Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Declaración de la Renta

“La declaración me sale peor”

Los contribuyentes navarros ajustan estos días su cuentas con Hacienda conforme a la nueva reforma fiscal. En un recorrido por oficinas se observa que la idea de que los cambios, en general, perjudican al ciudadano está extendida

El consejero Aranburu, en su visita a la oficina de Hacienda de Pamplona. A su lado, Luis Esáin, director gerente de la Hacienda Tributaria.

El consejero Aranburu, en su visita a la oficina de Hacienda de Pamplona. A su lado, Luis Esáin, director gerente de la Hacienda Tributaria.

DN
03/05/2017 a las 06:00

César Colomo entró este martes en la oficina de Hacienda en Pamplona, en la trasera de la calle Esquíroz. Se marchó al rato, con una copia de su declaración de la renta en la mano y semblante serio. “No lo entiendo. Me sale peor. Sigo trabajando en el mismo puesto, ganando idéntico sueldo y mi pareja continúa en paro. Con la misma situación que en 2015, este año me devuelven unos 200 euros menos que el pasado”, contaba este pamplonés de 45 años. “Supongo que será por la nueva reforma fiscal. Si no, no se explica que me hayan desgravado menos. Pero tampoco he querido pedir ninguna explicación”, añadía con resignación.

Trabajador de una fábrica, “con un salario al mes muy normalito”, Colomo es uno de los cientos de navarros que estos días, y hasta el próximo 23 de junio, ajustan cuentas con Hacienda en la declaración del IRPF correspondiente a 2016. Esta campaña es el primer año en el que está en vigor el incremento de los impuestos de IRPF y Patrimonio impulsado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E.

Colomo no es el único contribuyente que sale de su encuentro con Hacienda con cara de pocos amigos o con gesto contrariado. La idea de que la declaración de la renta perjudica al bolsillo de más contribuyentes está extendida en la calle. “Sabía que me iba a salir peor. Me lo habían comentado compañeros, pero no esperaba que tan mal. De hecho, hice una simulación en la web del Gobierno de Navarra para hacerme una idea y hoy, en la oficina todavía me ha salido casi cien euros peor”, contaba Óscar Rodríguez nada más salir de la oficina de Hacienda, en Barañáin. Funcionario de profesión, Rodríguez exponía sus datos. “El año pasado me devolvieron 307,80 euros y este año me toca pagar 398,25 euros. No he cambiado de trabajo. ¡Menudo palo nos han dado! Es mucha diferencia, así que no estoy nada contento”, comentaba.

"SIN VACACIONES"

Otras personas también mostraban malestar, pero preferían no dar su nombre. “Nos hemos quedado sin vacaciones”, decía con rabia una pareja. Y un profesional liberal comentaba que había pasado de estar “prácticamente neutro” con Hacienda a tener que abonar cerca de 3.000 euros. “Los políticos están tensando mucho la cuerda del mismo lado y al contribuyente no se le puede engañar. Cada vez más impuestos. ¡Hasta que esto explote!”, valoraba visiblemente malhumorado.

También había quien no podía comparar el resultado de su declaración de este año con la anterior porque su situación ha cambiado. “Hemos recibido una herencia” o “este año he estado en el paro y el anterior trabajé” eran algunas circunstancias que contaban. Y no faltaba quienes apuntaban que habían salido “parecido” al año anterior, como el caso de una madre con una hija con discapacidad y una persona de 61 años que lleva varios en paro. En casi cuatro horas preguntando a personas, apenas tres o cuatro personas dijeron que les salía mejor.

MÁS REVISIONES

Los técnicos de la misma Hacienda foral constituyen un buen pulsómetro para medir la acogida de la reforma fiscal entre la ciudadanía. Algunos, en sus conversaciones con los propios contribuyentes reconocen que este año el número de ciudadanos insatisfechos ha crecido. “Disculpe el retraso, como este año sale peor la declaración hay muchas personas que piden que revisemos más todo, que lo cuestionan y preguntan más, como es lógico. Eso hace que vayamos un poco más lentos”, decía personal de una oficina a una contribuyente.

PATADA A UNA PAPELERA

La inmensa mayoría de los ciudadanos entienden y respetan el trabajo de los técnicos. Pero no faltan quienes van un paso más allá y, literalmente, salen cabreados. Para calmar los nervios y evitar situaciones delicadas, todas las oficinas de Hacienda cuentan con personal de seguridad. “Normalmente no hay problemas. Algunos gritos, algún que otro insulto aislado y, como mucho, alguna patada a la papelera, pero son casos contados”, apuntaba un empleado.

Alexander Valencia González también acudió este martes a su cita con las arcas públicas. Colombiano afincado en Navarra desde hace dieciséis años vive en buena medida gracias a ayudas sociales, como la renta de inclusión social. Este martes, salió decepcionado de la oficina de Barañáin. “No sé bien por qué, pero el año pasado me devolvieron 45 euros y este año 38. No es mucho, pero me habían hecho una simulación en la página del Gobierno y pensaba que al tener una renta baja me iba a salir mucho mejor. Venía ilusionado”, apuntaba.

LOS HIJOS DEDUCEN MENOS

Uno de los puntos polémicos de la reforma fiscal es el cambio en la manera de deducir los mínimos personales y familiares, como los hijos. Las reducciones han pasado de aplicarse en la base imponible (el conjunto de los ingresos que se declaran) a ser deducciones en la cuota a pagar del impuesto. Según un estudio que en su día hizo Hacienda, la modificación repercute negativa y positivamente en todos los tramos. En cambio, desde UPN se dice que la modificación es un “castigo para las familias con hijos”.

Cristina López Urra se consideraba perjudicada por el cambio en la deducción por hijos. “Tengo tres hijos y, nuestra posición es relativamente desahogada, pero he notado mucho el cambio. No voy a dar las cifras exactas, pero para hacerse idea de como me ha ido es como si pasara de que me devolvieran 2.000 euros a pagar 500. ¡Fatal!”.

“En la declaración del Estado me devolvían más”

Itziar Urgoiti es una joven que trabaja en las oficinas de una empresa de la comarca de Pamplona ligada a la automoción. Este martes, era la primera vez que realizaba la declaración de la renta en Navarra. “Me parece que he elegido mal año para hacer la declaración en la Comunidad foral”, decía al salir de la oficina de Hacienda en la calle Esquíroz. “Con el Estado me devolvían más dinero”, contaba la joven, que en 2016 decidió dejar de ir y venir a La Rioja para empadronarse en la capital navarra. “Si resides más de seis meses tiene que empadronarte y, de paso, hacer la declaración aquí”. Itziar contaba la diferencia del resultado entre su declaración correspondiente a 2015 hecha en La Rioja, conforme a la fiscalidad estatal y la realizada este martes en Navarra. “El año pasado me devolvieron poco más de 300 euros y hoy (por ayer) me ha salido a pagar 15 euros. No es mucho, pero ¡jobar! he pasado de cobrar a pagar” decía la trabajadora. “Son unos 350 euros de diferencia. ¡Se pueden hacer muchas cosas con ese dinero! Es una pena que aquí te salga peor. Ya me habían avisado algunos amigos de que me iba a ir peor, pero es que no me ha quedado más remedio que presentarla este año aquí”, se lamentaba. “Encima tengo que estar contenta, porque me ha dicho el técnico que tengo la suerte de desgravarme el alquiler. Que si no hubiera podido desgravarlo, fijo que me salía a pagar todavía mucho más”.
 

Mose Bunta es de origen congoleño pero hace años que dispone de la nacionalidad española. Trabaja como empleado en una fábrica, a través de una empresa de trabajo temporal (ETT). “El año pasado me devolvieron 1.079 euros, pero esta vez solo me van a devolver 337 euros. No entiendo muy bien qué ha cambiado de mi situación porque yo sigo trabajando igual. No estoy enfadado. Estoy contento porque lo más importante para mí es que no tengo que pagar”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra