Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PARLAMENTO DE NAVARRA

Fundación Caja Navarra tendrá tres meses para adaptar sus estatutos

  • El nuevo patronato de la entidad, responsable ante el Parlamento de Navarra, será elegido en un plazo máximo de seis meses

0
Actualizada 29/01/2014 a las 18:28
  • EFE. PAMPLONA
La Comisión de Economía, Hacienda, Industria y Empleo ha aprobado este miércoles el dictamen de la proposición de ley por la que se regulan las fundaciones de carácter especial, en concreto la Fundación Caja Navarra, que tendrá un plazo de tres meses para adaptar sus estatutos.

Además, el nuevo patronato de la entidad, responsable ante el Parlamento de Navarra, será elegido en un plazo máximo de seis meses, según se determina en la ley, impulsada por el PSN.

Las fundaciones de carácter especial, resultado de la segregación de las actividades financieras y benéfico-sociales de las cajas de ahorro, centran su actividad en la gestión de su obra social, fin al que deben destinar el producto de los fondos, participaciones e inversiones que integren su patrimonio.

Según precisa el grupo proponente, la propuesta está pensada para la Fundación CAN, "la única que no cumple" los requerimientos contenidos en la proposición, entre los que, a iniciativa de I-E y PSN, se ha insertado todo lo dispuesto para las fundaciones públicas en la Ley de Transparencia y Gobierno Abierto.

Para el correcto control de las actuaciones de dichas entidades se plantea el establecimiento de dos órganos rectores, uno de carácter decisorio (patronato) y otro de índole ejecutivo, representativo y de supervisión (presidencia).

El texto original contemplaba un tercer órgano rector, llamado a soportar la gestión ordinaria de la fundación (dirección), que finalmente ha sido suprimido.

Tras las dos enmiendas in voce consensuadas por PSN, Bildu, Aralar-Nabai, I-E y los no adscritos, se reserva al pleno del Parlamento la elección de seis -incluida la presidencia- de los 9 miembros del patronato, órgano superior de gobierno y decisión que, según lo acordado, se completará con otros dos representantes designados por el Gobierno de Navarra y uno más por el pleno del Ayuntamiento de Pamplona.

Respecto a la propuesta original, que sugería un patronato de 11 asientos, sólo uno reservado al Ejecutivo Foral, no tendrán cabida ni los trabajadores (dos representantes), por no tratarse de un consejo de administración, ni la Cámara de Comptos (uno), al estimarse contraproducente que el ente encargado de fiscalizar la gestión de la fundación forme parte de su núcleo ejecutivo.

La elección de los miembros del patronato se llevará a cabo en el plazo máximo de tres meses a contar desde la aprobación o adaptación de los estatutos y, en todo caso, en el plazo máximo de seis meses a partir de la entrada en vigor de la ley.

En el caso de los seis que corresponde proclamar al Legislativo y al margen del presidente, cuya elección se prevé por mayoría simple, las normas de votación recogidas vía in voce aseguran representación en el patronato a la minoría parlamentaria, ya que cada aforado "podrá votar a un máximo de tres candidatos".

Los patronos, que ejercerán su labor gratuitamente, sin más derechos económicos que el reembolso de los gastos debidamente justificados, serán elegidos para un período de cuatro años, el tiempo que dure la legislatura hasta su renovación en la siguiente.

Además, podrán ser cargos públicos, dado que la enmienda socialista dirigida a excluir a parlamentarios, concejales, miembros del Consejo de Gobierno de Navarra, directores generales e integrantes de órganos de dirección de partidos, sindicatos y organizaciones empresariales sólo ha recabado el apoyo de PP, mientras que el resto ha votado en contra.

Sí ha prosperado, sin embargo, la supresión de dos de las causas de sustitución o cese de patronos: una que dejaba en manos del Gobierno de Navarra y del Parlamento la potestad de relevar o destituir a alguno o todos los representantes que le correspondan, y otra, el cese en el cargo por razón del cual fue nombrado.

Así lo han acordado PSN, Bildu, Aralar-Nabai, I-E y los no adscritos vía enmienda in voce.

Entre las atribuciones del patronato y a instancias de los no adscritos, se incluyen la aprobación y modificación de los estatutos, de los presupuestos y sus correspondientes planes y programas de actuación, así como de las cuentas de la entidad, todo ello por mayoría absoluta.

A su vez, se establecen unos límites al manejo del patrimonio, y aprobar el inventario será su primera tarea, de modo que los gastos no podrán superar el 125 % de los ingresos previstos para el ejercicio, ni podrán suponer un incremento superior al 10 % respecto a los desembolsos previstos en el ejercicio anterior, salvo que, en ambos casos, el patronato cuente con autorización expresa del Parlamento.

Tanto los presupuestos como el informe anual de auditoría, a cargo de Comptos, tendrán la consideración de públicos.

Además, se encomienda al patronato la recuperación y custodia de la documentación de la entidad matriz que da origen a la Fundación Especial para, una vez ordenada y clasificada, hacerla accesible a los patronos y al conjunto de parlamentarios.

Anualmente, la Fundación rendirá cuentas de su actividad al Parlamento.

Se da un plazo de tres meses a las fundaciones de carácter especial, concluido el cual quedarán derogadas todas las disposiciones de sus estatutos que se opongan a los contenidos de la ley.

Al mismo tiempo, cesarán en sus cargos los miembros de los órganos rectores que no lo hubiesen hecho previamente, tras la aprobación de los estatutos.

La proposición de ley socialista choca con la posición del Gobierno foral, que considera de aplicación directa a Caja Navarra lo previsto en la Ley 9/2012.

En virtud de dicha norma y en atención a su condición de caja "aforada", el Ejecutivo Foral y el Ministerio de Economía han pactado la modificación de los estatutos de CAN, que reservan al Gobierno la designación de cinco de los nueve patronos y al Parlamento, tres, en este caso todos "independientes", sin posibilidad de que sean cargos políticos.

En el transcurso del debate efectuado hoy en comisión se han aprobado 18 de las 20 enmiendas discutidas, una de PSN, dos de Bildu, cuatro de Aralar-Nabai, tres de I-E, dos de los no adscritos y una de PSN e I-E, además de cinco in voce rubricadas por PSN, Bildu, Aralar-Nabai, I-E y los no adscritos.

UPN se ha opuesto a todas y el PPN sólo ha avalado, de modo "testimonial", la que pretendía excluir a los cargos públicos de la posibilidad de ser patronos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra