Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

Diez años de prisión para el autor de la muerte de un vecino de Fustiñana

  • Se ha alcanzado un acuerdo entre las acusaciones y las defensas y el jurado no ha llegado a constituirse

3
Actualizada 14/09/2015 a las 20:42
  • EUROPA PRESS. PAMPLONA.
El juicio con jurado popular que este lunes iba a comenzar contra cinco acusados de golpear "brutalmente" a un vecino de Fustiñana, Jesús P.I., quien, sujeto de pies y manos, recibió por todas las partes de su cuerpo 82 golpes que le ocasionaron la muerte en septiembre de 2012, ha concluido con un acuerdo entre las acusaciones y las defensas. Por este motivo, el jurado no ha llegado a constituirse.

El principal encausado por el crimen, F.J.P.R., ha sido condenado por el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra a 10 años de prisión como autor de un delito de homicidio.

En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Fiscal solicitaba 21 años de prisión para cada uno de los cinco procesados por un delito de asesinato con la concurrencia de la circunstancia agravante de ensañamiento. La acusación particular, ejercida por la madre y la hermana de la víctima, reclamaban 25 años de prisión.

Los otros cuatro procesados también se han conformado con penas sensiblemente inferiores. Así, la encausada M.R.C.S. ha sido condenada a 7 años de prisión por un delito de homicidio en concepto de cómplice, mientras que los otros tres inculpados han sido condenados por sendos delitos de encubrimiento: Javier L.V. e Iván P.A. a 2 años de prisión y Paulo José P.R. a 2 años y 6 meses.

En concepto de responsabilidad civil, F.J.P.R. y M.R.C.S. deberán indemnizar a la madre y la hermana del fallecido con 120.000 euros. El fallo es firme.

En el escrito de conclusiones asumido por los procesados, el Ministerio Público relata que la madrugada del 21 de septiembre de 2012, los acusados F.J.P.R. y M.R.C.S. recogieron a Jesús P.I. -a quien conocían por haber realizado diversos trabajos juntos- en su domicilio de Fustiñana. Según el fiscal, ambos inculpados tenían problemas con él, debido a que sospechaban que les "había sustraído distintos objetos de su propiedad".

De allí, le trasladaron a una finca en Cascante -en el paraje conocido como 'Calchetas'-, propiedad de la exmujer de F.J.P.R., pero que ambos utilizaban habitualmente, con la "finalidad de recuperar por cualquier medio los efectos que les faltaban".

Para llegar al domicilio de Jesús P.I., convencieron al acusado J.L. para que condujera el vehículo, recogiera a la víctima y le acompañara a la finca con el pretexto de adquirir sustancias estupefacientes. Mientras, F.J.P.R y M.R.C.S. permanecían en el interior del vehículo, ocultos de la visión de Jesús P.I.. Por su parte, J.L., según el Ministerio Público, desconocía las verdaderas intenciones de los otros dos acusados.

Una vez en la finca, ambos pusieron en ejecución el plan previamente concertado. De manera violenta y agresiva, le requirieron los efectos sustraídos. Así, mientras estaba sentado en un sillón, F.J.P.R. le propinó diversos golpes con distintos objetos por todo el cuerpo, una agresión que continuó cuando la víctima cayó al suelo.

Recibió hasta un total de 82 golpes, si bien ninguno de ellos fue por sí mortal. Jesús P.I. falleció a consecuencia de un shock hipovolémico que provocó un fallo multiorgánico. Posteriormente, los dos principales acusados trasladaron el cadáver hasta las inmediaciones del aparcamiento del Hospital Reina Sofía de Tudela, donde lo abandonaron.

Mientras llevaban el cuerpo, los otros tres encausados, que eran conscientes de la muerte de Jesús P., limpiaron toda la estancia de la finca en la que se produjo la paliza. Asimismo, según relata el fiscal, colaboraron en la desaparición de los objetos que pudieran incriminar a los acusados de la muerte. A tal efecto, trasladaron el sillón a un paraje alejado para impedir que fuera localizado y después quemaron en una hoguera los instrumentos utilizados en la agresión.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual