Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
el análisis

La batalla por el segundo puesto

Todos dan por hecho que UPN va a ser el partido más votado en las elecciones forales del 24-M. Lo que nadie sabe es cuál será la fuerza política que encabezará el pelotón que le sigue a distancia considerable. Un puñado de votos hacia unos y otros puede decantar el éxito o fracaso de PSN, Geroa Bai, EH Bildu y Podemos.

0
05/05/2015 a las 06:00
  • luis sanz
Para EH Bildu, Podemos, Geroa Bai e incluso PSN, quedar segundo en la carrera electoral el próximo 24 de mayo sería un gran triunfo, dando por sentado que la opción más votada por los navarros volverá a ser UPN. Una vez pasado el sunami que auguraba el navarrómetro hace sólo unos meses, con Podemos arrasando en la intención de voto (18 escaños) y UPN cayendo hasta el tercer lugar del escalafón parlamentario (8), las aguas van volviendo a su cauce y las últimas encuestas, entre ellas la realizada por CÍES para este periódico, indican que los capitaneados por Javier Esparza seguirán ocupando el primer puesto, y que las dos coaliciones nacionalistas, EH Bildu y Geroa Bai, junto a Podemos y quizás también el PSN, van a mantener una lucha sin cuartel por ser los segundos más votados. Tras la publicación del barómetro de CÍES, en el que se daba a la formación liderada por Barkos como segunda fuerza (9 escaños), el candidato de EH Bildu, Adolfo Araiz, se comprometió públicamente “a que entre las fuerzas políticas que apoyemos el cambio respetemos el liderazgo de la más votada”, sabiendo que ellos, Podemos y Geroa Bai están en un pañuelo y cualquier pequeña variación de votos puede colocarles en ese lugar de privilegio, el primero de los segundos.

Pero no les va a resultar nada fácil ese “cambio” tan ansiado, porque cada uno de ellos hace las cuentas con actores diferentes. Y sumar 26 escaños no es tarea fácil. EH Bildu no quiere como socios del “cambio” a los socialistas de Chivite (menos todavía a UPN, PP y Ciudadanos), así que su propuesta va dirigida a Podemos, Geroa Bai e Izquierda-Ezkerra. Laura Pérez (Podemos) quiere un “cambio” sin contar con los partidos del “régimen”, concepto en el que meten a UPN, PSN y PP, aunque en este partido todo puede pasar de aquí hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno. Y Geroa Bai preferiría no tener que contar con el nacionalismo radical, para conformar una alternativa dulcificada con el PSN e I-E, sabiendo que la suma sería escasa, pero colocando a EH Bildu y a Podemos en la disyuntiva de “o nosotros o UPN”.

Y por último se encuentra el PSN, que va camino de convertirse en partido bisagra, quizás decisivo a la hora de configurar el próximo Ejecutivo foral. Si como avanza el sondeo de CÍES, los socialistas caen hasta la quinta posición de la parrilla electoral, difícilmente van a poder liderar nada, pero menos todavía dar la presidencia del Gobierno de Navarra a una formación nacionalista. Ya sea con su voto afirmativo o con su abstención. Porque estaría firmando el acta de defunción del PSN, porque al sindicato hermano UGT no le haría mucha ilusión y, fundamentalmente, porque primarán los intereses de Pedro Sánchez o de Susana Díaz por encima de todo.

Estrategias de campaña

En esta carrera por captar el voto de los navarros, algunas formaciones políticas están comenzando a zigzaguear en cuestiones que creíamos que estaban más que asentadas entre sus principios programáticos. Quizás el hecho de que la encuesta preelectoral publicada por Diario de Navarra mostrara que sólo el 20% de los ciudadanos de esta comunidad apuestan por integrarse en Euskadi, ha cambiado de repente el discurso de los líderes de Geroa Bai, de Podemos y hasta de EH Bildu. Barkos (Geroa Bai) dice ahora que ella no pretende la “incorporación” de Navarra a Euskadi, sino una federación de territorios, tal vez porque el sondeo de CÍES señala que casi la mitad de los votantes de esta coalición quieren que Navarra continúe siendo la comunidad foral que es. Y Pérez (Podemos), después de defender un “proceso constituyente” para que los navarros decidiesen su pertenencia a Euskal Herria, ahora manifiesta que sólo pretenden “normalizar” las relaciones con las comunidades vecinas, quizás porque el 70% de sus votantes huyen de aventuras independentistas y se alejan de las pretensiones de quienes les dirigen. Y Araiz (EH Bildu) decía esta misma semana que su modelo “no es la integración en la Comunidad Autónoma Vasca, ni la unión, es un debate artificial...”
¿Se acuerdan de aquella campaña electoral en la que no se veía una sola ikurriña ni en los mítines de las formaciones nacionalistas? Pues eso.



volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual