Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Sucesos en Navarra

Un conductor ebrio accede por error al garaje de Policía Municipal de Pamplona

De 38 años de edad, se negó a hacerse la prueba de alcohol y, además, circulaba sin permiso de conducir

La llegada en vídeo de conductor ebrio al garaje de Policía Municipal de Pamplona

Un conductor ebrio accede por error al garaje de Policía Municipal de Pamplona

Imagen del garaje de Policía Municipal de Pamplona.

Imagen del garaje de Policía Municipal de Pamplona.

GOOGLE MAPS
Actualizada 08/05/2017 a las 18:37

Lo habitual suele ser que los agentes de la Policía Municipal de Pamplona salgan a la calle para patrullar y perseguir los delitos, y no a la inversa. Esta lógica se rompió por completo en la madrugada de este sábado.

Sobre las 3.50 horas del día 6, una monovolumen accedió al garaje de la Policía Municipal de Pamplona-su entrada se encuentra en la calle Cuesta de la Reina, perpendicular con Monasterio de Irache- y comenzó a estacionar el vehículo en uno de los huecos que estaban libres.

El agente de Policía Municipal que lo custodia desde una oficina no desconfió en un primer momento de la presencia del vehículo. Suele ser habitual que los agentes utilicen vehículos no oficiales para determinados servicios. Pero cuando se acercó todo cambió.

La puerta del copiloto se abrió como un muelle y una chica, J.A.P., de 38 años de edad y vecina de Pamplona, se bajó, y comenzó a huir a la carrera. El conductor, X.C.L., de 38 años, y también vecino de Pamplona, empezó a entender dónde se encontraba al ver que el resto de usuarios de ese aparcamiento eran coches con sirenas azules en su techo y rotulados en sus laterales con el escudo de la Policía Municipal de Pamplona. Ya había parado el motor e intentaba explicar que todo se trataba de un lamentable error: “Pensaba que era un aparcamiento público”, se excusó ante el agente de Policía Municipal.

El conductor intentaba arrancar el vehículo para seguir los pasos de su acompañante, asustada al ver dónde estaban, pero debido a su estado, influenciado por las bebidas alcohólicas, ni tan siquiera acertaba a introducir la llave. Es más. Si la situación era ya de por sí cómica, adquirió tintes surrealistas cuando el conductor le pidió ayuda al agente para que le arrancara el coche.

Evidentemente, el agente, que ya había alertado a sus compañeros por radio, se negó y le dijo que tenían que hacerle la prueba de alcoholemia: “Por favor, esto puede quedar entre nosotros”, le respondió el conductor.

Un par de agentes le acompañaron hasta la oficina del equipo de atestados para practicarle la prueba de alcoholemia, pero el conductor se negó. Primer delito. Su manera de hablar, y su aliento, le delataban. Segundo delito. Aquí no terminaba el asunto.

Los agentes introdujeron su nombre en el sistema. Comprobaron que conducía tras haber perdido el carné. Estos tres delitos están castigados con penas de prisión de hasta un año.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra