Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
consumidores

Irache recibió 4.800 consultas por problemas entre vecinos en 2012

0
Actualizada 09/06/2013 a las 12:06
  • europa press. pamplona
La Asociación de Consumidores de Navarra Irache recibió el pasado año un total de 4.800 consultas por problemas entre vecinos, que según una última encuesta afectan, al menos, a un 8 por ciento de los que han comprado vivienda en los últimos diez años. 


En su mayor parte, ha explicado la asociación a través de un comunicado, se buscaba asesoramiento acerca de impagos de las cuotas por parte de algunas viviendas y de problemas con las cuentas de la comunidad.


En los últimos años, ha detallado Irache, se ha producido un progresivo aumento de las personas que han acudido a la asociación porque no sabían qué hacer frente a vecinos de la comunidad que no estaban pagando las cuotas que les correspondían.

Así, una queja que antes era puntual, "ahora se está convirtiendo en algo más habitual, probablemente debido a la crisis y a las dificultades económicas de muchas familias".

Según ha expuesto Irache, en ocasiones estas deudas "pueden alcanzar los miles de euros ya que, cuando acuden los vecinos a explicar el problema, pueden llevar ya meses o incluso años en los que el vecino no ha pagado lo que le corresponde como propietario".

A veces se trata de los gastos ordinarios de la comunidad para sufragar servicios como la limpieza, la luz del portal o la calefacción del edificio. De este modo, ha habido casos en los que vecinos que no podían pagar debido a su situación económica se han ofrecido para realizar trabajos de limpieza o mantenimiento.


En otras ocasiones, ha remarcado la asociación, las deudas se refieren a obras de rehabilitación, mejoras del edificio o a nuevas infraestructuras aprobadas en la junta de vecinos, como por ejemplo, la instalación del ascensor.


En estos casos, la comunidad se puede ver obligada a cubrir el impago del vecino moroso ya que, si los representantes de la comunidad han firmado el contrato de los trabajos y no se paga lo convenido, se corre el riesgo de que el trabajo se paralice, además de posibles responsabilidades que pueda exigir la empresa contratada.

DISTINGUIR ENTRE OBRAS


En cualquier caso, Irache advierte de que habría que distinguir entre las obras necesarias para la conservación del inmueble, que todos los vecinos están obligados a costear, de las que no son exigibles. En estos últimos casos, y cuando la cuota exceda de tres mensualidades ordinarias, el vecino que muestre su oposición, no estará obligado a pagar.

Como obras de conservación, son muy frecuentes los casos en que los vecinos de los últimos pisos tienen que requerir formalmente a la comunidad el arreglo del tejado porque sufren goteras en su vivienda. La ley obliga a las comunidades de vecinos a crear un fondo de reserva de al menos el 5 por ciento del presupuesto de la comunidad para la conservación o reparación del edificio.

Aunque siempre es más recomendable llegar a un acuerdo amistoso, Irache ha destacado que "lo cierto es que en muchas ocasiones la única opción que tienen los vecinos es reclamar judicialmente el pago de las cuotas". Para ello, ha explicado, la comunidad debe requerir de forma fehaciente el pago.

Posteriormente la Junta debe aprobar la liquidación de la deuda, notificar el acuerdo al afectado y, si no paga en tres días, presentar un escrito en el que se documente la deuda y la notificación al deudor. Presentada esta documentación, se iniciará el proceso judicial.

FALTA DE INFORMACIÓN SOBRE LAS CUENTAS


Otro tema repetido en las consultas de vecindad recibidas por Irache, además de los propietarios que no pagan, es el de cuestiones relacionadas con la administración de las cuentas de la comunidad. Numerosas personas han acudido preocupadas porque consideran que el administrador no informa con claridad sobre las cuentas de la comunidad o por el estado de los pagos en obras de rehabilitación o instalación de ascensor, por ejemplo.

Otra cuestión que ha supuesto un buen número de consultas ha sido la instalación por parte de algunos vecinos de elementos propios en la fachada del edificio, tales como tendederos o vallados. En principio, estas actuaciones deben contar con la aprobación de la junta de propietarios.


En menor medida, se ha recibido a personas que se quejaban de los ruidos que generaba algún vecino. Es un ejemplo habitual el caso del vecino que pone la música a volumen muy alto en horas en las que coincide con la siesta o el descanso del vecino molestado. Este tema puede ser muy molesto pero, según Irache, las soluciones legales no son fáciles porque, al ser una molestia esporádica, es difícil que sea detectada por la Policía Municipal y por tanto que se imponga alguna sanción.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual