Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
EDITORIAL

La obligación de votar y la necesidad de pactar

  • La fragmentación del escenario político trae la necesidad de pactos postelectorales, pero en Navarra la suma de partidos para desbancar al grupo mayoritario oculta un ataque al régimen foral

0
Actualizada 18/05/2015 a las 08:00
  • Dn. Pamplona
El descontento social acumulado en la última legislatura a todos los niveles confiere a las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo una importancia capital. Sondeos como el de CÍES para Diario de Navarra y otros realizados en el ámbito nacional y en las diferentes autonomías coinciden en la difícil articulación de mayorías absolutas y la fragmentación de las cámaras legislativas. La aparición de formaciones tan nuevas como desconocidas sirve para estimular la languideciente vida parlamentaria, pero al mismo tiempo es motivo de inquietud. Si la renovación del sistema democrático se reduce a un incremento de siglas y no proporciona un cambio de ideas y de hábitos, la frustración está asegurada. El proceso de investidura de Andalucía sugiere que el cacareado cambio se torna de nuevo en el cambio de cromos fruto del tactismo y de las estrategias partidistas. El interés por los ciudadanos pasó a un segundo plano en las propuestas y movimientos encaminados a ocupar cargos y roles de influencia. Navarra, si se mira en el espejo andaluz, tiene grandes motivos de preocupación. La lucha por desbancar del gobierno a UPN tiene que ver mucho más con eliminar al principal escollo del nacionalismo y del independentismo que con la más que saludable alternancia en el poder. La segura presencia de grupos camaleónicos como Podemos o Ciudadanos, sin fundamentos ideológicos claros, no ayuda para nada a despejar la incertidumbre, excepto por la querencia de los primeros hacia el nacionalismo y de los segundos a erosionar el régimen foral. Cabe pensar que una suma inconexa de siglas para impedir que gobierne la lista más votada -reflejo de la voluntad mayoritaria del pueblo navarro- podría acabar en un conglomerado de constitucionalistas e independentistas, de derechas y de izquierdas, cuyas consecuencias para la gobernabilidad y la estabilidad autonómica serían catastróficas. De la misma forma que el voto es un derecho, en estos momentos es una obligación para quienes defienden y desean que Navarra siga siendo una comunidad próspera y diferenciada del resto. Luego ya será tarde.



Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual