Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TECNOLOGÍA Y TRABAJO

Mi jefe me mira el correo electrónico

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha vuelto a llevar el tema al debate público. En una reciente sentencia dice que la empresa puede controlar los correos que un empleado utiliza con su cuenta del trabajo. Pero siempre que le avise antes

Imagen de diferentes usuarios utilizando el ordenador.

Imagen de diferentes usuarios utilizando el ordenador.

ARCHIVO
Actualizada 17/09/2017 a las 17:05
Etiquetas

¿Quién no ha mandado un correo electrónico personal desde la dirección de su trabajo? Quien lo haya hecho que sepa que su jefe puede leerlo. ¿Siempre? No, siempre no. ¿Cuándo, entonces? Cuando se lo haya avisado previa y personalmente. Y siempre que el motivo para hacerlo sea proporcionado. Si no se dan estas condiciones estará vulnerando la protección de la vida privada de su trabajador. ¿Quién lo dice? El Tribunal Europeo de Derecho Humanos (TEDH) en su última sentencia. ¿Es nuevo este criterio? Sí y no. Otros tribunales y el mismo de Derechos Humanos que ahora defiende esto, en respectivas sentencias han defendido que la empresa tiene poder total para controlar el correo de su trabajador en la cuenta de su trabajo. Pero la última sentencia lo que viene a hacer es limitar ese poder y poner las condiciones mencionadas.

El asunto ha saltado esta semana con el denominado ‘caso Barbulescu contra Rumanía’. La compañía donde trabajaba le despidió en 2007 después de revisar sus correos y comprobar que los utilizaba para fines personales. Esta decisión fue apoyada por los tribunales rumanos. Pero el TEDH le ha dado la razón, después de habérsela negado antes. Ahora alega que vulneró el artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que reconoce el derecho “al respeto de la vida privada y familiar, el hogar y la correspondencia”. Añade que la compañía tenía que haber avisado de la posibilidad de adoptar medidas de vigilancia de su correspondencia y que los motivos de la vigilancia deben ser proporcionados.

YA HAY COSAS EN ESPAÑA

Ana Azurmendi, profesora de Derecho de la Comunicación de la Universidad de Navarra y directora del Center for Internet Studies and Digital Life del mismo centro, recuerda que en España que la empresa pueda ver los correos del trabajador es, desde hace bastante años, una práctica conforme a la ley. “Ha habido bastantes casos de despidos por utilización del correo electrónico de la empresa para mandar publicidad, spam, chistes... Para el despido no se han basado en el contenido, sino en el hecho de utilizar el tiempo de trabajo para uso personal. En este sentido hay varias sentencias”, afirma. La experta añade que sí se consideraría vulneración de la privacidad que la empresa entrara a chequear correos de cuentas personales. “Pero si es un correo de empresa no veo nada sorprendente en esta decisión. Cuando usamos el correo de la empresa tenemos que saber que puede controlarlo. Porque el correo de la empresa te lo proporciona la compañía, como cuando se trata de un ordenador o un móvil. Hay que saber que en España, si empleas la cuenta de la empresa, tus correos son revisables. No hay vulneración de la privacidad. Lo nuevo de esta sentencia es que te lo tienen que avisar”, afirma Azurmendi.

Por su parte, Álex Uriarte, presidente de la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas (Aedipe) en Navarra, que agrupa a los responsables de Recursos Humanos de las empresas, aboga por abordar estas situaciones con “transparencia, necesidad, equidad y proporcionalidad”. “No existe una norma legal que haga referencia de forma expresa a este asunto. El artículo 18.1. de la Constitución garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familia, y a la propia imagen, en tanto que el 18.3 asegura el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. Lo fundamental es que se obre con sentido común y con corresponsabilidad teniendo siempre claras las reglas de juego”, añade.

Uriarte explica que la mayoría de los profesionales de la gestión de personas establece reglas de uso y control de los medios informáticos que la empresa pone a disposición de sus plantillas, informando de ello. “Pero siempre esas medidas deberán ser idóneas”, apunta. En su opinión, esta última sentencia establece el procedimiento para establecer el control. “Hay que hacer compatible el derecho del empleado a su intimidad con el derecho de la empresa a organizar la producción . Y confianza, pero también evitar que pueda haber empleados que incumplan su función. Por eso, este tipo de sentencias ayudan a conocer el criterio de la justicia para hacerlo correctamente”, dice.

CÓDIGOS DE CONDUCTA

José Antonio Sarría, presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, resalta una realidad: que el desarrollo tecnológico va más rápido que la justicia y la reglamentación. Esto es algo que siempre ha ocurrido, pero, afirma, antes los cambios se producían más lentamente y los de ahora se han acelerado en los últimos años. Y añade: “Hay herramientas del trabajo, como el ordenador, que en la mayoría de los casos son propiedad de la compañía, como una prensa, una instalación de pintura... Se entiende que ese medio se va a utilizar de forma correcta. En algunas casos, hay códigos de conducta que recogen estas referencias. Pero lo más importante es que se le diga al trabajador cuando se le da la herramienta para qué puede utilizarlo. Otra cosa es en entrar en el ordenador sin permiso”. Reconoce que se puede utilizar para temas personales, “pero tendrá que haber un límite, que no sé decir cuál es”.
Sarría suma un punto más que hay que tener en cuenta: la responsabilidad jurídica de la empresa. “Si un ordenador es utilizado para un acto delictivo, la empresa puede tener determinada responsabilidad. Pero, si tiene unas normas firmadas, es diferente”, asegura.

Nuevos escenarios en las relaciones laborales

 

“Con casos como este se están creando nuevos escenarios en las relaciones laborales. Van surgiendo casuísticas diferentes que no están recogidas en la ley y por ello no sabemos a qué atenernos. Con las sentencias se va dando forma a estas cuestiones”. Lo dice Amaia Villanueva Fernández, secretaria de organización de UGT de Navarra. Añade que la sentencia quita la razón a la justicia de Rumanía y defiende que, si bien la empresa puede ver los correos de sus trabajadores, esta acción tiene que estar justificada y comunicada previamente al afectado.
Para Villanueva, “hay que buscar el equilibrio entre los intereses de la empresa y la privacidad del trabajador, porque puede haber casos en que esta última se vulnere”.

Alfredo Sanz Zufía, secretario de acción sindical de CCOO en Navarra, califica de “muy positiva” la sentencia. “Hasta ahora las notificaciones se hacían en los tablones de anuncios, que muchos no leen; no eran personalizadas. El empleo que se crea es muy precario y eso favorece los abusos por parte de la empresa. Por eso viene bien la protección. Que la empresa pueda acceder a esos correos no debería ser problemático. Sí que nos gustaría que la gente tuviera la confianza suficiente en el trabajador como para no tener que recurrir a ello. Por lo menos es importante que haya una comunicación previa, personal y específica”, apunta.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra