Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

El vendaval del cambio

0
25/05/2015 a las 06:00
  • Miguel Ángel Riezu
El mapa político de Navarra dió ayer un giro completo hacia un escenario desconocido y lleno de interrogantes. El “bloque del cambio”, un heterogéneo conjunto de fuerzas nacionalistas y de izquierdas, obtuvo en conjunto 26 escaños de un total de 50. Una situación que abre la puerta a un brusco cambio de Gobierno como todos ellos se encargaron de enfatizar ayer mismo. La alta participación electoral cristalizó en un resultado que fue mucho más allá del previsto en las encuestas con un vuelco de bloques mayor de lo esperado. Ha primado la aventura incierta.

Es cierto que UPN sigue siendo el partido más votado en Navarra y con amplia diferencia respecto al segundo, Geroa Bai. Pero su importante caída de votos y escaños (de 19 a 15) le deja muy lejos de poder pelear para revalidar el Gobierno. Sobre todo, porque además se queda sin aliados con los que intentarlo, salvo el PP y sus dos escaños.

Ciudadanos iba a ser otra estrella emergente dentro del “bloque constitucionalista”, según las previsión de las encuestas. Y, sin embargo, se ha disuelto casi como un azucarillo en el último momento. Los errores de sus líderes, en especial el cabeza de lista de Navarra, pueden haber originado este cambio que si a alguién parece haber beneficiado en transferencia de escaños es al PSN. También tiene que ver en este fiasco la aritmética del método electoral que da dos escaños a I-E y cero a Ciudadanos cuando apenas se llevan 2.500 votos de distancia. La diferencia es que el segundo roza el listón mínimo del 3%, pero no lo alcanza.

En el “bloque del cambio”, el liderazgo interno está mucho más repartido puesto que las principales fuerzas se llevan muy pocos miles de votos de diferencia. Pero es Geroa Bai quien saca una cabeza frente a la izquierda abertzale de Bildu y frente a Podemos, sus más inmediatos competidores.

Es por ello que Geroa Bai y Uxue Barkos tienen en estos momentos todos los boletos para ponerse a fraguar una nueva mayoría para llegar al Gobierno en Navarra. Su estrategia de campaña ha resultado muy efectiva. Limpia, aséptica, apelando sólo al “cambio” como concepto emocional y sin bajar a la arena de los temas polémicos ni concretar en casi nada para evitar perder votos. Sin cometer errores e intentando no asustar. Sólo así se explica la inmensa paradoja de que una fuerza aupada por el PNV, partido que jamás ha tenido apoyo electoral en Navarra, esté en disposición liderar un cambio de Gobierno.

Queda por conocer la ubicación final del PSN que ha resistido mejor de lo anunciado en estos comicios y se queda con 7 escaños. María Chivite se ha cansado de señalar que su opción favorita es con Geroa Bai y con I-E, aunque necesitaría también a Podemos.

Pasada la euforia, llega otra fase muy complicada. La de construir una alternativa de Gobierno creible y que pueda ser minimamente coherente. Una cosa es estar todos de acuerdo en desalojar a UPN del poder y otra cosa bien distinta ponerse de acuerdo para construir. No hay más que ver los primeros mensajes revanchistas de Bildu de ayer para darse cuenta de lo que viene.



Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual