Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
drogodependencia

Proyecto Hombre frena su nuevo centro en Zabaldika a la espera de presupuesto

  • En estos momentos está ejecutado la fase I del proyecto, con un gasto de 376.000 euros, pero falta la construcción del edificio
  • Responsables de la Fundación comparecieron este viernes en la comisión de Políticas Sociales del Parlamento de Navarra

1
Actualizada 08/02/2014 a las 00:52
  • EFE. pamplona
La Fundación Proyecto Hombre, dedicada a la orientación y recuperación de personas con adicciones, continúa con el proyecto de su nuevo centro de Zabaldika aparcado, a la espera de que la Administración habilite el presupuesto prometido para completar los 3,2 millones de euros necesarios.

Así lo explicaron en comisión parlamentaria los responsables de la Fundación, cuyo portavoz, Alfonso Arana, explicó el proceso recorrido hasta el momento, en el que está ejecutada la fase I del proyecto, con un gasto de 376.000 euros, pero falta la construcción del edificio, ya proyectado y autorizado, en una fase II que sumaría 3,2 millones de presupuesto.

El nuevo Centro Residencial, con una capacidad prevista de 54 plazas, sustituiría al actual obsoleto de Estella, propiedad de Cáritas y que lo ha cedido hasta ahora pero lo reclama para otras actividades.

Arana expuso algunos datos de su labor, nacida en los años 90 para tratar los problemas de adictos a la heroína, la droga entonces de adicción mayoritaria, si bien hoy los heroinómanos son sólo el 11% de quienes acceden a este tratamiento residencial, ya que el 36% está relacionado con el alcohol, el 27% con la cocaína, el 16% anfetaminas, 7% cannabis y 1% ketamina.

Además de tratamiento en régimen residencial, su labor se extiende a información, diagnóstico y otros programas de prevención, especialmente entre los jóvenes y adolescentes, también en la cárcel de Pamplona.

En 2013 tuvieron 407 nuevas admisiones en los tres centros que mantienen (el residencial de Estella, y los de Tudela y Pamplona), con más de 800 atendidos en el conjunto de sus programas y también se atendió a 400 familiares, todo ello con un equipo profesional de 37 personas y medio centenar de voluntarios.

Todo ello funciona con un gasto anual de alrededor de 1,5 millones de euros, de los que el 60% procede del convenio firmado hace 20 años con el Gobierno de Navarra, el 26% de familias y usuarios, el 8% de la cesión de los locales de Caritas de Estella y el 10% de donaciones y convenios con ayuntamientos.

En el tratamiento ambulatorio, en Pamplona hubo el pasado año unos 250 usuarios y unos 70 en Tudela, con 110 en la comunidad terapéutica, en la que la mayor parte se mantiene casi un año.

Con un perfil mayoritariamente masculino (79% hombres y 21% mujeres) de una media de 38 años, con un 80% en paro y el resto en baja laboral para recibir tratamiento, el conjunto es diferente en elevada edad al de hace 20 años, con mucha menos heroína como sustancia de la adicción, y con solo un 2% con VIH cuando en 1992 eran el 44% de los internos en la comunidad.

La cuenta de explotación lleva cuatro años acumulando déficits de entre 50.000 y 80.000 euros al año, de forma que hay una diferencia de 20 euros al día y por persona entre los recibido por el Gobierno y el coste real.

Arana fue rotundo al entender que "sin el respaldo del Gobierno de Navarra nosotros no podemos llevar adelante este proyecto", un respaldo que obtuvieron y aprovecharon en los primeros años de trámites para impulsar el centro de Zabaldika, pero "mientras tanto llegó la crisis y las partidas presupuestarias previstas se quedaron en el cajón".

Todo ello ha dejado la obra finalizada en su fase I, pero sin arrancar la edificación, al tiempo que el arzobispado le apremia a abandonar el local de Estella de su propiedad.

Por ello, pidió "remar" entre todos para conseguir la continuidad de las obras.

Al respecto, en el turno de los grupos, pese a que todos subrayaron su apoyo a la labor de la Fundación, José Antonio Rapún (UPN) fue el más escéptico al entender que el Gobierno ha mostrado su interés y sigue haciéndolo financiando su labor diaria, pero "nos pilló la crisis, más crudamente a partir de 2012 y estos proyectos que tenían partidas iniciales quedaron de momento paralizados".

El resto de los grupos fueron más reivindicativos y coincidieron en apreciar que, frente al argumento del consejero Íñigo Alli de defender la prioridad de las personas frente a las infraestructuras, el centro de Zabaldika es precisamente necesario para atender a las personas y debería ser una prioridad. 


  • pregunto
    (07/02/14 16:34)
    #1

    ¿Es que no sirve ninguno de los muchos edificios cerrados que hay ahora mismo en Pamplona para llevar adelante la labor proyectada en el nuevo y costoso edificio de Zabaldica?. Este Consejero Alli me parece de lo más ineficaz que tiene el actual Gobierno de Navarra. ¿Qué hace un biólogo en este puesto político y de gestión?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual