel. Vinos para todas las ocasiones y todos los gustos, adaptados a un consumidor que busca experimentar nuevas sensaciones o rememorar momentos agradables. Un universo del vino donde cada cual puede encontrar su propio estilo de vino.

Y como capital del vino por excelencia, nos encontramos con la ciudad de Olite, dominada por la esbelta y armoniosa vista de su castillo-palacio. Sede real durante la Edad Media, los gruesos muros y torres almenadas del palacio alojaron a reyes y princesas. Declarado monumento nacional en 1925, constituye el ejemplo más importante del gótico civil de Navarra y uno de los más notables de Europa. Un recorrido por las estrechas rúas de Olite permite pasear al abrigo de nobles caserones de piedra con escudos de armas y grandiosos aleros de madera; galerías medievales y espléndidas iglesias, además de descubrir el recinto amurallado romano. Pero la visita no será completa si no degustamos los vinos de las bodegas y cooperativas que abundan en la ciudad y alrededores. También podemos conocer más acerca del vino visitando el Centro de Exposición de la Viña y el Vino, situado en la plaza Teobaldos.

7. Arróniz: Aceite de Navarra

Producto Reyno Gourmet y oro líquido de la localidad de Arróniz. Un olivo crece desde hace años de una piedra de la ermita de la Virgen de Mendía. Según cuenta la leyenda, el árbol surgió de las lágrimas de la Virgen, otorgando a Arróniz su fuente de riqueza: las olivas. Este pueblo, que supera los 1.000 habitantes, se encuentra a 13 kilómetros de Estella-Lizarra y a medio camino entre Logroño y Pamplona. El aceite de Navarra tiene como base una variedad diferenciadora, la variedad de oliva Arróniz. El vínculo entre el origen geográfico y la calidad específica del producto es consecuencia directa de las condiciones en que se produce, destacando la latitud y las condiciones del área geográfica, con suelos calizos, clima seco y soleado y con fuertes oscilaciones térmicas entre el día y la noche en el periodo de maduración. La necesidad de recolectar pronto para evitar el periodo de heladas determina el bajo grado de madurez con que se recoge la aceituna.

Muy cerca nos encontraremos con un yacimiento arqueológico romano situado a 6,5 kilómetros al sur de Arellano y cuyo nombre, Aurelianum, daría pie al topónimo del municipio. El lugar es también conocido como Villa de las Musas por el hallazgo del espectacular mosaico romano de Las Musas. Esta obra de arte se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional, pero es posible admirar una minuciosa reproducción en su ubicación original. Su denominación se debe a la representación de las nueve diosas y de los maestros que lo protagonizan. Los restos arqueológicos encontrados indican que esta villa fue construida entre los siglos I y V d.C. y entre los hallazgos más curiosos se encuentra un catavinos de cerámica, icono del museo.
 



volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual