Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
presidente de la fundación promete

Luis Cacho: "Lo natural no es que a uno le enseñen, lo natural es que uno aprenda"

13
16/06/2013 a las 06:00
  • yulen garmendia. pamplona
Luis Cacho Vicente, riojano de 47 años y licenciado en musicología, encontró su vocación en la educación, profesión que ejerció durante trece años como profesor en los conservatorios de Soria, Salamanca y Madrid. El espíritu emprendedor que comenzó a desarrollar en el ámbito educativo dio lugar a una empresa, Arsys, que se convirtió en una de las principales compañías de servicios de Internet, y hoy figura entre las empresas líderes en tecnología e innovación en Europa. Casado y padre de una niña de diez años, desde 2006 preside la Fundación Promete, centrada en el diseño y realización de proyectos de innovación educativa y social. Junto a la Fundación Diario de Navarra promueve el Campus Navarra Promete.

¿Cuál es el modelo educativo que propone la Fundación Promete?

Se puede resumir en un concepto central que es identificar educación y desarrollo personal, es decir, que la persona es el principio y el fin del acto educativo. Los conocimientos y las competencias son necesarias, pero tienen que llegar una vez que la persona está centrada y segura de sí misma. La gran mayoría del fracaso escolar es porque no se soluciona este problema personal antes de enfrentarse a los conocimientos. Nuestro paradigma, que denominamos La Educación del Ser, se resume en tres características: educación personalizada, que atienda a las características y estilo de aprendizaje de cada persona; vocacional, que sea una educación que permita explorar e identificar de forma temprana la vocación profesional de cada persona; e inclusiva, que el método didáctico facilite e integre a las personas socialmente.

Ustedes defienden que el objetivo debe ser descubrir la vocación de los alumnos. ¿Cómo se puede lograr?

La educación es un proyecto social y colectivo para preparar a las nuevas generaciones para tomar el relevo. Básicamente lo que se debe hacer es invertir el orden de prioridades. Elevar la prioridad de atender a la persona con el tiempo, la dignidad y el afecto necesarios, para que se sienta reconfortada, aceptada y potenciada por el proceso educativo. Y para despertar la vocación lo que se necesita es poder experimentar muchas cosas muy diversas muy pronto. Tal vez habría que poner en un orden de prioridad más bajo la adquisición del currículo, de los conocimientos que creemos son necesarios, y llegar a ellos cuando la persona está preparada para recibirlos.

El cambio que está viviendo la sociedad ¿se traduce en el sistema educativo?

En su mayoría no. Esto lleva al fracaso escolar que tenemos -un 25%- que es inaceptable, y conduce a una sensación de extrañeza a los propios docentes y alumnos. La escuela acaba siendo una realidad distinta y ajena a la de la calle. Esto no puede ocurrir, hay que romper muchos esquemas de una forma radical, en algunos aspectos, y otros ir introduciéndolos paulatinamente, para tener un sistema que no sea memorístico, que no juzgue a las personas, que no sea reproductivo de un conocimiento tradicional, que se premie lo que se sabe, y no que se castigue lo que no se sabe. Todo procede de pensar que es un proceso que no ocurre dentro de la persona, sino que la persona pasa por una cadena de montaje en la que tiene que adquirir unos conocimientos. Hace falta una voluntad mayoritaria de la sociedad por cambiar.

Hay modelos en otros países que dan mejores resultados, ¿no se podrían implantar en nuestro país?

No todos los modelos son intercambiables. Las personas de un país tienen una cultura, unas costumbres, unas creencias que hacen que se comporten de determinada forma, que tengan unos valores para los cuales un modelo educativo puede funcionar y no otro. No son fácilmente intercambiables. Ahora bien, hay muchos factores administrativos, como pueden ser el sistema de acceso del profesorado a la función docente, sistemas de retribución salarial, modelos curriculares, etc... que sí podemos ver qué experiencias ha habido y adaptar algunas a nuestros modelos.

¿No se deposita un exceso de responsabilidad de la educación en los centros?

Así ha sido, y corresponde al paradigma industrial de la especialización. Hay un especialista en educación y yo delego en él la educación de mis hijos. Es un error, porque la educación no es sólo lo que ocurre en el aula, ni siquiera en el centro educativo. La educación es todo el tiempo a lo largo de toda la vida de una persona. Por muy buenos que sean los especialistas educativos, la educación debe incluir el espacio extraescolar, y el espacio familiar, en el que los padres son los principales educadores. Hay un camino para hacer más abiertos y permeables los centros educativos y sobre todo más participados por el resto de agentes educadores: padres, profesionales, etc...

¿Tendría que ser mayor el vínculo entre la empresa y la escuela?

Evidentemente, sí. La empresa es uno de los tres principales ámbitos de aprendizaje. Uno es la familia, con el aprendizaje de los valores; otro es la escuela, que es el aprendizaje de conocimientos y competencias; y otro el ámbito laboral. Aquí es donde el conocimiento adquirido se actualiza y se especializa diariamente. Esa exigencia de competitividad que tiene el mundo empresarial de tener conocimiento actualizado y especializado en cada puesto y en cada función exige a las personas un aprendizaje permanente. El problema es pretender que de la escuela tienes que salir sabiéndolo todo, en vez de estar preparado para cambiarlo todo o para aprenderlo todo. Los alumnos tienen que hacer en el aula algo que desarrolle las habilidades que van a necesitar luego en la empresa. Que son identificar las fuentes de información, contrastarlas, manipularlas y reelaborarlas de una forma creativa. Finalizarlo en productos acabados y ser capaces de comunicarlos personalmente, y a través de todos los medios y canales. Esta no es la actividad diaria en las aulas.

¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en la educación?

Las nuevas tecnologías tienen un papel importante y además inevitable. Brindan muchas oportunidades para aprender más y mejor que antes. Por primera vez en la historia, el conocimiento está disponible universalmente a través de la tecnología, y cualquier persona, independientemente de la oferta presencial, puede adquirir el conocimiento o contactar con las personas que lo poseen. Hay una mayor autonomía en el aprendizaje. El viejo término del autoaprendizaje necesita ser recuperado y dignificado, porque es la verdadera esencia del aprendizaje. Lo natural no es que a uno le enseñen, lo natural es que uno aprenda.

El momento actual de crisis, ¿es bueno para emprender cambios o hay miedo al fracaso?

La crisis hace más evidente la necesidad del cambio. La crisis no es más que el efecto de nuestro paradigma educativo en el largo plazo. El fracaso es un factor de mentalidad colectiva que hay que cambiar. Son nuestros profesores, nuestros padres, los comentarios que hemos ido oyendo durante toda la vida los que van calando y van conformando una creencia de que si fracasamos en nuestros objetivos no tendremos una nueva oportunidad, y esto es radicalmente falso. De cada fracaso hay un aprendizaje y una experiencia positiva que tenemos que saber poner en valor.

Existe un consenso generalizado en la importancia de la educación, pero se acaba de aprobar una nueva reforma educativa.

Pasar de la palabra a la acción es un tránsito difícil. Precisamente el modelo de la Educación del Ser es en lo que se centra: identificar tu visión, tu deseo, tus intereses y convertirlo en un proyecto y llevarlo a cabo, es lo que hacemos en Campus Promete. Esto es lo que deberían hacer los alumnos en la escuela. Que fuesen capaces de explorar sus pensamientos, convertirlos en proyectos y que el maestro y todo el centro sea un espacio que le ayude y le acompañe a convertir esos proyectos en realidad. Y el aprendizaje vendrá implícito en ese proceso.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual