Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
RECONOCIMIENTO

​Una placa para los 33 empleados del Gobierno fusilados en la Guerra Civil

  • Está ubicada en la fachada principal del Palacio de Navarra, que ha acogido un acto de reconocimiento con presencia de Uxue Barkos y de familiares

Uxue Barkos, junto al hombre de los homenajeados.

​Una placa para los 33 empleados del Gobierno fusilados en la Guerra Civil

Uxue Barkos, junto al hombre de los homenajeados.

CEDIDA
23
Actualizada 03/10/2015 a las 13:56
  • DN.ES. PAMPLONA
Una placa colocada en la fachada principal del Palacio de Navarra, en la Avenida San Ignacio de Pamplona, recuerda desde este sábado a los 33 empleados de la entonces Diputación Foral que fueron asesinados en la Guerra Civil. Uxue Barkos ha presidido el acto de homenaje, al que han asistido, entre otros, más de 170 familiares de las personas represaliadas.

La placa recoge el nombre y apellidos de los empleados fusilados, con la siguiente leyenda, en castellano y euskera: "El Gobierno de Navarra en memoria y homenaje a los funcionarios y personal al servicio de la Diputación Foral que fueron asesinados en Navarra durante la guerra civil de 1936 por defender la legalidad republicana" - "Nafarroako Gobernuak Foru Diputazioaren zerbitzuko funtzionario eta langile hauen oroimenez eta ohorez Nafarroan hil baitzituzten 1936ko gerra zibilean errepublikaren legezkotasuna babesteagatik".

Su colocación tiene lugar aproximadamente dos años después de la aprobación de la Ley Foral de reconocimiento y reparación moral de las ciudadanas y ciudadanos navarros asesinados y víctimas de la represión a raíz del golpe militar de 1936, aprobada por el Parlamento de Navarra el 26 de noviembre de 2013, que establecía que el Gobierno de Navarra debía instalar este recordatorio en un lugar visible del Palacio. Se trata, además, del primer acto de reparación y reconocimiento realizado por el Ejecutivo a personas represaliadas a raíz del golpe de estado de 1936.

La presidenta Barkos ha destacado que se trataba de un homenaje que ha tratado "mucho, demasidado tiempo en llegar" por "falta de voluntad política". Un homenaje "muy esperado y anhelado" por unas familias de 33 personas a las que se les debía "verdad, justicia y reparación".

La presidenta ha mostrado el compromiso "inequívoco" de su Ejecutivo con las víctimas del franquismo en general y en particular con estas 33 personas "asesinadas por defender la legalidad republicana".

Al respecto, ha resaltado que el reconocimiento a las víctimas "es ante todo un deber ético" al que no se le puede dar la espalda. "Es una cuestión de dignidad humana y es además una deuda ineludible que debemos atender sin ambages", ha añadido.

Al acto organizado han acudido familiares de 19 personas. Se trata de Basilio Aedo Urra; Esteban Amézqueta Blanco; Francisco Arbeloa Sada; Martín Artola Morrás; Pedro Belloso García; Calixto Ezker Mayo; Benito García Calvo; Fermín Irigoyen López; Isidoro Latienda Asiáin; Adrián Luquin Eraso; Félix Luri Amigot; Esteban Monasterio Carcar; Rodolfo Muerza Saraldi; Francisco Mula Castro; Ramón Ramos García; José Roa García; Lucio Sainz Ursua; Ignacio San Pedro Chocolonea; y Gil Valerio Sainz.

El resto de empleados fusilados son: Manuel Alfaro Alayeto; Felipe García; Victorino García Enciso; Sotero García Lazaro; Félix García Resano; Ramón Húder Ansa; Eusebio Ijurra Astráin; José Manuel Landa Elorza; Francisco Lizarza Martínez de Morentin; Luis Pablo Martínez Ibáñez; Francisco Pascual Maeztu; Áureo Remírez Ibarrola; Mariano Ríos Pérez; y Aniceto Soto Pérez.

Entre las víctimas figuran empleados de todo tipo, aunque predominaban los camineros (quince). También hubo varios motoristas y maquinistas y trabajadores que realizaban su labor en el hospital (carpintero, albañil, panadero, sacristán). Finalmente, entre los trabajadores asesinados se incluye también un inspector, un recaudador de arbitrios, un interventor y un practicante. Proceden de una veintena de localidades, la mayor parte de Pamplona.

La presidenta navarra ha agradecido a las asociaciones relacionadas con la memoria histórica, ayuntamientos de las localidades natales de las víctimas, así como con el Fondo Documental de la Memoria Histórica de la Universidad Pública de Navarra, autor de la lista de los empleados fusilados, por la ayuda a la hora de recabar datos de las víctimas. En varios casos las investigaciones no han dado resultado porque la familia del trabajador fusilado emigró de Navarra.

La presidenta navarra ha manifestado asimismo la esperanza de que el acto reconforte a familiares y ha destacado que con el homenaje se hace "oficial" el proceso de recuperación de la memoria histórica.

CILINDRO MECÁNICO

El acto ha consistido en un homenaje en el patio central del Palacio de Navarra, presidido por la Presidenta. Ha contado con la presencia de la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont Aristu, y de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo Hualde. También ha acudido parlamentarios y parlamentarias; alcaldes de los pueblos de los que eran naturales los homenajeados; representantes sindicales; miembros de asociaciones de familiares de fusilados y desaparecidos en la Guerra Civil; e investigadores de la Universidad Pública de Navarra.

El reconocimiento ha comenzado con la lectura, mientras se interpretaba el zortziko 'No te olvido' de Pablo Sarasate, de los nombres y apellidos de los 33 asesinados, nombres que figuraban también en el foro del estrado, bajo el escudo de Navarra y la leyenda "Omenaldia – Homenaje". En el mismo estrado, sobre una mesa, estaban colocados 33 cilindros metálicos, cada uno de ellos con el nombre de un homenajeado.

En representación de los familiares, ha tomado la palabra Ricardo Mula, hijo de don Francisco Mula Castro, celador de camineros, natural de Mazarrón (Murcia) y vecino de Oronoz-Mugairi, afiliado a Izquierda Republicana y cuyo cuerpo busca en las cercanías de Lantz. Ha mostrado su agradecimiento por haberse "hecho realidad" lo que han buscado durante décadas, un acto, ha añadido, que "rescata del olvido a quienes pacedieron persecución, violencia y asesinato". Ha tenido palabras para su madre, que huyó a Barcelona con tres hijos. "Mis hijos y nietos nunca olvidarán quién fue Francisco Mula", ha concluido.

También ha tomado Jokin de Carlos, miembro de la Asociación de Familiares de Fusilados, quien ha agradecido al Gobierno de Navarra la realización de un acto que cierra el "círculo".

Acto seguido ha tomado la palabra la Presidenta Barkos, que se ha trasladado al exterior del Palacio para descubrir la placa. Tras una entrega foral y una vez concluido el acto, los familiares han recibido como recuerdo la pieza metálica con el nombre del homenajeado.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual