Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Ley de Símbolos

La única bandera de todos los navarros

La bandera de Navarra se diseñó como un símbolo que representa a todos los navarros y a su territorio. Aunque nació en 1910, sus raíces se remontan siglos atrás en la historia

Una bandera de Navarra, desplegada en Barbarin.

Una bandera de Navarra, desplegada en Barbarin.

Actualizada 30/03/2017 a las 23:50
  • Diario de Navarra

La bandera de Navarra nació oficialmente en 1910 como símbolo de todos los navarros, aunque existen evidencias que la sitúan siglos atrás ya como emblema del territorio foral y de todos sus habitantes.


La idea de dar carácter oficial a una bandera surgió en un contexto, en los primeros años del siglo XX, de reafirmación de los navarros. No mucho antes, en 1893, había estallado la Gamazada, una movilización popular en defensa de los Fueros que quedó plasmada en el Monumento a los Fueros, terminado en 1903. Unos años más tarde, en el marco de las celebraciones del séptimo centenario de la batalla de las Navas de Tolosa, la Diputación Foral encargó el diseño de una bandera que representara a todos los navarros a tres miembros de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, los eruditos Arturo Campión, Herminio de Olóriz y Julio Altadill, personajes claves en l Navarra de comienzos del siglo XX que tuvieron una activa presencia en la vida cultural vasquista y política .


La nueva bandera ondeó por primera vez en el Palacio de Navarra el 16 de julio de 1910, justo en el aniversario de la batalla que dio lugar a la leyenda de Sancho el Fuerte y las cadenas de Navarra. Precisamente, la bandera se diseñó entonces como una prolongación del escudo de Navarra, que en aquellos tiempos se creía que representaba las cadenas que el rey navarro había roto en la batalla de 1212. Actualmente se sabe que esa versión no es real y que el escudo en realidad es una derivación de la representación gráfica del escudo de guerra de Teobaldo I. Los tres diseñadores de la bandera decidieron poner el escudo navarro en su centro y que fuera roja porque rojo es el fondo de ese escudo. Así lo marcan las reglas de la vexilología, la disciplina que estudia las banderas.

 

DESDE SIGLOS ATRÁS


No fue la de Campión, Olóriz y Altadill una decisión tomada sin fundamentos históricos, ya que existen datos que permiten saber que la bandera tiene sus raíces en la historia medieval de Navarra. Faustino Menéndez-Pidal, el heraldista que desmitificó la historia del escudo de Navarra y lo separó de la batalla de las Navarra, explicó hace dos años que existen antiguas leyendas que aseguran “que los reyes primitivos de Navarra, antes de poner las ‘cadenas’, tenían un escudo rojo liso”.


Más recientemente, en diciembre del año pasado, el historiador Luis Javier Fortún aportó pruebas de que la bandera roja ya simbolizaba a los navarros en el siglo XVI. En concreto, el historiador se remite al primer Libro de Consultas (hoy lo llamaríamos de actas) del Ayuntamiento de Pamplona. En ese documento se da cuenta de que se había reclutado en la capital navarra una compañía de hombres para participar en una expedición de castigo a San Juan de Luz, que se produjo en 1558 en el contexto de los enfrentamientos de la época entre España y Francia. Pues bien, ese regimiento de Pamplona eligió como símbolo la primera bandera de Navarra de la que se tiene noticia: “la dicha vandera… la qual es colorada, sembrada en ella cadenas y una corona doradas”, dice el Libro de Consultas. Los escritos de la época dan cuenta también de que esa bandera ocupó un lugar destacado en el recibimiento triunfal de esas tropas, sinónimo de que los pamploneses de la época ya la identificaban como bandera de Navarra. Más aún, el acta del Regimiento (lo que hoy llamamos Ayuntamiento) explica que la bandera roja con las ‘cadenas’ y la corona ya se había utilizado en la primavera de 1556, cuando se celebró en Pamplona un acto de proclamación de Felipe II como rey.

 

LA IKURRIÑA, DE ARANA


En contraste, la ikurriña es un símbolo mucho más reciente. La diseñaron, basándose en el antiguo escudo de Vizcaya, los hermanos Luis y Sabino Arana a finales del siglo XIX y se mostró por primera vez en la apertura el 14 de julio de 1894 de la sociedad Euskeldun Batzokija, germen del Partido Nacionalista Vasco. La ikurriña no tendría carácter oficial hasta octubre de 1936, cuando la institucionalizó un decreto del Gobierno provisional de Euskadi, la autonomía que se constituyó a principios de la Guerra Civil presidida por José Antonio Aguirre.


Prohibida por la dictadura de Franco, se legalizó en 1977 y en octubre de 1979, con la aprobación del Estatuto de Autonomía, pasó a ser la bandera oficial de la Comunidad Autónoma Vasca.

 

Euskadi incluyó los símbolos de Navarra en su primer escudo

 

 

Las tensiones entre Navarra y Euskadi a propósito de los símbolos comenzaron ya en 1936, ya que el escudo que adoptó el Gobierno Vasco adoptó estaba dividido en cuatro cuarteles, uno de ellos de fondo rojo y con las cadenas de Navarra. En 1978, cuando el Consejo General Vasco recuperó por el escudo, mantuvo los símbolos de Navarra junto a los de Guipúzcoa, Vizcaya y Álava. La Diputación Foral de Navarra pidió entonces su retirada, sin éxito, por lo que tuvo que recurrir al Tribunal Constitucional. En 1986, los jueces le dieron la razón a Navarra. El Gobierno Vasco retiró del escudo las cadenas, pero mantuvo el cuartel (el espacio donde estaban dibujadas) y el color rojo de fondo. En este sentido, el heraldista Faustino Menéndez Pidal opina que aquella decisión no fue ingenua, “aun que Navarra se quedó calladita”. Pidal, a este respecto, recuerda que al confeccionar el escudo vasco se quitó todo lo que no gustaba al nacionalismo, como dos lobos que remitían a una familia castellana.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra