Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

El acusado de abusar de menores en fiestas de la Rochapea niega los hechos

  • Las menores se han ratificado en sus testimonios y en tres casos le han identificado como autor de los hechos que se le imputan

0
Actualizada 09/10/2015 a las 13:46
  • EFE. PAMPLONA
El acusado de abusar sexualmente de seis menores durante las fiestas de la Rochapea de 2014 ha asegurado que no ha tocado "a nadie en su vida" en una vista en la que las menores se han ratificado en sus testimonios y en tres casos le han identificado como autor de los hechos que se le imputan.

"Juro por Dios que no he tocado a nadie en mi vida, no es mi costumbre, ni mi manera de ser", ha afirmado Abderrazak S. en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Navarra, en el que la fiscalía ha pedido un total de 16 años y 6 meses de cárcel por sendos delitos de abuso sexual y la defensa la absolución.

En su alegato final ha reiterado su inocencia, ha manifestado que no tenía "ninguna de necesidad de tocar a nadie" porque en ese momento tenía novia y ha insistido en que es un "padre que quiere ser el mejor padre del mundo" y que quiere hacer el bien.

El acusado ha declarado que cuando sucedieron los hechos se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas, cuestión que no ha sido corroborada ni por las menores, ni por los agentes de la Policía Municipal que acudieron al lugar, tan solo uno de ellos ha dicho tener la impresión de que estaba bajo los efectos "de algo".

A esta cuestión se ha referido también un policía foral que se encontraba fuera de servicio ese día y que fue alertado por su hija de lo que estaba sucediendo, quien ha declarado que observó al acusado tocar el culo a tres menores distintas, al tiempo que ha sostenido que no le pareció que estuviera bajo los efectos del alcohol y las drogas.

El acusado ha insistido en que, pese a su declaración inicial dos días después de los hechos en la que dijo encontrarse "perfectamente" y no estar borracho, sí lo estaba y ha recalcado que mezcló mucha bebida con porros y marihuana, por lo que estaba "muy mal", a lo que ha añadido que alguien le dio un vaso y después de beber su contenido no recuerda "nada" hasta que el despertó un policía.

Los policías municipales que acudieron al lugar han relatado que le localizaron solo, de pie, junto a unos contenedores, así como que su descripción correspondía con la que habían aportado las menores que dieron el aviso e incluso una de ellas le reconoció como su agresor.

Las menores, cinco de las cuales han denunciado tocamientos y una sexta un intento de tocamientos, se encontraban, según los agentes, "muy nerviosas y asustadas", cuestión que ha sido corroborada por todas ellas, que tenían entonces entre 11 y 13 años, que han dicho que se quedaron en un caso "paralizada" y en otros "como pasmada" , "bastante mal", con "un pequeño trauma", "ofendida", "agobiada y asustada".

Todas ellas han asegurado los tocamientos de los que fueron objetos les parecieron intencionados y en tres casos han reconocido sin duda al acusado como el presunto autor, una ha dicho que no podría reconocerlo, otra que le sonaba, pero que no estaba segura y otra que no le sonaba.

El ministerio fiscal, que cree que hay seis casos acreditados aunque pudo haber más como se desprende de las llamadas que recibió la policía, ha considerado probado que se realizaron "tocamientos impúdicos", "de carácter sexual", y así "lo vivieron las menores", que se sintieron "molestas y ofendidas". Ha sostenido que "en absoluto queda acreditada la embriaguez o la ingesta de drogas".

La defensa ha solicitado la absolución al apreciar "numerosas contradicciones" en los relatos y al considerar que se creó un "clima de psicosis y nerviosismo entre las menores por pequeños empujones sin carácter libidinoso", que ha achacado al consumo de alcohol y drogas.

Ha añadido que "como mucho" se puede hablar de una "falta de vejaciones de carácter leve", "algo puntual, no mantenido en el tiempo", tras lo que ha subrayado que el acusado no cuenta con antecedentes y llevaba una vida "más o menos ordenada", aunque el día de los hechos sufría una "cierta depresión" por la pérdida del trabajo y la enfermedad de sus padres".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual