Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Familia y alimentación

Abusar de alimentos con aceite de palma es un riesgo cardiovascular

Esta sustancia, muy barata, está presente en bollería industrial, chocolates, cereales y alimentos procesados

Imagen de un carro en el pasillo de un supermercado

Imagen de un carro en el pasillo de un supermercado

Archivo
17/04/2017 a las 06:00

Las redes sociales echan humo desde hace unas semanas con informaciones, vídeos o debates sobre el aceite de palma. Y seguro que quien más quien menos ha oído hablar de él y de sus riesgos para la salud, del hombre y del planeta. ¿Pero en qué consiste exactamente esta sustancia y por qué es tan perjudicial?

CLAVES

52 MILLONES DE TONELADAS de aceite de palma se consume anualmente en países de todo el mundo

Ni en colegios ni en centros de salud. El Congreso de los Diputados instó hace dos semanas al Gobierno a retirar los productos que contengan aceite de palma (chocolatinas, bollería industrial...) de las máquinas expendedoras y cafeterías de colegios, centros de salud e instalaciones deportivas. La proposición no de ley fue presentada por ERC y aprobada.

Información en las etiquetas. Que todos los productos lleven una etiqueta clara y legible en la que se advierta claramente si llevan o no aceite de palma. Es otro de los puntos de la iniciativa no de ley de ERC, aprobada por el Congreso de los Diputados.

La industria lo ve difícil. Muchas industrias alimentarias creen complicado sustituir el aceite de palma por otro producto ya que aporta “consistencia, untuosidad y aporta un toque crujiente”.

Los expertos explican que se trata del aceite extraído del fruto un tipo de palmera más ‘pequeña’ que las que existen en España; una plata originaria de África y que actualmente se cultiva en ese continente pero, sobre todo, en centro y sudamérica y el sudeste asiático (Malasia e Indonesia son los principales productores).

Se trata, añaden, de un aceite “muy barato” que se utiliza en infinidad de productos; sobre todos alimentos procesados (galletas, cereales, chocolates, congelados...) pero también en cosméticos (champú, pasta de dientes...) y hasta en combustibles para vehículos. Posee un alto contenido en grasa saturada, continúan los científicos, y, por lo tanto, abusar de estos alimentos aumenta el riesgo de tener ‘colesterol malo’ (LDL) y, en consecuencia, enfermedades cardiovasculares.

El Congreso de los Diputados aprobó hace dos semanas una proposición no de ley por la que se insta al Gobierno a retirar estos productos de los colegios, centros de salud, instalaciones deportivas... y a informar debidamente en las etiquetas si esta presente o no. El daño ecológico se provoca al talar bosques tropicales para impulsar estas plantaciones.

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, Miguel Ángel Martínez González, recuerda que el aceite de palma se utiliza de forma masiva para sustituir a las grasas ‘trans’, que se prohibieron. “Se ha vendido erróneamente la idea de que era un producto saludable pero no es así”, argumenta este profesor, visitante en la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y uno de los impulsores del mayor proyecto científico español sobre los efectos de la dieta mediterránea.

Una opinión similar comparte el dietista Eduard Baladía, de la Academia Española de Nutrición y Dietética. “Parte del problema han sido las técnicas publicitarias para vender comida malsana”. Baladía recuerda que el aceite de palma se utiliza, según documentos de la FAO, desde 1832 “para uso en navieros”. “Pero desde el año 2000 ya es el aceite vegetal más producido y comercializado”. De hecho, actualmente se producen 52 millones de toneladas de esta sustancia cada año.

El catedrático de Tecnología de los alimentos de la UPNA, Juan Maté, explica que el “elevado grado de saturación” del aceite de palma (que se lo da el ácido palmítico) aporta “ventajas tecnológicas” para preparar algunos alimentos, como la respostería.

7 de cada 10 alimentos

Pero aunque, alertados por los expertos, queramos dejar de consumir este aceite no resultará tan sencillo. No basta con dejar de comprarlo, ya que uno de cada dos productos de las estanterías de los supermercados lo contiene. Y más de la mitad de los alimentos que comemos a diario (siete de cada diez) están procesados, en decir se presentan en diferente estado al que aparecen en la naturaleza. En estos productos, insisten los expertos, es donde se encuentran los ingredientes “críticos” para la salud; como la sal, azúcar, grasa y aceite de palma. Se trata de galletas, chocolates, cereales para desayuno, congelados, sopas instantáneas, hamburguesas, salchichas, patatas fritas, margarina, pizzas preelaboradas, caramelos...

Pero, de momento, parece difícil que la industria alimentaria elimine el aceite de palma de sus productos; por su bajo precio (650 la tonelada), frente a los 900 del aceite de girasol y a los 3.500 del de oliva; y porque, aseguran, resulta difícil sustituirlo, ya que aporta “untuosidad, cremosidad y un toque más crujiente”. Una opinión que no comparte el profesor de la UPNA. “Puede ser sustituido por otro aceite vegetal, como el de girasol, menos desfavorable para la salud”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra