Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GALARDONES

Natty Petrosino: "Soy peligrosa, porque no le tengo miedo a nada"

La argentina Natty Petrosino, en una imagen de archivo.

Natty Petrosino: "Soy peligrosa, porque no le tengo miedo a nada"

La argentina Natty Petrosino, en una imagen de archivo.

archivo
0
Actualizada 04/06/2013 a las 14:55
  • efe. pamplona
La argentina Natty Petrosino, que hoy recogerá el Premio Internacional Jaime Brunet a la Promoción de los Derechos Humanos de la Universidad Pública de Navarra, ha asegurado que es una mujer "peligrosa" porque no le tiene miedo a nada y puede "decir cosas que otros no podrían". 

Natty Petrosino (Bahía Blanca, Argentina, 1938) realiza desde hace 45 años una importante labor humanitaria a favor de los más pobres y marginados de su país, sin ningún apoyo institucional, y de hecho llega a rechazar las subvenciones estatales para conservar su independencia.

Calificada como "la Madre Teresa argentina", fundó una red de ayuda a pobres y enfermos, y ahora vive en una casa rodante con la que viaja por toda Argentina asistiendo a comunidades de indígenas y personas desfavorecidas, aunque también ha extendido su labor a países como Nicaragua y Rusia.

Petrosino ha asegurado en conferencia de prensa que ya no le "asombra" comprobar que en el resto del mundo no se sepa la situación real de Argentina, que ha calificado como "terrible", con una tasa de inflación que hace que "la gente casi no pueda comprar nada".

La de Argentina es "una democracia desfasada", ha considerado Petrosino, que ha destacado no obstante que ella es "ajena a todo eso" y se dedica a desarrollar su tarea, asistiendo a comunidades indígenas olvidadas, llevando alimentos y asistencia médica a los más pobres y construyendo escuelas y hospitales.

Petrosino ha relatado en la conferencia de prensa cómo a los 27 años, casada y con dos hijos, estuvo clínicamente muerta durante unos segundos al ser operada de un cáncer en un oído y tuvo una experiencia mística que cambió su vida radicalmente.

Hasta entonces, ha dicho, su única preocupación era "estar bronceada de verano a verano" y "lucir las cosas más caras y exclusivas", pero a parir de ese momento tomó conciencia de las necesidades de otras personas y comenzó a alojar en su casa a vagabundos y exconvictos y "todo el mundo creyó que me había vuelto loca".

Durante años, Petrosino fue creando una red de hogares para ayudar a los más pobres, enfermos y discapacitados en toda Argentina y con el tiempo ha extendido su labor a lugares como Nicaragua, Moscú, Chernobil (Ucrania) y Kazajistán.

Luego decidió volver a comenzar de cero y, a bordo de una furgoneta, se dedicó en exclusiva a los pueblos indígenas de Argentina, como los mapuches, los huarpes y los wichis.

Así, para las comunidades de aborígenes wichis de las provincias de Formosa y Chaco, en el norte del país, construyó dos escuelas, tres salas de primeros auxilios y más de medio centenar de casas sin subsidios oficiales, que ella y sus colaboradores rechazan porque le "atarían" con compromisos adquiridos.

El secreto, ha explicado, es aprovechar en cada caso los recursos disponibles, como, por ejemplo, los palés de madera en los que llegan muchos alimentos, que utilizan para construir casas.

El Premio Jaume Brunet, que será entregado esta tarde por la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, está dotado con 36.000 euros, que Petrosino va a emplear en continuar con su labor humanitaria, porque el dinero "nunca es suficiente, pero tampoco nos falta".

La tarea de Petrosino ha recibido varios reconocimientos, como su candidatura al Premio Nobel de la Paz en 2009, el premio Ciudadana Ilustre de Ciudad de Bahía Blanca y la elección de Mujer del Año por el Concejo Regional del valle de Aosta (Italia).

La creación de este galardón internacional fue una de las últimas voluntades del filántropo Jaime Brunet Romero, nacido en Bayona (Francia) el 20 de julio de 1926 y fallecido el 4 de enero de 1992 en San Sebastián, quien confió su legado a la Universidad Pública de Navarra para la constitución de una fundación que promoviera las libertades fundamentales y los derechos humanos. 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual