Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EN PRIMERA PERSONA

El reto de sacarse el carné de conducir a los 84 años

  • Alfonso Larrey es el alumno más longevo de la Autoescuela Induráin. Con el examen teórico aprobado, ahora se enfrenta a las prácticas

Alfonso Larrey Tufur, conductor novel a los 84 años.

Alfonso Larrey Tufur, conductor novel a los 84 años.

AZCONA
22
Actualizada 22/09/2014 a las 12:50
  • SAIOA ROLÁN. PAMPLONA
"Los viejos como tú no pueden sacarse el carné de conducir". Los 84 años de terquedad del pamplonés Alfonso Larrey Tufur se empeñan en acallar los prejuicios de sus amigos y demostrar que él sí es capaz, que "la edad sólo es un handicap si uno quiere". Para ello, cuenta con un apoyo mayúsculo, el de su mujer, sus cuatro hijas y sus siete nietos: "¡Vamos, que tú puedes!". Alfonso así lo cree. 

Tras aprobar el examen teórico, Larrey mira atento las explicaciones de su profesor de prácticas en la Autoescuela Induráin. "Bueno, pero si usted ha conducido más años que yo", recula este último tras ofrecer a su alumno más longevo las nociones básicas al volante. Y rectifica porque Larrey es en realidad un conductor novel con mucha experiencia, ha "manejado su carro" durante 60 años en Ciudad de México, a donde emigró con su familia en el año 49. Ahora, en su regreso a su ciudad natal, el permiso de conducir mexicano no le sirve en Pamplona.

"Al volver aquí hace cinco años, me sentí muy inútil con el coche en el garaje y sin carné. Tenía que molestar a la gente para desplazarme, así que me puse manos a la obra", explica. Ante este nuevo reto, confiesa que no tiene miedo, sino vergüenza. "Me va a dar mucho reparo llevar la 'L' como un jovencito, me tendré que poner peluca, gafas de sol y hasta maquillarme para que no me reconozcan", bromea.

Ante la sorpresa que genera su edad en la autoescuela, esboza un sonrisa de medio lado y responde con la humildad que le caracteriza: "No siento que esté haciendo ninguna hazaña. De hecho, pienso que con más experiencia vital es más fácil aprobar, aunque se crea justo lo contrario. No seré capaz de correr un maratón, pero sentado también se pueden hacer muchas cosas".

Aun así, hay quien tiene dudas acerca de la conducción en la tercera edad, pero Alfonso Larrey dice tener un truco para conseguir este nuevo reto en su vida: "Tengo la mente siempre trabajando. Hago cuentas a lápiz para mantenerla despierta y aprendo yo solo a manejar el ordenador que me regalaron mis hijas. Nunca hay que dejar de aprender cosas".

UN RETO TAMBIÉN PARA SUS PROFESORES

Cuando este "pamplonés mexicano" entró por la puerta de la Autoescuela Induráin dispuesto a ponerse al volante, la sorpresa enmudeció la sala. "Nunca habíamos tenido un alumno tan mayor, como máximo unos 60 años. Al principio nos resultó un reto, pero le pone tanto empeño que ya no se nota diferencia con los más jóvenes", cuenta Sergio Induráin, propietario de la autoescuela.

Éste también explica que no existe un límite de edad para conseguir el permiso de conducir. El único requisito es pasar las pruebas psicofísicas y Larrey no tuvo ningún problema para superarlas.

La tenacidad de este octogenario criador de pollos va más allá, aunque tiene un coche automático y en México conducía de este modo, Alfonso está empeñado en obtener el carné de vehículos con cambio manual. "Me costará más, pero nunca se sabe cuándo vas a necesitar coger un coche que no es el tuyo. Y si no es automático, es una puñeta", argumenta con un acento mitad latino mitad errotarra.

"Yo soy de un pueblo pequeñito del valle de Erro, Aintzioa. Para eso quiero el coche, claro. ¡Ah! y también quiero visitar los pueblos de la Ribera, que no los conozco todavía", confiesa.

EL TEÓRICO, A LA SEGUNDA

"No me pareció tan difícil el examen teórico como me decían, sólo que se usan terminologías diferentes a las de México y por eso suspendí la primera vez", se justifica, y rápidamente niega con la cabeza y pone el gesto serio: "No hay excusa. Me fastidia mucho no haberlo conseguido a la primera para callar a quienes no me ven capaz. Quiero quitarme la espinita con el práctico".

Y en esas está: "Espero que no le tengas mucho cariño a este coche", le alerta a su profesor, pero su mirada alegre y confiada denota que Alfonso Larrey bromea: más pronto que tarde conseguirá la 'L' para ir a escuchar el canto de los cucos a Aintzioa.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra