Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
cambio climático

Los glaciares pirenaicos podrían desaparecer para el año 2070

  • De los 45 kilómetros que ocupaban en 1870 pasaron a 5 en la década del 2000
  • Además, el 60% de las especies vegetales de montaña están en peligro de extinción
  • Son algunos de los datos dados a conocer en el "Coloquio Internacional del cambio climático en zonas de montaña" que se desarrolla en el Planetario

Vista general del Pirineo navarro.

Los glaciares pirenaicos podrían desaparecer para el año 2070

Vista general del Pirineo navarro.

ARCHIVO/BUXENS
Esparza, durante la apertura de la jornada sobre el cambio climático en zonas de montaña.

Los glaciares pirenaicos podrían desaparecer para el año 2070

Esparza, durante la apertura de la jornada sobre el cambio climático en zonas de montaña.

CEDIDA
El consejero foral de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, José Javier Esparza (c), junto al ministro de Asuntos Exteriores de Andorra, Gilbert Saboya (i) y el presidente de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, Marc Caballido (c).

Los glaciares pirenaicos podrían desaparecer para el año 2070

El consejero foral de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, José Javier Esparza (c), junto al ministro de Asuntos Exteriores de Andorra, Gilbert Saboya (i) y el presidente de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, Marc Caballido (c).

efe
2
Actualizada 06/11/2013 a las 15:07
  • efe. pamplona
Los glaciares pirenaicos han pasado de los 45 kilómetros que ocupaban en 1870 a los 5 que ocupan en la década del 2000, y si el ritmo de crecimiento de la temperatura se mantiene, podrían desaparecer para el año 2070

Éstos son algunos de los datos recogidos por el Observatorio Pirenaico del Cambio Climático que, junto con los resultados del Quinto informe intergubernamental del cambio climático, se presentarán durante el "Coloquio Internacional del cambio climático en zonas de montaña" inaugurado este miércoles en el Planetario de Pamplona.

En sólo tres años de andadura el Observatorio Pirenaico se ha convertido, según ha señalado el consejero foral de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, José Javier Esparza, en un "fructífero marco de colaboración transfronteriza" y sus estudios serán "claves" para el futuro "de una parte importantísima de Navarra y Europa".

Este Observatorio ha recabado información sobre el impacto del cambio climático en el macizo pirenaico y ha señalado que el 60% de las especies vegetales de montaña están en peligro de extinción.

Esta tendencia puede verse intensificada por un aumento de temperaturas de entre 2,8 y 4 grados previsto por el Consejo Superior de Investigaciones científicas de España.

El incremento térmico provoca que las capas de vegetación de este tipo avancen hacia zonas más altas de la montaña a un ritmo de 3 metros al año en el macizo pirenaico.

Todos estos cambios, provocados por el cambio climático, tienen un impacto significativo sobre las reservas de agua, pero también sobre actividades humanas como la agricultura, la producción de energía hidroeléctrica y el turismo.

Sin embargo, en este foro se parte de la idea de que ya no basta con la atenuación del cambio climático, sino que es necesario gestionar las oportunidades y adaptar la actuación a las nuevas circunstancias, de ahí que el título del encuentro sea "Observar para adaptarse".

En el coloquio internacional no se trata sólo de concienciar de la realidad del cambio climático en las zonas de montaña, concretamente en los Pirineos, sino en la necesidad de realizar una cooperación transfronteriza entre España, Francia y Andorra en el marco de la Unión Europea.

Esta cooperación transfronteriza ha logrado convertirse en una "experiencia pionera" de carácter trasnacional pero "verdaderamente ejecutiva", según Esparza.

Una segunda vertiente de este coloquio es la de la relación del medio ambiente con las políticas económicas, detalle sobre el que han incidido varios de los ponentes en la inauguración.

El ministro de Asuntos Exteriores de Andorra, Gilbert Saboya, ha resaltado la importancia de integrar las políticas medioambientales en la economía y la innovación de una manera transversal, pues el cambio climático no sólo afecta a las especies vegetales o el medio ambiente, sino que también compete a la economía o el turismo.

En el caso de Andorra, localizada en los Pirineos Orientales y donde la altura mínima es de 840 metros sobre el nivel del mar, el turismo representa el 60 % de su Producto Interior Bruto, y de ese 60, el 40 % se trata de turismo de invierno, especialmente ligado a la nieve y condiciones climatológicas pirenaicas.

En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, Marc Caballido, quien ha resaltado que se debe adaptar la economía al cambio climático y a todo lo medioambiental. 


  • Juan
    (07/11/13 12:49)
    #2

    Juan I. López Moreno del Instituto Pirenaico de Ecología aseguró, que en un plazo de 20 años los caudales del Rio Aragón -que suministra agua al embalse de Yesa- se reducirán en un 30% y que tendrá problemas serios para el llenado y el suministro de la cuota actual de agua. Esta afirmación cuestiona el millonario recrecimiento actual del embalse y pone en duda los estudios que han justificado esas obras.

    Responder

  • Frío
    (06/11/13 23:48)
    #1

    Los glaciares pirenaicos son restos de la última glaciación, desaparecerán sí o sí mientras no tengamos una nueva glaciación.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual