Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CRÓNICA

​Los festejos taurinos tiñen de negro la crónica de sucesos cada verano

  • Son ya nueve las personas que han perdido la vida durante 2015 en encierros y otras actividades similares

4
18/08/2015 a las 06:00
  • efe. madrid
Cada verano los encierros y otros festejos taurinos que muchas localidades españolas celebran durante sus fiestas patronales dan lugar a una luctuosa crónica de sucesos que crece paralela a las celebraciones y que este año está adquiriendo especial dramatismo.

Son ya nueve las personas que han perdido la vida durante 2015 en encierros y otras actividades similares y, si echamos la vista a los últimos quince años, se contabilizan alrededor de setenta, tres mujeres y el resto hombres.

2015 disputa a 2009, cuando murieron diez personas, el primer puesto en la lista de mayor número de muertos en estos festejos, pero la tragedia se repite puntual cada año. En 2012 fallecieron ocho personas; en 2010 y 2011, siete; en 2007, cinco.

El pasado año, con un "sólo" fallecimiento, registró el menor número de los últimos quince, en una lista que completan los dos muertos en 2000, 2002, 205 y 2006, los tres de 2001, 2003, 2004, 2008 y los cuatro de 2014.

Los Sanfermines, los encierros emblemáticos por excelencia que reúnen a miles de personas en Pamplona todos los meses de julio, muchas venidas de fuera del país, cuentan quince muertos desde 1922, cuando fue inaugurada la nueva plaza de toros.

A las víctimas mortales que suman cada año los festejos taurinos hay que sumar la lista de heridos por cornadas o golpeados durante la carrera. Sólo en los encierros pamplonicas, este verano fueron atendidas en los hospitales 27 personas por contusiones y diez por asta de toro.

Un cifra acorde con el número de participantes que reúnen los Sanfermines. En 2014 corrieron los encierros más de 17.000 personas, de acuerdo con los datos del Ayuntamiento pamplonés, un 56% de ellos extranjeros.

La masificación, la inexperiencia, el alcohol o la falta de sueño suelen apuntarse como condiciones que aumentan las posibilidades de que se produzcan cogidas, caídas y contusiones, pero el comportamiento de los toros también resulta en ocasiones determinante.

Los datos del Ayuntamiento de Pamplona revelan que la experiencia que se supone a los corredores locales tampoco garantiza correr delante de los toros sin sobresaltos: en 2014, doce de los cuarenta y tres heridos eran naturales de Navarra y el encierro con más incidentes fue el que registró menos participantes.
No hay una normativa unificada para todos los festejos taurinos a nivel estatal y son las comunidades autónomas las que se encargan de su regulación.

En lo que va de año se han producido ya nueve muertes en este tipo de festejos. La primera llegó el 24 de junio, cuando un hombre de 43 años, vecino de Moraleja (Cáceres), falleció tras recibir varias cornadas durante la lidia tradicional del toro de San Juan en el marco los Sanjuanes de Coria.

Al día siguiente corría la misma suerte un vecino de L'Ampolla (Tarragona) que había resultado herido el 22 de junio durante la celebración de un toro embolado durante la fiesta mayor de Sant Joan del municipio.

El 5 de julio un hombre de 54 años perdió la vida al recibir una cornada en los festejos taurinos de las fiestas de Sant Pere que se celebran en el barrio del Grau, en Castellón.

El 14 de julio un turista francés de 44 años perdió la vida tras ser corneado por un toro durante los espectáculos taurinos en Pedreguer (Alicante).

El 9 de agosto falleció otro hombre, de 32 años, tras ser corneado en el cuello en un encierro en Villaseca de la Sagra (Toledo). La víctima grababa con su teléfono móvil y no se percató de que el animal se acercaba.

El 14 de agosto perdieron la vida dos hombres, uno de 32 años en la localidad de Museros (Valencia) al ser corneado por un toro durante los festejos del "bou al carrer" (versión de los encierros taurinos) y otro de 55 años que fue corneado el día anterior en un encierro en Blanca (Murcia).

El 15 de agosto murió en Peñafiel (Valladolid) otro hombre, de 36 años, José Alberto Peñas López, concejal del pueblo vallisoletano de Traspinedo, cuando participaba en un encierro.

Al día siguiente murió en Lerín un joven de Calahorra tras ser corneado durante una suelta de vaquillas en las fiestas patronales de la localidad.
 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual