Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
DESD'EL GALLO DE SAN CERNIN

Navarra SOS

0
22/05/2015 a las 06:00
  • OLLARRA
Navarra está viviendo unos momentos peligrosos y emocionantes. No es la primera vez; durante 14 siglos se ha visto en circunstancias muy graves. Los moros llegaron a Pamplona y enterraron sus muertos en la Plaza del Castillo. Durante la Edad Media se mantuvo en equilibrio gracias a sus diplomáticos y a las bodas de sus guapas infantas que reinaron en distintas monarquías españolas y pasaron los Pirineos y el Mediterraneo.

El Duque de Alba la conquistó por orden del Carlos V. El Reino se dividió entre francófilos e hispanófilos y en los pactos con Castilla salvó sus Cortes con un Virrey como el de las colonias de América. Y así funcionó hasta 1839 donde tuvo que volver a pactar perdida una guerra carlista que no hizo, renunciando a muchas de sus instituciones. El pacto teóricamente sigue vivo.

Hoy la situación, aunque en paz, es muy grave. Nos jugamos todo un pasado cargado de glorias y fracasos; y puede ser definitivo. Se nos presenta un menú de ocho platos, algunos con veneno. En anteriores elecciones había fundamentalmente dos partidos y el tercero minoritario. Hoy no sabemos qué va a pasar. Se estrenan dos nuevos: Podemos y Ciudadanos. El primero coincide con Bildu y hay presos de Eta que le apoyarán porque comparten sus doctrinas y extremismos.

El PSN está cayendo de elección en elección. Su secretario general Pedro Sánchez ha prohibido los convenios con Bildu pero aquí se han entendido muchas veces en temas importantes en el Parlamento. Dudamos, a pesar de su navarrismo, de sus futuras alianzas. En las últimas elecciones se inclinaron abiertamente por los nacionalistas y fue Zapatero el que les cambió el rumbo. ¿Qué pueden hacer después del domingo?

Muchos confiábamos en Ciudadanos pero como navarro yo no puedo votarles. Albert Rivera ha dicho claramente que Navarra y el País Vasco debían de perder sus “privilegios”. Su desconocimiento de la Historia de España y más todavía de Navarra y del País Vasco es decepcionante. Nada tenemos que ver los primeros con los segundos. Navarra tiene la historia esbozada arriba y además ha sido quien ha contenido, por lo menos hasta hace cuatro años, la entrada de los descendientes de Sabino.

En estas elecciones no me importa demasiado, porque es difícil tener fe en las ofertas edénicas que hacen los partidos que van desde la bajada de impuestos a un rápido e imposible paro del paro. Lo que me afecta personal y públicamente es la pérdida de la personalidad navarra.

El PNV, ahora con manto de Geroa Bai, declaró públicamente que su fin es integrarnos en Euskalherria. Luego su candidata ha dulcificado sus palabras diciendo que no utilizará la transitoria cuarta. No es tonta. Ni yo, ni tampoco Carlos Salvador. Sería muy difícil que ganase el referéndum porque todo navarro en el fondo tiene su orgullo local. La técnica de euzkadizarnos será más refinada entrando en las instituciones y ayuntamientos poco a poco, sin prisa, porque juega con el tiempo, pero sin pausa. El arma que utilizarán es el “batúa” llevándolo hasta más allá del Ebro. No encuentro entre los partidos que conozco –excepto UPN y PP- que garanticen la continuidad de Navarra. Si hay otros, que se apunten. Por lo menos que nos la dejen como está.

Navarra ha sido y es española por la geografía y la historia. Nuestro Fuero General justifica a los reyes propios como descendientes de los de España. En el siglo XIII se describía en un documento roncalés los lindes de una misma finca situada en Hispania y en las Galias. Y hoy nuestras cadenas ocupan un cuartel del escudo español.
Qué haya suerte… y navarrería.



Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual