Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Navarra
Crisis migratoria en Europa

"No hay voluntad política" para solucionar la crisis de refugiados, dice un experto

Jesús Núñez Villaverde ha participado en la Universidad de Navarra en el II Congreso Internacional Fronteras y Derechos Humanos

El economista, militar y experto en conflictos del mundo árabe, Jesús Núñez.

"No hay voluntad política" para resolver "tragedia" refugiados, dice experto

El economista, militar y experto en conflictos del mundo árabe, Jesús Núñez.

@SusoNunez
Actualizada 07/10/2016 a las 14:47
  • efe. pamplona
El economista, militar y experto en conflictos del mundo árabe, Jesús Núñez Villaverde, afirma que en los gobiernos de la Unión Europea "no hay voluntad política" para solucionar la crisis de los refugiados, "una tragedia que pone en cuestión" los valores de la UE y a la que "no se ve solución".

Núñez, ponente en la Universidad de Navarra en el II Congreso Internacional Fronteras y Derechos Humanos, que este viernes clausura el vicepresidente del Gobierno foral, Miguel Laparra, apunta que el rescate en dos día esta semana de casi 11.000 personas en el Mediterráneo es la constatación de esa tragedia.

"No hay respuesta. Lo que hay es pasividad y mirar para otro lado" dice y sostiene que los gobiernos europeos no miran a los refugiados, sus derechos y su dignidad, sino a "intereses geoeconómicos y geopolíticos", a los que ahora se suman los electorales ante la aparición de partidos populistas y xenófobos "por su falta de responsabilidad".

Culpa así a los gobiernos de la UE por "consentir" la creación de "unos estados completamente artificiales, que obligan a vivir juntos a quienes no quieren, lo que genera inestabilidad institucional, y con unos regímenes políticos que no se distinguen ni por atender las necesidades básicas de su población ni por el respeto a los Derechos Humanos".

Esto ha generado la migración de quienes quieren escapar de una situación de violencia, un flujo que "plantea a la Unión Europea una cuestión ética en cuanto a los valores y principios que dice defender y la defensa de la dignidad humana, con la que se llena continuamente la boca, y también un incumplimiento de un compromiso jurídico, el estatuto de refugiados, que obliga a asistir y proteger" a esta personas.

"La situación deja a la Unión Europea en bastante mal lugar" porque "los derechos humanos no parece que sean la guía de su acción" en algo que "ha contribuido a provocar".

Y es que para Núñez, la UE se encuentra "en una estrategia de sálvese quien pueda que se lleva por delante los acuerdos de Schengen (para la supresión de controles en las fronteras interiores) y que trata de traspasar al vecino la carga de los refugiados".

Una gestión, dice, basada "fundamentalmente en medidas policiales y restrictivas que no atienden ni siquiera los casos más urgentes de asistencia de emergencia".

"Los buques de Médicos Sin Fronteras intentando salvar vidas en el Mediterráneo son la señal más evidente, más visible, del fracaso de la Unión Europea, provista sin duda de más medios que una ONG para atender algo que se le puede exigir jurídicamente", sostiene Núñez, quien considera que sin embargo para la UE estos refugiados "son eufemísticamente los daños colaterales".

Señala, en este sentido, que los gobiernos de la UE "tienen una manera de entender sus intereses que lleva a consentir con pasividad absoluta lo que está ocurriendo. Se limitan a una gestión seguritaria del problema, como si por construir muros más altos o desplegar más policías se fueran a arreglar la insatisfacción de necesidades básicas y la violación sistemáticas de derechos".

El problema es complejo y "no hay fórmula mágica" para resolverlo por las consecuencias ya generadas en fronteras, gobernantes o dependencias energéticas, pro Jesús Núñez advierte de que es necesario aplicar el estatuto de refugiados, cumplir el compromiso de 2015 de acoger 160.000, y marcar "unas líneas rojas" a los socios y aliados del sur y el este del Mediterráneo.

"No vale cualquier cosa. Después de los desastres de países como Libia o Siria, la solución no puede ser seguir apoyando un golpe de Estado como el de Egipto. Hay que ser más coherentes entre los valores y principios que decimos defender y los intereses que realmente estamos defendiendo", comenta Núñez. 

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual