Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
el rincón

Una incertidumbre reñida con el empleo

  • El panorama político está lleno de combinaciones inéditas pero posibles. Y algunas son como para echarse a temblar

0
05/05/2015 a las 06:00
  • Miguel Ángel Riezu
Las elecciones forales y municipales del 24 de mayo están ya a la vuelta de la esquina. Y el barómetro realizado por CIES para Diario de Navarra dibuja, a un mes vista, un cuadro en el que destacan tres brochazos: la fragmentación más absoluta del Parlamento (con presencia de hasta ocho fuerzas diferentes); la ausencia total de mayorías claras; y la necesidad de pactos que incluyan a cuatro o hasta cinco grupos políticos para hacer posible un gobierno. Es decir, fragilidad extrema e incertidumbre máxima. Esa es la realidad de pasado mañana retratada con las previsiones que manejamos hoy.

En Navarra es posible que sea UPN quien vuelva a liderar el Ejecutivo. Eso sí, para ello necesitaría el concurso del PP y Ciudadanos y el respaldo expreso del PSN. Pero también es posible que eclosione una alternativa cuyo liderazgo se disputan hoy Geroa Bai (que va en cabeza), Podemos y hasta Bildu, pero que exige la suma de los votos de estas tres fuerzas y donde basta una abstención permisiva del PSN para terminar de abrirles las puertas del Palacio de Navarra. O es factible que sea una Geroa Bai en alza quien lidere los votos de PSN y Podemos, en este caso con el apoyo tácito de Bildu desde fuera para desplazar a los regionalistas del poder. O, incluso, cabe la opción de un bloqueo que imposibilite elegir presidente de Gobierno y exija repetir elecciones en el otoño. Todas son combinaciones inéditas. Y algunas, para echarse a temblar. Pero todas son posibles. La política navarra va a poder girar alrededor de tantas variables que se va a parecer al Cubo de Rubik dentro de muy poco.

Esta realidad va a ser el resultado de la legítima apuesta de los ciudadanos a la hora de votar. Faltaría más. Pero si la incertidumbre es un elemento básico con el que enfrentar la vida, hay que ser consciente de que se lleva muy mal con el mundo económico. Si hay un valor que los empresarios exijan a los poderes públicos es el de la estabilidad. Es decir, que las decisiones sean previsibles. Que no haya sorpresas o giros de rumbo inesperados. Por eso, en estos momentos de clara mejoría económica, el mayor riesgo en España es el “político”, el peligro de que la incertidumbre afecte a la recuperación.

Y no porque todo cambio produzca miedo, no. Sino porque algunos dan sobradas razones para ello. Ahí está el revisionismo extremo de Podemos, que nace de una radical desconfianza a todo lo que se ha hecho estos años, incluido todo lo bueno, y que amenaza con la parálisis de la administración. Como si la eficaz Cámara de Comptos no hubiera hecho su trabajo a la hora de auditar la administración. O las huelgas kamikaze que plantea en VW-Navarra un diminuto sindicato (CGT, cuyo ex-líder es hoy un alto dirigente de Podemos Navarra) para obstaculizar la producción mientras en Alemania se discuten inversiones millonarias para el futuro Polo en Pamplona. Por no hablar de la intimidante iniciativa de Bildu de declarar persona non grata en Orkoien, por las bravas, al directivo de una multinacional. ¿Cree alguien que todo esto favorece el empleo? ¿No es, por contra, la mejor manera de ahuyentarlo? O, cambiando de tercio, la propuesta, también de Bildu, de multar en el País Vasco con 6.000 euros a las grandes empresas que no atiendan en euskera y retirar del mercado los productos que no estén etiquetados en euskera también. ¿Desde cuando la imposición, pura y dura, de la lengua ayuda a generar un clima propicio para la inversión y el empleo?



Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual