Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CONSULADOS HONORARIOS EN NAVARRA

Uruguay y Croacia, consulados en el propio hogar

Gabriel de Biurrun, cónsul honorario de Uruguay

Gabriel de Biurrun, cónsul honorario de Uruguay

Gabriel de Biurrun, cónsul honorario de Uruguay

M.U.A
0
14/05/2014 a las 06:00
  • MICHELLE UNZUÉ. PAMPLONA
Diplomacia en el cuarto de estar de casa. Los consulados honorarios de Uruguay y Croacia se han establecido en la residencia de sus respectivos cónsules, por lo que su labor adquiere inevitablemente un carácter más cercano cuando los interesados se acercan a realizar cualquier gestión.

En el caso de Gabriel de Biurrun, cónsul honorario de Uruguay, el cargo le viene por tradición y herencia familiar. Su padre, uruguayo pero hijo de navarros, puso en funcionamiento en 1928 el consulado honorario de Uruguay en la zona norte, época en la que los uruguayos que cruzaban el Atlántico rumbo a España eran mucho más numerosos que en la actualidad.

Gabriel pronto se familiarizó con el trabajo de su padre, y cuando falleció el embajador uruguayo en Madrid le pidió que recogiese el testigo de su progenitor. Desde febrero de 1971, Gabriel apoya con su labor a la comunidad uruguaya y ha tenido picos muy intensos de actividad, principalmente cuando el consulado de Uruguay en Bilbao ha estado cerrado. Actualmente en España hay consulados generales de Uruguay en Valencia, Barcelona, Santiago, Canarias y Madrid. "Por nacimiento habrá unos 700 uruguayos en Navarra y La Rioja, y por nacionalidad la mitad. Pero el signo de la emigración está cambiando y ahora son muchos los españoles que viajan a Uruguay y no viceversa, sobre todo en el ámbito de la construcción porque se están potenciando las viviendas de lujo", explica Gabriel de Biurrun.

Entre las múltiples actividades que ha desarrollado durante su ejercicio como cónsul honorario están las legalizaciones del registro civil, sentencias judiciales o partidas de nacimiento, bodas, expedición de certificados de soltería o documentos de viaje, pensiones...

"Nuestros derechos y obligaciones están amparados en el Tratado de Viena, y al final el mío es un consulado más personal y cercano, porque tantos años de experiencia se traducen en poder dar muchos consejos a la gente. La diplomacia tiene ingredientes como el saber estar, el saber hacer, y connotaciones como la discreción, la dignidad o saber moverse sin estridencias. Una canciller me dijo que yo pertenecía al género del cónsul madre, porque me preocupo mucho de que la gente esté bien y que esté segura", apunta el cónsul.

CROACIA, MUCHO MÁS QUE 116 PLAYAS

La labor del consulado croata comenzó en 1998, tras la independencia del país en 1991 y la guerra posterior. Elica Brajnovic es la cónsul honorífica desde entonces, y ella lo atribuye a dos motivos: "Mi padre, Luka Brajnovic, ha sido una figura muy representativa para Croacia en España, y además durante la guerra organizamos una campaña a favor de los refugiados a través de la asociación Amigos de Croacia. Creo que mi nombramiento llegó como reconocimiento a esta ayuda y a la figura de mi padre, y me sentí muy honrada por este título honorífico", expresa la cónsul honoraria.

En España sólo hay dos consulados honorarios de Croacia: en Barcelona y Pamplona. Éste último abarca las regiones de Navarra, Asturias, Cantabria y La Rioja, aunque no hay un registro oficial de los croatas que viven en estas comunidades. "La gente se ha ido marchando, la croata es una población que se mueve mucho y ya quedan muy pocos residentes fijos", señala Elica.

Su labor es similar a la de otros cónsules, ejercer de puente con la embajada de Croacia, tanto para los ciudadanos croatas que necesitan realizar trámites como con los españoles que buscan información turística o resolver gestiones para viajar. Croacia es un país miembro de la Unión Europea, pero tiene aspectos como la moneda (kuna) que no se han igualado con otras naciones.

"Siento una satisfacción muy grande al ver a mi país integrado en el panorama mundial. Croacia no son sólo 116 playas con bandera azul, hay mucho turismo cultural y ecológico, como el resto de países de la zona mediterránea", reflexiona la cónsul.

En el pasado realizó una labor cultural y comercial más intensa que ahora se gestiona a través de la embajada, en el que destacó el impulso al intercambio universitario entre Navarra y Croacia. En su representación diplomática, Elica también procura mantener una relación fluida con el Gobierno de Navarra y con otros cónsules.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual