Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
CONDUCTAS DE RIESGO

Se mantiene la edad de inicio en el alcohol de los jóvenes navarros pero aumenta su consumo

  • La cantidad de jóvenes navarros que nunca han probado alcohol ha crecido, pero los que lo hacen cada vez beben más
  • La edad de inicio continúa en los 13,7 años
  • Los padres son fundamentales para evitar un consumo precoz y adicciones

Policías Municipales junto a jóvenes que hacían un botellón en Yamaguchi.

Se mantiene la edad de inicio en el alcohol pero aumenta su consumo

Policías Municipales junto a jóvenes que hacían un botellón en Yamaguchi.

DN. ARCHIVO
4
Actualizada 20/05/2013 a las 11:39
Etiquetas
  • RAMARIS ALBERT. PAMPLONA
La edad en que los jóvenes navarros comienzan a experimentar con el consumo de alcohol se ha mantenido constante desde hace casi una década en los 13,7 años, pero quienes comienzan a ingerir a esas edades cada vez beben más cantidad.

Así lo refleja el Plan Foral de Drogodependencias 2012, cuyos expertos destacan la alta probabilidad de desarrollar una adicción a ésta y otras sustancias y la generalización de su uso, cuando el alcohol es una de las principales causas de muerte entre los jóvenes.

"El porcentaje de consumidores se estabiliza y hasta parece que aumentan los que no consumen, pero hay una alerta porque los que consumen están aumentando su nivel", informa la socióloga Raquel González Eransus, al referirse a la evolución de la edad media de inicio en el alcohol entre los años 2004 y 2010.

González Eransus y la médica de Salud Pública Mariví Mateo García, ambas del Plan Foral de Drogodependencias, coinciden en la influencia que tiene en los jóvenes navarros el ejemplo "errático" de los adultos, la necesidad de que los padres intervengan en las primeras borracheras de los menores de edad y en la importancia de prevenir el consumo precoz, que provoca especiales daños en un cuerpo humano que aún no ha culminado su desarrollo.

Según la Encuesta Navarra de Juventud y Salud (2007), un 20,9% de ese segmento poblacional se ha iniciado en el consumo de drogas -un 94,1% en alcohol y tabaco- con una edad de 13 años o menos durante el fin de semana.

La otra cara de la moneda son los abstemios. Ese mismo sondeo arroja que el 7,4% de los jóvenes entre 15 y 29 años nunca ha consumido alcohol. Esa cifra supone un alza de casi un 3% si se compara con el 4,6% reflejado en 1997.

Aun así, el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías destaca la peligrosidad de que el alcohol sea la primera fase de otras futuras adicciones: "Los niveles elevados de consumo reciente de alcohol y los consumos ocasionales elevados de bebidas alcohólicas están asociados al consumo de drogas y narcóticos inhalables. España se encuentra entre los países cuyos jóvenes con edades comprendidas entre 15-34 años arroja datos de prevalencia más altos en consumo de cannabis y cocaína".

LA ACTUACIÓN DE LOS PADRES, INDISPENSABLE

González Eransus recuerda que no hay que perder de perspectiva que la adolescencia es una etapa de experimentación, en la que los jóvenes buscan conocer cuáles son sus límites y disfrutar de nuevas vivencias.

Sin embargo, afirma que no hay que confundir esa etapa con un comportamiento en el que el consumo de alcohol se convierta en el "ritual social", ejemplo que a su juicio la sociedad navarra trasmite en todas sus celebraciones, "bañadas en alcohol", y que impide que se practiquen otras formas de ocio saludables.

"Hemos querido ser demasiado protectores. Necesitan experimentar y saber. En nuestra sociedad, se ha ampliado el límite de riesgo, y parece que los jóvenes quieren llegar a más. Del paso de la infancia a la adolescencia, parece que hay que pasar por el ritual del consumo del alcohol. Como sociedad, debemos presentar otros rituales sociales que no pasen por el consumo", destaca.

Es por ello que los padres navarros deben servir de ejemplo, establecer unas pautas y velar por que sus hijos las cumplan, sostiene la doctora Mateo García.

"La mayoría de los padres y las madres conoce los posibles efectos para intervenir. No creo que el problema sea el desconocimiento para intervenir. El tema de saber comportarse de una forma preventiva no está relacionado con la falta de información de la sustancia, sino de cómo puedo hablar con mi hijo, cómo marco los límites, cómo puedo llegar a él. Es necesaria una estrategia familiar", apunta.

A su juicio, lo peor que puede hacer un padre es "no hacer nada". Por eso, al presentarse una situación como la llegada de un hijo a casa, tarde, y bajo el efecto de alguna droga, recomienda abordar el tema al día siguiente -en ningún caso dejarlo pasar- pero hablarlo con seriedad y, a ser posible, después de dormir, cuando el joven ya esté sobrio. "No hacer nada es hacer", insiste.

Otro comportamiento que recomiendan que se evite es dar total permisividad al hijo para que no se sienta fuera de grupo. Y es que algunos padres se ven abrumados por la inseguridad de que los jóvenes no sean acogidos en la cuadrilla y sean vistos como los "raritos".

"La familia también es un espacio para que se desarrolle ese menor. Hemos querido proteger a nuestros hijos de todo. Tenemos que dejarles cierta libertad para que sufran, tengan fracasos y los superen para seguir adelante", asegura González Eransus.

OTRAS FORMAS DE PREVENIR EL CONSUMO PRECOZ

Para ambas expertas, el cumplimiento a nivel legal y judicial de las leyes que impiden el consumo a menores de edad, la subida de los precios de las bebidas alcohólicas -al igual que en su día se hizo con el tabaco- y la promoción de un ocio saludable y recreativo por parte de la propia familia son maneras de evitar que los jóvenes se den al botellón del fin de semana como única alternativa de diversión.

"Tenemos unos adolescentes que no saben qué hacer, se aburren. Se están desarrollando en un ambiente en el que ven que las personas están consumiendo determinadas bebidas y que la legislación vigente que prohíbe a los menores de edad ingerir no se están cumpliendo. Hay múltiples estudios sobre el precio del alcohol en España, Reino Unido y Estados Unidos que demuestran que podría disminuirse el consumo del alcohol", recuerda Mateo García.


  • Estudios
    (20/05/13 15:56)
    #4

    Sinceramente, creo que estos datos que salen ahora, salen porque es ahora cuando de hacen esos estudios, y no hace 60 años. Mi abuelo me contó cada historia de su juventud relacionada, eso sí, con el vino, que es para caerse hacia atrás. Claro, ahora nos escandalizamos porque nuestros hijos hacen lo mismo que los jóvenes de hoy en día. Creo que la única diferencia es que los jóvenes de ahora se inician el el alcohol de noche y que antes el alcohol estaba presente igual, pero era una actividad más bien diurna.

    Responder

  • Madre
    (20/05/13 14:09)
    #3

    Si los padres no han logrado gran cosa hasta ahora, cuando pertenecían a generaciones que no conocían esta forma de ocio de cogerse la borrachera más grande, menos harán a partir de ahora, pues ya casi somos padres de adolescentes quienes cogimos las primeras borracheras a los 13, que parece que esto es nuevo... El ocio en familia no sirve de nada, porque a esa edad ya se rechaza. Yo apostaría por prevenir organizando el ocio de fin de semana para los preadolescentes que empiezan a salir, a los 11-12 años. Nunca hay nada para ellos y unos monitores jóvenes que sólo supervisaran actividades en locales atractivos para ellos, creo que podrían hacer mucho bien.

    Responder

  • Antonio
    (20/05/13 10:30)
    #2

    Es evidente que los jovenes, cada vez beben más. Los habitos están bien anclados en España. Aquí en Navarra, todas las fiestas están relacionadas con el alcohol, y San Fermines da el buen ejemplo. En los pueblos de nuestra comunidad, cuando se organizan las fiestas de la juventud o el día de las peñas, el mismo ayuntamiento, les pone a los jovenes la cerveza y el calimocho. Mientras no se prohiban estas cosas, habrá problemas con las bebidas alcoholicas. ¿Porque no promocionar en las fiestas el saber divertirse sin alcohol? ¿Hay que estar ebrio para festejar? Los padres no se concienzan con este tema y ven normal que sus hijos "se lo pasen bien". Pero de esa droga se pasa al porro yyyyy!!!!! con 13 años. Lo importante es la educación en casa y en la escuela. Es un asunto muy serio . La vida sin alcohol es saludable y divertida. Tenemos que cambiar nuestras mentalidades.

    Responder

  • pedro mari
    (20/05/13 08:53)
    #1

    Por favor, que vuelva a salir el Pesidente de la D.O de Navarra diciendo que la juventud tiene que beber más vino. Cuando el alcohol es una forma casi de vida como sucede en la sociedad española, no nos podemos sorprender con estos datos. Es más, no hace mucho esuche a un persona decir que nunca prohibiría el alcohol porque sale en la biblia. El alcohol, droga dura y ademas legal.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual