Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Policía Foral

De mascota a perro policía

  • Un pequeño jagd terrier es el último fichaje de la unidad canina de la Policía Foral

El jagd terrier que, cuando esté formado, será un perro policía especializado en la detección de droga

De mascota a perro policía

El jagd terrier que, cuando esté formado, será un perro policía especializado en la detección de droga

CEDIDA
6
Actualizada 04/04/2014 a las 11:55
Etiquetas
  • dn.es. pamplona
Un pequeño cachorro de jagd terrier, de unos nueve kilos de peso y que apenas levanta un par de palmos del suelo, acompaña estas semanas al policía foral que lo adiestra a todas partes, tanto al trabajo como cuando sale a pasear o se marcha a casa. Podría decirse que es su mascota, pero si este proceso de formación concluye con éxito, este perro, del que no se puede desvelar su identidad por razones de seguridad, ayudará a la Policía Foral en la detección de drogas en registros domiciliarios, redadas en lugares públicos y en el interior de vehículos.

El cachorro, que fue adquirido a un criador de perros de Toledo, afronta ahora su fase de adiestramiento más crítica, la socialización. De ella dependerá que en un futuro no tenga miedo a los ruidos, a las personas o a los distintos ambientes donde deberá realizar su trabajo de perro policía. Esta socialización la realiza el propio agente, que está especializado en el adiestramiento y guía de perros, conviviendo con el cachorro en su hogar familiar para que se acostumbre a todo tipo de situaciones cotidianas.

El adiestramiento del perro, que tiene ahora seis meses, también incluye entrenamientos físicos y ejercicios de obediencia y de detección de sustancias estupefacientes. Cuando el cachorro crezca y esté formado, la Policía Foral lo empleará por su reducido tamaño, no superará de adulto los 40 centímetros de altura, como apoyo en el registro de vehículos y de domicilios, especialmente en lugares de difícil acceso como pueden ser la parte superior de los armarios.

ONCE PERROS POLICÍA

Con este cachorro ya son once los perros policías con los que cuenta el Grupo de Guías Caninos de la Policía Foral, cuatro de ellos especializados en la búsqueda de explosivos, cuatro en la detección de drogas (más el cachorro en socialización) y dos que se están formando en la localización de personas, vivas o muertas.

Estos dos últimos animales serán los primeros adiestrados para colaborar con los agentes en situaciones de rescate o búsqueda de ciudadanos. Actualmente, en este tipo de actuaciones intervienen la Guardia Civil o el Grupo de Perro de Salvamento, que tiene un convenio con la Agencia Navarra de Emergencias. Uno de estos perros es un pastor alemán, donado a la Policía Foral y cuyos progenitores destacan en la detección de personas, que está aprendiendo estas labores con la colaboración de la Ertzaintza. Se espera que para verano esté ya adiestrado. El otro es un pastor belga malinois que todavía está en el proceso de socialización y, por lo tanto, acompaña a su guía continuamente.

Los perros especializados en la búsqueda de explosivos son dos labradores, un pastor alemán y un pastor suizo. Son empleados para realizar inspecciones de edificios públicos y sus inmediaciones o en situaciones de alarma por posibles artefactos explosivos en lugares concurridos, como manifestaciones, conciertos o la Plaza de Toros de Pamplona durante los Sanfermines.

Por su parte, los animales adiestrados para encontrar drogas son dos pastores alemanes y dos malinois, a los que se sumará el cachorro de jagd terrier si su formación concluye con éxito. Estos perros colaboran con los agentes en los controles de seguridad ciudadana, en registros judiciales de domicilios o locales y en redadas.

Los once perros con los que cuenta la Policía Foral proceden de donaciones, criaderos o lazaretos. Fueron seleccionados cuando eran cachorros por agentes que creyeron ver en ellos habilidades y destrezas como interés e iniciativa. Después comenzaron con el proceso de socialización para concluir con los entrenamientos físicos y los ejercicios específicos para su función como perros policía. Una vez formados, los animales viven, por norma general, en la comisaría central esperando a que el Centro de Mando y Coordinación, que moviliza los recursos de la Policía Foral cuando es necesario, les llame a una intervención.


  • Vecino
    (05/04/14 00:14)
    #6

    Esta muy bien que eduquen a los perros y ya puestos también a sus educadores a recoger las cacas. Mi mujer  vio como un perro policía hacía sus necesidades y el entrenador no las recogía. Dando ejemplo los forales de civismo.

    Responder

  • blasillo
    (04/04/14 18:01)
    #5

  • jajajja ¿seguridad?
    (04/04/14 17:45)
    #4

    Podría decirse que es su mascota, pero si este proceso de formación concluye con éxito, este perro, del que no se puede desvelar su identidad por razones de seguridad,

    Responder

  • kalaka otra vez
    (04/04/14 15:35)
    #3

    Por cierto, vaya manera de vender la moto.. Vaya notición poner el inventario de ganado. En nada pondrán cuántas motos hay. Vamos, vamos...

    Responder

  • kalaka
    (04/04/14 15:27)
    #2

    Tu si que eres un husky. Pastor suizo, lechón.

    Responder

  • El_Husky
    (04/04/14 13:22)
    #1

    Pues yo les he visto alguna vez con un husky registrando un coche.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual