Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

Navarra y el mito de la insolidaridad

  • Explicar la singularidad de Navarra en el gallinero político nacional es un trabajo muy complicado
  • Navarra aporta en función de su riqueza en vez de su población, lo que hace que pague más por su mayor renta

Navarra y el mito de la insolidaridad

Navarra y el mito de la insolidaridad

Navarra y el mito de la insolidaridad .

DN
14
11/05/2015 a las 06:00
  • M.A. RIEZU. PAMPLONA
El debate genera mucho ruido, pero apenas tiene literatura más allá de los titulares. La frase siempre es la misma: el Convenio Económico es un privilegio que permite pagar menos a Navarra. La sostienen como un mantra fuerzas políticas como UPyD y a la que se ha sumado ahora Ciudadanos. Una afirmación que cae muy bien en el resto de España, donde explicar las singularidades de Navarra es complicado en el gallinero en que se ha convertido la política nacional. Por tanto, una postura que permite sumar votos y que cuesta mucho desarmar porque encaja bien con el imaginario popular. Sin embargo, el Convenio Económico es sólo un instrumento para fijar y recaudar impuestos, pero que, en sí mismo, no tiene nada que ver con pagar más o menos.

Se trata de un instrumento de autogobierno fiscal de Navarra que hunde sus raíces en la historia (esta figura arranca de la ley Paccionada de 1841) y forma parte nuclear de sus Fueros o derecho propio.

En España sólo existe un texto jurídico parecido, que no igual, en el caso de las Haciendas vascas (Guipúzcoa, Vizcaya y Álava) y el Concierto Económico. Ambas leyes, la de Navarra y la del País Vasco, son objeto de fuertes críticas en el resto del país.

CONVENIO Y APORTACIÓN

El sistema de Convenio Económico señala que es la Hacienda foral la que recauda los impuestos en Navarra y luego paga al Estado una “aportación” para costear las competencias no asumidas (Defensa, Interior, Asuntos Exteriores, las Cortes, y un largo etc…). Con el resto, la comunidad foral financia su actividad: desde Salud y Educación a las carreteras o los ayuntamientos.

Este año 2015 Navarra prevé recaudar unos 3.300 millones por impuestos y, de esta cantidad, la aportación al Estado rondará los 520 millones de euros. La aportación supone así el 2,8% del PIB de Navarra.

Dicho de otra forma y según los años, entre un 15 y un 20% de todos los ingresos propios de Navarra van a parar al Gobierno de la Nación. Supone la nada despreciable cantidad de 830 euros por cada uno de los navarros. Es cierto, en cualquier caso, que el método de cálculo de la aportación y de las cifras del Convenio en general es complejo y muy poco transparente para las exigencias de la política moderna.

EL CASO DEL IVA DE VW

Este sistema singular de Convenio estaba detrás del conflicto fiscal que ha marcado la legislatura y que acaba de cerrarse con un buen acuerdo, fruto del entendimiento entre los gobiernos de Navarra y el de España. La Agencia Tributaria del Estado consideró incorrecta la tributación del IVA de VW a través de una sociedad en Barcelona porque hacía que el pago del IVA se hiciera en Navarra y la devolución desde el Estado. El conflicto, millonario, incluía que el Estado solicitaba el pago de cantidades atrasadas por más de 800 millones.

Se pactó un cambio de las fórmulas concretas para hacer que funcionara una regla básica del sistema del Convenio. El principio es que la recaudación real tiene que ser equivalente al consumo de Navarra, que es lo que se grava en el IVA. Ni más ni menos. Si Navarra recauda más de lo que le corresponde por este impuesto, debe devolver estas cantidades al Estado. En el caso contrario, debe ser el Estado el que nos compense. Por ejemplo, Navarra devuelve lo recaudado de más en Hidrocarburos de forma habitual. Por ello, para la Hacienda de Navarra debiera dar igual donde paga el IVA la factoría de VW u otras empresas, porque el efecto se compensa con el año. Ese es el mecanismo que se ha activado ahora. No tiene que ver con privilegios, sino con el sentido común.

¿QUÉ LE FALTA AL CONVENIO?

¿Quiere esto decir que el actual Convenio es perfecto? En absoluto. Si algo se ha aprendido en Navarra en estos años es que el Convenio Económico necesita una reforma profunda que habrá que abordar en esta legislatura. Hoy es un traje que está lleno de costuras. Una reforma que lo haga más sencillo y más transparente, acorde con los tiempos. Y, por supuesto, que resuelva dudas y ajuste las cifras en un mundo (el del derecho fiscal y tributario) donde no existe sólo el blanco y negro. Seguro que habrá que discutir sobre las cifras concretas. Pero el Convenio es siempre fruto de un pacto o acuerdo entre los gobiernos de Navarra y el del conjunto de España, que se plasma en una ley de obligado cumplimiento para todos. Para todos.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual