Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA DIÁSPORA

Unai Ezquer, un navarro que trabaja como profesor en Minnesota (EE UU)

Un espacio para conocer las vivencias de los navarros que trabajan y estudian repartidos por el mundo, y conocer con ellos los nuevos pasisajes de sus vidas

Foto de Unai Ezquer en un partido NBA de los Minnesota Timberwolves, en el  Target Center de Downtown Mineapolis.

Unai Ezquer en un partido NBA de los Minnesota Timberwolves, en el Target Center de Downtown Mineapolis.

05/06/2017 a las 06:00
  • BEATRIZ DÍAZ

Unai Ezquer Istúriz lo tenía claro nada más terminar el Grado en Magisterio de Educación Primaria en la Universidad de Navarra: tenía que mejorar su inglés si quería tener más posibilidades para encontrar trabajo. La misma semana en la que decidió que quería marcharse a Inglaterra, recibió un mensaje a través de WhatsApp.

Un familiar suyo le proporcionaba el teléfono del director de un colegio en Estados Unidos que buscaba profesores de habla hispana recién graduados. “Me di cuenta de que encajaba perfectamente en el perfil, por lo que me puse en contacto con él de inmediato para comunicarle que estaba interesado”, explica Ezquer.

Llegó a Mineápolis el 29 de septiembre de 2016 para empezar a trabajar como TA (Teacher Assistant) en la escuela Pública Windom Dual Inmersion School durante el curso 2016-2017. Windom School es una escuela pública bilingüe en Educación Infantil y Primaria. “Soy asistente del profesor en Matemáticas y Lectura en castellano”, comenta.

VIDA EN EL CENTRO ESCOLAR

Desde entonces vive con una familia en la que los hijos estudian en el colegio donde trabaja y, casualmente, la madre también es profesora en él.

El horario escolar es de 7.30 a 14 horas, por lo que se levanta todos los días entre las 5 y media y 6 de la mañana. Esos madrugones se compensan con el transporte con el que va a trabajar:

“Tanto para ir como para volver del colegio, tenemos a nuestra disposición el famoso autobús amarillo público de las escuelas, idéntico al de la serie de dibujos Los Simpsons”, cuenta.

Antes de que las clases comiencen, se encarga del desayuno hasta las 7.30 horas. A lo largo del día, trabaja con 1º, 2º y 3º curso de Primaria, así como responsable en el comedor de 2º y una hora de apoyo en la biblioteca.

En cuanto al inglés, además de practicarlo con los compañeros y la familia, recibe desde enero clases un par de días a la semana.

Además, los martes y los miércoles después de la escuela da particulares a aquellos alumnos que lo necesiten. Una de las aficiones de Unai es el deporte, por eso los jueves entrena a fútbol, lo que allí denominan como soccer.

Acostumbra a cenar con la familia y pasar tiempo con ellos practicando inglés, aunque siempre que puede saca un hueco para ir a un partido de la NBA o para hacer deporte. “Los Minnesota Timberwolves es el equipo de la ciudad donde juega el español Ricky Rubio”, dice.

BUENA ACOGIDA

Asegura que su adaptación fue muy buena, ya que forma parte de un grupo de siete TA, seis de ellos de nacionalidad española y una mejicana. Desde el principio encajaron muy bien y han ido creando un vínculo fuerte.

“Siempre ayuda el hecho de tener gente de tu tierra estando tan lejos de casa. Tanto el director de la escuela, como toda la plantilla de profesores me acogieron con los brazos abiertos y me hicieron las cosas más fáciles desde el principio. Se respira un ambiente muy sano y de cooperación en la escuela que hace el día a día mucho más llevadero”, afirma.

Además del buen ambiente que ha encontrado en el trabajo, también se siente como uno más en la familia con la que convive.

Una de las cosas que más ha sufrido en Mineápolis es el tiempo. “Sin lugar a dudas ha sido lo más difícil de mi estancia en Estados Unidos”.

El mes de octubre fue bastante bueno con temperaturas en torno a los 150C, pero a partir de diciembre hasta marzo, vio caer la nieve de manera prácticamente ininterrumpida y las temperaturas llegaron a alcanzar los -250C algunas semanas.

“En estos meses hemos tenido una temperatura media de alrededor de -100C, lo que provocaba el no querer salir a la calle. En abril empezamos a dejar atrás el invierno y en la última semana he aprovechado para darme algún chapuzón y practicar Kayak o Padel Surf”, comenta Ezquer.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra