Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
opiniÓn

Podemos, pero menos

0
Actualizada 07/05/2015 a las 12:45
  • Manuel Pulido Quecedo
¿Se desmorona Podemos? o ¿es sólo una crisis pasajera? La lucha fratricida por el poder entre Pablo Manuel Iglesias y Monedero, los politólogos de Somosaguas, ha sumido en la perplejidad a los interesados por el fenómeno Podemos, que ve amenazado su proyecto antes de tocar poder. Y, en vísperas de las elecciones del 24 Mayo, verdadero test para Podemos y para C´S. Y para los demás contendientes en liza, a modo de los cuatro jinetes del apocalipsis.

¿Qué ha pasado para que Monedero haya dejado Podemos? La versión oficial es que Monedero como buen teórico (Prof. Titular interino) no sabe adaptarse a la realpolitik. Se ha dejado llevar –dicen- por la ideología frente a la coyuntura, que exige una readaptación del proyecto Podemos de la mano de Errejón, más pragmático y sin mochila venezolana (los dineros de Chaves injustificados e injustificables).

La democracia-espectáculo en la que vivimos prima la imagen sobre las ideas. Solo así se explica que un grupo de jóvenes (y no tan jóvenes, pues en Podemos hay mucho aprovechado) hayan sabido aglutinar el Voto protesta. El partido de la Gran Protesta con técnicas y eslóganes traídos de otros partidos protesta, pero que han sabido capitalizar el bajón de los partidos tradicionales y preponderantes en Europa (PP y PSOE), que no han tenido reflejos para adaptarse a los nuevos tiempos.

Con todo, la democracia y la transparencia con sus virtudes y defectos suele poner con el tiempo a cada uno en su sitio. El déficit de nuestro actual sistema político-electoral es que si el electorado se equivoca, y puede equivocarse, no hay vuelta atrás para un periodo temporal importante. Por esa razón, la democracia estadounidense, creada por las gentes de la Ilustración americana (Jefferson, Hamilton etc) idearon figuras como la del recall, esto es la revocación de mandatos, al menos en algunos Estados para así amortiguar el efecto de los incautos que pueden idealizar como el flautista de Hamelin a los descubridores de mediterráneos ya descubiertos. La de los pescadores u oportunistas, que siempre pescan en aguas revueltas.

Las aguas políticas vienen, sin embargo, muy turbias por la falta del impulso reformista de nuestro régimen político que no ha sabido crear un sistema de checks and balances, de frenos y contrapesos, capaces de evitar la gran corrupción en el seno de los partidos. Pasó con F. González, con Zapatero y está pasando con Rajoy. Quien tiene el poder en nuestro sistema, lo ostenta en plenitud de potestades, y ya se sabe que el poder absoluto, aun en tiempos democráticos, corrompe absolutamente.

Los chicos de Podemos se han destapado antes de tiempo. Les falta olfato de poder. E incurren en las prácticas que critican. Gobernar no es fácil, sobre todo en tiempos revueltos. Ni con coleta ni con gomina es solo posible gobernar. Es necesario articular un mensaje y sobre todo aglutinar un equipo de hombres y mujeres capaces de llevarlo a la práctica, bajo el liderazgo de alguien que sepa liderar, esto es, con carisma, con proyecto y reclutando adhesiones, derivado de su capacidad de ilusionar y de infundir confianza.

¡Qué pasará dentro de unas semanas, parece ser una incógnita! Sin embargo, se percibe que los partidos tradicionales sufrirán un correctivo, mayor o menor, es lo que está por ver. ¡Pero no todo va ser Jauja para los emergentes!, a la vista de sus problemas internos y contradicciones. Votar es decidir responsablemente, para echar a quien no lo merezca. Pero también para saber hacer un cambio tranquilo.

Manuel Pulido Quecedo es doctor en Derecho Constitucional.



Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual