Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Guardia Civil

El niño que iba solo a casa en Mutilva

Una patrulla de la Guardia Civil se encontró con un niño de 4 años que caminaba solo por Mutilva a las 21.15 horas. Extrañados, le preguntaron y el menor, llorando, les contó que había estado en la piscina y se marchó. Lo llevaron de vuelta con su madre.

Un niño entra solo en un colegio.

Un niño caminando solo.

Diario de Navarra (Archivo)
Actualizada 23/06/2017 a las 07:24

Ya no llevaba el bañador, pero todavía tenía el pelo mojado. El niño, de 4 años, caminaba vestido con zapatillas, pantalón y camiseta por la avenida del Soto de Mutilva. Eran las 21.15 horas de la tarde-noche y a los dos agentes de la Guardia Civil que en ese momento pasaban por allí les llamó mucho la atención. Detuvieron el coche y se acercaron al pequeño, que lloraba. “Se le veía desconsolado y poco a poco, porque no dejaba de llorar, le sonsacamos quién era y qué hacía allí solo”, explica el agente Félix Hungría de la Monja, de 47 años, más de 15 destinado en Navarra.

Por las explicaciones que le fue dando supieron que el niño había estado pasando la tarde en la piscina con su madre y su hermana y que, en un determinado momento, cuando ya se iban, él decidió emprender ese camino de vuelta en solitario. Comenzó a andar y a los pocos minutos se perdió, deambulando muy disgustado. “Le preguntamos a ver cuál era su casa y como no supo explicarnos la dirección, probamos a volver a las piscinas”.

Montaron al niño en el coche y se acercaron al complejo deportivo de Mutilva, a unos 150-200 metros de donde lo habían encontrado. “Al llegar explicamos la situación a la persona que estaba en portería, pero nos comentó que no sabía quién era la madre de aquel niño. Le pedimos que recurriera a megafonía y preguntara en el recinto, avisando a la madre de un niño extraviado para que acudiera donde estábamos”. Nada más dar el mensaje por el altavoz acudió al lugar una mujer visiblemente agitada, junto a una niña de unos 6 años. “La madre estaba muy agradecida. Vino corriendo, abrazó a su hijo y se derrumbó, rompiendo a llorar. Nosotros le tranquilizábamos diciendo que no había pasado nada, que el niño estaba bien. Todos los demás críos que estaban por allí saltaban y gritaban a su alrededor y lo veían como a un héroe porque había venido en un coche policial”, cuenta divertido. Para los dos guardias, el haber podido devolver el niño a su madre, también resultó muy gratificante. “Soy padre y me imagino el mal rato de la madre, aunque fueran unos minutos. Se habría entretenido terminando de vestir a la otra hija y entre tanto el pequeño decidió volverse solo a casa. Haberla ayudado fue una cosa que estuvo muy bien, sí”. No es la primera vez que les tocaba una intervención relacionada con un menor, pero siempre había ocurrido con una denuncia de por medio. “Encontrarlo de repente por la calle, no “.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra